_
_
_
_

Matthew Williams, nuevo director creativo de Givenchy

El diseñador californiano, artífice de la marca de culto Alyx, sucede a Clare Waight Keller en la histórica casa francesa.

Matthew Williams fotografiado por Paolo Roversi para Givenchy
Matthew Williams fotografiado por Paolo Roversi para GivenchyCortesía de Givenchy

Desde que su antecesora, Clare Waight Keller, dejara el puesto el pasado abril, el nombre de este diseñador americano sonaba en las quinielas. Hoy Givenchy confirmaba el nombramiento, a través de una nota de voz del propio Williams compartida vía Instagram. «Desde que participara en el premio LVMH, hemos presenciado su desarrollo hasta convertirse en el gran genio que es hoy. Creo firmemente que su singular visión de la modernidad será una gran oportunidad para que Givenchy reescriba un nuevo capítulo con  éxito», ha declarado el CEO de LVMH, Sidney Toledano, en el comunicado oficial.

Lo cierto es que la carrera de Matthew Williams ha sido fulgurante. El diseñador californiano creó Alyx en 2015 (el nombre es el de su hija mayor) y en 2016 ya optó al premio LVMH al diseñador emergente, uno de los galardones más prestigiosos de la industria. Sus diseños siguen la estela de otras marcas independientes superventas, como Palm Angels: entre la cultura urbana de California y la sastrería italiana, Alyx es una enseña de vocación unisex, de prendas básicas que conjugan el lujo clásico con la indumentaria deportiva. Como sus contemporáneos (no en vano, ha trabajado  o colaborado con Kim Jones y Virgil Abloh, ambos en las líneas masculinas de  Dior y Louis Vuitton, respectivamente) es experto en trabajar las dinámicas comerciales que atraen a las generaciones jóvenes: colaboraciones (con Nike, Bang and Olufsen o Moncler, entre muchas otras), ventas a través de ‘drops’ por sorpresa o diseño de pequeños objetos, de arneses a diademas, que atraen la atención constante en las redes sociales.

Con Williams, Givenchy da un giro radical en su propuesta, que en los últimos tres años, y bajo la batuta de Waight Keller, facturaba una moda más tradicional, enfocada en actualizar los archivos de la casa a los códigos contemporáneos. Pero los tiempos cambian, y hoy la casa francesa busca aproximarse a un público más joven que se mueve por otros canales, encumbra otras estéticas y sigue otras dinámicas comerciales.»Estoy deseando trabajar en una nueva era para la maison, basada en la modernidad y la exclusividad», explica Williams. «En estos tiempos inciertos, me gustaría también mandar un mensaje de esperanza e intentaré contribuir en un cambio más positivo». El diseñador continuará con Alyx y espera presentar su primera colección junto a Givenchy en octubre de 2020, durante la semana de la moda parisina (no se ha especificado aún en qué formato). «Este ha sido un sueño que se cumple después de mucho tiempo», afirma un creador que tiene hasta hoy, una trayectoria inaudita: en cuatro años ha pasado de ser nominado por LVMH como talento emergente a tener uno de los puestos de más relevancia dentro del mismo conglomerado. En este sentido, su carrera es similar a la de Riccardo Tisci quien, con solo un desfile en el marcado bajo su marca homónima, fue contratado para el mismo puesto en Givenchy  2005, y se mantuvo en el cargo hasta el 2017. Está claro que a la casa francesa, en otro tiempo reconocida por su clasicismo, le gusta apostar por lo nuevo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_