RELIGIÓN

El controvertido arzobispo Milingo desafía al Vaticano y se casa bajo los auspicios de la secta Moon

El excéntrico prelado zambio, conocido por su afición a los exorcismos, alcanzó gran popularidad en Italia por sus desavenencias con la Santa Sede

Ciudad del Vaticano - 26 may 2001 - 22:00 UTC

La ceremonia colectiva será celebrada por el reverendo Moon en el hotel New York Hilton y en ella contraerán matrimonio otras 60 parejas.

Oriundo de Mnukwa, un pueblo del oriente de Zambia, analfabeto hasta los 12 años, monseñor Milingo era tan pobre que sólo pudo calzar sus primeros zapatos a la edad de 18 años, según cuenta. Fue ordenado sacerdote a los 28, tras estudiar teología, filosofía y ciencias sociales.

Muy conocido en África por haber dirigido emisiones de radio, el prelado zambio fue nombrado arzobispo de Lusaka a la edad de 39 años.

Catorce años después se vio obligado a renunciar a petición de Juan Pablo II: sus actividades de curandero y cazador de demonios eran incompatibles con su cargo eclesiástico.

Más información

Acusado de haber perdido su equilibrio psíquico, monseñor Milingo fue llamado a Roma y sometido a un verdadero proceso. En su autobiografía, El curandero de almas, acusó a las autoridades religiosas romanas de haberle literalmente "secuestrado" y obligado a vivir numerosas semanas como "en la cárcel", en un monasterio.

Posteriormente, el Vaticano le encontró un empleo: vicepresidente de un organismo encargado de la pastoral del turismo, donde vivía una suerte de exilio desde 1983.

Entretanto continuó ejerciendo como nunca sus actividades de curandero, primero en Roma y luego en toda Italia, Europa y el mundo entero. Miles de "poseídos" por los demonios, y enfermos, lo buscan. Algunos obispos lo rechazan, otros lo acogen.

En 1995 monseñor Milingo se hizo famoso en Italia. Tanto la prensa como la televisión le dedicaron mucho espacio: con camisas de flores y una gorra de béisbol, acompañado por instrumentos musicales tradicionales de su país, el ex arzobispo de Lusaka presentó su disco Gubudu Gubudu ('El borrachín'), con canciones compuestas por él en lenguas cicewa y cinsenga e inspiradas de la cultura zulú. Ante el éxito, tres años después sacó un segundo disco, Milingo, simplemente, continuando sus batallas contra el 'Maligno'.

Al cardenal italiano Silvio Oddi, que lo trató de "payaso" y de "brujo", el prelado zambio replicó: "Lo que tiene que hacer es exorcizarse para evitar pasar la eternidad al lado de Satán".

Para sus superiores ya era demasiado, sobre todo por sus contactos con la secta Moon, y por eso fue entonces despojado de sus funciones, lo que hizo perder su apartamento en el Vaticano, tras lo cual se fue

a vivir en un pueblo de las afueras de Roma desde donde viaja al resto del mundo. "En la Iglesia cada quien tiene su vocación y la mía es luchar contra el Maligno", resume este controvertido prelado.

Lo más visto en...

Top 50