_
_
_
_

Clea Stuart, la apasionada del punto que no quería crear «una marca como las demás»

Hablamos con la diseñadora Clea Fitz-James Stuart sobre su marca de punto, un proyecto muy personal que busca crear prendas «que perduren en el tiempo».

El jersey 'clouds' de Clea Stuart.
El jersey 'clouds' de Clea Stuart.Cortesía de Clea Stuart
Beatriz García

Desde los 13 años supo que quería ser diseñadora. Clea Fitz-James Stuart, creadora de la firma especializada en prendas de punto Clea Stuart, lo sabe porque recientemente se reencontró con una amiga del colegio –que no veía desde los 13 años– y esta le recordó que de pequeña siempre decía que le gustaría diseñar ropa. «Ha sido precioso volvernos a ver porque me ha recordado que ha cumplido mi sueño». Aunque en casa no se lo pusieron fácil, su perseverancia hizo que, después de curtirse en otras firmas de moda españolas, se decidiese a montar su propia firma de ropa. «Mi padre (Luis Esteban Fitz-James Stuart, sobrino de la Duquesa De Alba) pensaba que la moda era una carrera menor y no estaba muy animado a que me dedicase a ello. Puedo entender que quizá quisiera algo más intelectual o práctico para mí. Empecé estudiando Psicología, pero poco después lo dejé y luché para dedicarme a esto».

Una de las creaciones de Clea Stuart.
Una de las creaciones de Clea Stuart.Cortesía de Clea Stuart

En 2018 creó Clea Stuart, un marca de prendas de punto fabricadas en España con materia prima italiana, donde el mimo y la artesanía se mezclan con las influencias artísticas de la diseñadora. «Siempre quise buscar un pequeño nicho. Yo no quería una marca de punto básico sino algo especial, más artístico. No había muchas marcas así además del clásico Missoni que todos conocemos. Yo nunca quise montar una marca como las demás. Tenía muy claro que quería una firma con un producto muy especial, pero por supuesto que fuese rentable. Siempre pensé en ella como mi medio de vida y desde un punto empresarial», explica.

Cuando le preguntas qué es lo más difícil de hacerse un hueco en el mundo de la moda, Clea tiene clara la respuesta: «Lo más difícil de tener una marca de ropa es mantenerla no montarla. Lo que siempre me ha pasado es que en España cuesta entender el precio de mis piezas. Algo que no me pasa en el extranjero. Por mucho que lo haga todo aquí al lado en Toledo, donde tenemos una fábrica familiar, y traiga la materia prima de Italia y no de algunos países de Asia, donde sería mucho más barata, cuesta todavía entender que este tipo de calidad hay que pagarla. La consumidora española está muy acostumbrada al jersey de 49,90».

Clea Stuart, que es una apasionada del color, ha colaborado recientemente con Celia Calderon Asensio, una creadora especializada en tie dye. Juntas han creado una colección de chaquetas psicodélicas. «La descubrí navegando por Instagram. Me encantó su trabajo super sofisticado y original. Tiene una forma de mezclar los colores que me entusiasma. A ella también le encantó la idea y comenzamos a trabajar juntas», sostiene. Además de esta colaboración, Clea Stuart vende actualmente algunos prendas en la tienda física y online del Museo Thyssen-Bornemisza. «Sin duda una de las cosas que más ilusión me ha hecho de mi carrera. Es una maravilla poder vender en una tienda tan especial».

Aunque hacerse un hueco con una firma artesanal no ha sido un camino fácil, la diseñadora asegura que cuenta con una clientela fiel. «Lo bueno es que mi marca engancha. La clienta que da el paso de comprarse algo, que ya es para toda la vida, repite», explica. «Creo que no soy una diseñadora trendy, que me guíe por las tendencias. Lo que busco es que mis prendas perduren en el tiempo. Mis diseños de punto te los podías poner en 2018 cuando empecé, este invierno y en 2050. Yo quiero hacer ropa para siempre».

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Beatriz García
Redactora jefe web de S Moda. Inició su carrera en Soitu.es y más tarde trabajó desde Estados Unidos en El Mundo (edición América) en Los Ángeles y Miami. Es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en periodismo de moda por Central Saint Martins College of Arts and Design de Londres.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_