_
_
_
_
_
S MODA + Gayubo
Contenido patrocinado por una marca

Calendario de bodas: las joyas para ser la invitada perfecta

Diamantes, esmeraldas, rubís o zafiros… La firma de alta joyería Gayubo nos acerca una selección de joyas diferentes y originales para elevar los estilismos nupciales

GAYUBO_ABRIL194552

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado… y una joya a la altura. Aunque la joyería ha conseguido trascender los límites de las «ocasiones especiales» –el personaje de Holly Golightly no sería tan icónico si no tuviera la osadía de colocarse la tiara y las perlas para desayunar una mañana cualquiera–, hay celebraciones, como esta temporada de bodas que está por llegar, que merecen una pieza única. No hay que olvidar que todo empieza con un anillo. Tampoco hay que subestimar el poder de unos pendientes o un colgante para atesorar historias y elevar la presencia: desde el altar hasta los presentes.

Gayubo se ha convertido en una de las firmas de alta joyería más especiales, precisamente, por dedicarle esa minuciosa atención a los detalles. Las hermanas Almudena y Pilar Gayubo han recogido el legado familiar –la histórica firma fue fundada por su padre, Alejandro Gayubo, en 1965–, para seguir creando piezas especiales que aúnan su saber artesanal con una visión atrevida del diseño. Tras una cuidadosa selección de los mejores materiales, cada piedra preciosa se trabaja en el taller, engastando una a una en cada pieza, puliendo los detalles hasta la perfección. El resultado es un catálogo brillante, de diseños de joyería clásica y piezas de formas y colores originales. Para que cada persona (o invitada) encuentre el que más pega con su estilo.

La joven de la perla

Aunque es una de las gemas más clásicas del joyero –y hablar de tendencias en este campo puede resultar un tanto contradictorio–, en los últimos años las perlas han vuelto en diseños que rompen lo convencional: de diferentes tamaños, formas irregulares, acabados sin pulir… Los pendientes Pearl de Gayubo se mueven en esos dos parámetros, entre lo tradicional y la sorpresa. Las perlas cultivadas, perfectamente redondas y brillantes, son el punto y final de unos pequeños aros de oro blanco y diamantes. La gracia está en su formato charm, que permite personalizar y reinventar el diseño, sin perder esa capacidad de iluminar el rostro y elevar el estilismo.

Más es más

En el campo de la joyería se puede sucumbir al maximalismo y la teatralidad sin remordimientos. En especial, cuando se trata de diseños tan finos y sutiles como los de la colección cápsula Tutti Frutti de Gayubo: una serie de anillos de oro amarillo, oro blanco u oro rosa; decorados con pequeños diamantes y piedras preciosas naturales: esmeralda, rubí o zafiro. Colocadas de manera horizontal o vertical, la firma propone trasladar el espíritu festivo a las manos, llenándonos los dedos de colores vivos y dulces. Una opción juguetona para invitadas que han optado por estilismos monocromáticos o muy discretos.

Un brazalete ‘Old Hollywood’

Son atemporales, elegantes y muy versátiles. Si repasáramos cualquiera de las alfombras más glamourosas del año, de los Oscars a la última gala del MET, seguro que encontraríamos uno de estos brazaletes brillando en los brazos de esas fotogénicas estrellas. Con eslabones de oro blanco de 18k y diamantes de 2,20CT, la pulsera Wedding tiene esa querencia vintage y un tanto cinematográfica que nos envuelve en un aura de glamour. Una de esas joyas que trascienden generaciones.

La perfecta ecuación

La sostenibilidad ha llegado también a las grandes citas, rompiendo con la idea de que no se puede repetir vestido –incluso las celebrities se han aficionado a bucear en los archivos de grandes firmas para rescatar looks realmente icónicos–.  Y en este sentido, las joyas tienen una capacidad única de reinventar cualquier estilismo –o, en su defecto, hacernos olvidar el resto prendas–. Nos gusta este binomio de Gayubo: el collar Color de oro blanco, con un rubí natural de talla oval, en una preciosa jaula de brillantes; con los pendientes Color de esmeraldas a juego, que no iguales. Un choque de tonalidades preciosas para ser la invitada más original.

Mezcla de destellos

Lo empezamos a ver en la pasarela de 2020, cuando firmas como Chloé o Marc Jacobs enfundaron a sus modelos en aleaciones de metales que, según las normas no escritas de la joyería, no podían mezclarse. Lo cierto es que, en la práctica, se consigue un contraste muy original y llamativo. La combinación más elegante es la que nos propone Gayubo, con sus anillos Classic de diamantes, en oro amarillo, oro blanco y oro rosa. Un estupendo juego de ilusiones.

Normas
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_