Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLONACIÓN

'Dolly' padece una artritis prematura que puede estar causada por un fallo genético

El animal tiene sólo cinco años y medio, cuando este mal suele manifestarse en esta especie a los diez años

La oveja Dolly, conocida en todo el mundo por ser el primer animal nacido gracias a una técnica de clonación, padece artritis, una enfermedad que le puede haber afectado de forma prematura debido a un posible defecto genético en el proceso de clonación, según ha explicado el profesor Ian Wilmut, miembro del equipo del Roslin Institute de Edimburgo que creó a este animal.

Ante esta situación, el profesor Wilnut ha pedido la puesta en marcha de un programa de investigación que establezca el impacto que la clonación tiene en la salud de los animales, según ha informado la televisión británica BBC. Los grupos de defensa de los derechos de los animales han ido más allá y han pedido a los científicos que suspendan sus experimentos en este campo.

Es poco frecuente, aunque no imposible, que una oveja de cinco años y medio, la edad de Dolly, desarrolle artritis. La cuestión ahora es saber si el proceso de clonación ha provocado esta enfermedad en Dolly y, de forma más general, si la clonación incrementa el riesgo de crear animales enfermos.

La clonación, en entredicho

De ser así, ésto supondría un serio obstáculo para la futura viabilidad del uso de técnicas de clonación para desarrollar nuevos tratamientos para curar determinadas enfermedades, ya que aunque varias compañías que han realizado experimentos en este campo han asegurado que sus animales están perfectamente sanos, aún no hay datos independientes que hablen de la salud a largo plazo de los animales clonados.

Además, hay evidencias, aunque pocas, de animales que han nacido con sobrepeso, malformaciones o daños en sus sistemas inmunológicos.

Actualmente hay cientos de vacas, ovejas, cabras y cerdos clonados, y se espera que en el futuro haya muchos más. Por ello, el profesor Wilmut ha pedido que se lleven a cabo los estudios necesarios para detectar posibles problemas de salud en los animales clonados, para que, de ser así, las investigaciones se centren en refinar las técnicas de clonación para minimizar los daños genéticos en los animales creados.