_
_
_
_
_

Ni paella ni sangría: esto es lo que se come en la ‘road movie’ de Winterbottom por España

El director presentará su película sobre la cocina española en la clausura del Culinary Zinema del Festival de San Sebastián junto con Steve Coogan y Rob Brydon.

Steve Coogan y Rob Brydon en una imagen promocional de la película.
Steve Coogan y Rob Brydon en una imagen promocional de la película.The Trip to Spain

Una gran tormenta había arrasado aquel invierno las instalaciones de Txoko, en Getaria, cuando el equipo de The Trip to Spain, que encabeza el director de cine Michael Winterbottom, se presentó allí. Pese a que el restaurante operaba en una carpa provisional y se les advirtió que el nuevo cerramiento de la terraza a duras penas estaría listo para el mes en que estaba previsto el rodaje, septiembre de 2016, “lo tenían claro”. Según explica a S Moda el director de cocina de Txoko, Manuel Doñelfa, les gustó sobre todo la ubicación frente al mar. Desecharon otros restaurantes de mayor rango en Getaria, que vivió un boom turístico tras ser escenario de Ocho apellidos vascos, como Elkano, con una estrella Michelin. Ya en faena, los actores Steve Coogan y Rob Brydon desarrollaron su duelo interpretativo habitual ante un plato de anchoas a la parrilla, un pulpo y un lenguado que calificaron de “glorioso”. La mayor parte de los empleados de Txoko no les conocían por entonces, confiesa Manuel Doñelfa. Comprobaron su popularidad tras emitirse la serie en Sky Atlantic (antes lo hacía la BBC): se tradujo en “muchísimas reservas de ingleses”. Este mes de agosto The Trip to Spain se ha estrenado en Estados Unidos, versión película. Queda por ver si el efecto llamada se reproduce a la otra orilla del Atlántico.

El equipo del Txoko Getaria, en una imagen reciente de su blog.
El equipo del Txoko Getaria, en una imagen reciente de su blog.Cortesía de Txoko Getaria

España es el escenario de la tercera entrega de la comedia gastronómico-filosófica The Trip, que nació en la campiña inglesa y en una segunda película recorrió Italia. Sucedió que Michael Winterbottom se fijó mientras rodaba en 2005 su adaptación de Tristram Shandy en la chispa entre Steve Coogan y Rob Brydon cuando hablaban al margen del guión. Decidió darles más metraje y rodó The Trip (2010), primero como serie de la BBC y luego reciclada en película. En ella, Coogan interpreta a un crítico seleccionado por The Observer para una ruta por los mejores restaurantes de Gran Bretaña, un plan que pretende compartir con su novia. Sin embargo, cuando ella le deja, no le queda más remedio que pedirle a un amigo (Rob Brydon) que le acompañe. En Viaje a Italia (2014), ambos personajes –en realidad, versiones caricaturizadas de los actores– comparten sobremesas en Liguria, Toscana, Roma, Amalfi y Capri. Como es habitual, Coogan y Brydon dan rienda suelta a sus ocurrencias, ironizan sobre su vida amorosa y profesional y compiten en conocimiento sobre los lugares que visitan.

El asador Etxebarri de Axpe, otra de las paradas de la cinta de Winterbottom.
El asador Etxebarri de Axpe, otra de las paradas de la cinta de Winterbottom.Asador Etxebarri

En The Trip to Spain, que clausurará la séptima edición de Culinary Zinema en el Festival de San Sebastián, la ruta transcurre por lugares poco comunes para el público anglosajón. Nada de paellas ni costumbrismo mediterráneo. El viaje comienza en el lluvioso norte: tras Getaria, disfrutan de la estrellada barbacoa de Etxebarri –en Axpe, a una hora de Bilbao– para luego poner rumbo a La Posada del Laurel, en la Rioja. A bordo de un Range Rover negro, prosiguen su road movie hacia el sur y hacen parada en el restaurante Nöla, situado en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad medieval de Sigüenza, la Casa del Doncel. Seguirán bajando hasta el Parador de Almagro, en La Mancha, y pondrán fin a la aventura con vistas a la bahía de Málaga, en El Refectorium.

Entrada del parador de Almagro.
Entrada del parador de Almagro.Parador de Almagro

Aunque Coogan y Brydon agudicen el ingenio alrededor de un mantel, la gastronomía no es lo fundamental de sus películas. Ni siquiera en la elección de los restaurantes donde, en caso de dilema, priman criterios cinematográficos como el entorno. Según confesaba Michael Winterbottom a Los Ángeles Times, ninguno de los dos actores es un foodie y él ya se ha cansado de tratar de convencerles de que hagan más caso a los platos que les ponen delante. “Hay algo divertido en Steve y Rob comiendo esa maravillosa comida con tanta gente que se desloma en la cocina mientras ellos están interesados en hablar de sí mismos y sus carreras”, reconocía el director. Los apuntes gastronómicos, siempre elogiosos, suelen producirse cuando algún camarero les interrumpe. Entretanto, sus personajes comen con ahínco pero se entretienen más en jugar a adivinar a cuanto subirá la cuenta como si fuera un concurso o en hacer imitaciones. Más allá de su adorado Michael Caine, en esta última entrega le toca el turno a Mick Jagger.

Sí abundan los comentarios acerca del paso del tiempo. Hay bromas sobre la distancia a la que son capaces de leer la carta, la pérdida de oído o la edad que debe tener ahora una amante de treinta y pico de uno de ellos durante la primera vez que viajó a España de mochilero. Siete años después de la primera entrega, la saga The Trip –tanto la serie como la película– refleja las inquietudes de dos buenos amigos envejeciendo. O, como ellos mismos se definen, dos hombres de mediana edad, como Don Quijote y Sancho Panza, que viajan por España en búsqueda de aventuras.

Los protagonistas de la película, emulando a Don Quijote y Sancho Panza.
Los protagonistas de la película, emulando a Don Quijote y Sancho Panza.The Trip to Spain

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_