_
_
_
_
S MODA + correos
Contenido patrocinado por una marca

#Vivedondequieras o por qué mudarte a un pueblo es ahora más fácil gracias a Correos

Ante el auge del teletrabajo y el creciente número de familias que han cambiado la ciudad por el entorno rural, la compañía estrena una iniciativa para acercar servicios básicos como el envío de paquetería o el pago de recibos hasta la puerta de las casas.

Correos 3

Alba es psicóloga y, tras recorrer medio mundo, regresó hace unos meses a su pueblo natal, Villanueva de la Vera. Se mudó a esta pequeña localidad de Cáceres junto a su chico, Eric, nada más quedarse embarazada. La pareja decidió cambiar la ciudad por el entorno rural sin tener aún trabajo, pero con la seguridad de que allí encontrarían un futuro mejor para su bebé, Leo, y para ellos mismos. Alba es una de las protagonistas de la campaña de Correos #Vivedondequieras, pero su historia es real. Ella y su familia representan a una de tantas que, alentadas por la oportunidad del teletrabajo y las ganas de huir de las grandes urbes en tiempos pandémicos, han cambiado el sonido constante de un claxon por el canto del gallo al amanecer. No en vano, según datos del INE, se ha producido un aumento de 57.000 vecinos en los municipios de menos de 10.000 habitantes (de casi 5.000 en el caso de las localidades con poblaciones inferiores a 5.000 habitantes) entre enero de 2020 y 2021.

Sin embargo, muchos de estos municipios reconvertidos en refugios ante el coronavirus –y también ante el estrés, los atascos, las prisas o la contaminación de la vida en la ciudad– cuentan con inconvenientes que dificultan el asentamiento definitivo del éxodo urbano. Como explicaba este artículo de El País, “realidades como el teletrabajo o la digitalización de prácticamente toda la actividad económica no es una tarea fácil de asegurar en según qué zonas de la denominada España vaciada”. Es ahí donde entran en juego acciones como la que ha implantado Correos: un servicio a domicilio que permite que aquellos que viven en zonas rurales puedan enviar y recibir paquetería, pagar los recibos bancarios o ingresar y retirar dinero en efectivo desde la puerta de su casa.

Más de seis mil carteros y carteras rurales ya están trabajando para ofrecer a estas familias, ya sean recién llegadas al pueblo o de toda la vida, muchos de los servicios a los que hasta ahora solo se podía acceder en las oficinas. Ante la despoblación financiera que ha dejado a muchas de estas zonas sin oficinas bancarias físicas, esta iniciativa de Correos se presenta como solución para acercar a los vecinos los servicios financieros. Y, también, por supuesto, la posibilidad de hacer envíos o comprar embalajes, sellos y entradas. Los carteros rurales solo necesitan una PDA –un dispositivo conectado a internet– para acercar a la casa más remota los servicios de las 2.370 oficinas de Correos repartidas por todo el país y avanzar en la digitalización del medio rural.

La medida llega en un momento clave en el que la implantación del trabajo en remoto, que en un cada vez mayor número de empresas ha llegado para quedarse más allá de la pandemia, ha provocado que muchos decidan abandonar las grandes ciudades con el objetivo de ganar en calidad de vida. Los datos lo corroboran. En los últimos meses, la búsqueda de fincas rústicas de usuarios residentes en Madrid y Cataluña se ha incrementado en un 46% y 57%, respectivamente, demostrando que es una tendencia al alza. Iniciativas como esta también animan a dar el paso a aquellos que se plantean ocupar la España vaciada, pero tienen dudas sobre las prestaciones disponibles en el entorno rural. “En Correos estamos en nuestros pueblos con los servicios que necesitas para que nada te impida vivir donde quieras vivir”, como reza la propia campaña.

Que los vecinos de estas localidades no tengan que desplazarse a las grandes urbes para hacer tareas y operaciones cotidianas redunda y hace realidad la buena calidad de vida asociada a los pequeños municipios. Dejar atrás las prisas de la ciudad, ver a los niños jugar libres por sus calles o recibir todo tipo de productos de la huerta como agasajo de los vecinos son algunas de esas ventajas en las que enfatiza la campaña #Vivedondequieras, protagonizada por historias como la de Ana, que daba comienzo a estas líneas. También está la de una pareja de fruteros que se conocen desde los 15 años y aseguran “que no cambiarían su pueblo por nada”, la de un matrimonio dueño de un taller de carpintería o la de una pareja de portugueses que se mudaron a Villanueva de la Vera y regentan el bar de la piscina municipal. Junto a todos ellos, gracias a esta nueva iniciativa, está Correos. Como dice una de las protagonistas de la iniciativa: “No te preocupes que aquí no te va a faltar de nada”.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_