_
_
_
_
_

«Fue realmente duro y doloroso rodar Boyhood»

Lorelei Linklater interpreta a la hermana del protagonista y es hija del director de la película. Hablamos con ella sobre cómo ha sido el proceso de rodar durante 12 años.

cover
Getty
Héctor Llanos Martínez

Acaba de ganar el Globo de Oro, es una de las favoritas para llevarse el Oscar y ha emocionado a audiencia y críticos. Parece que todos adoran Boyhood, pero hay una persona que no ha disfrutado precisamente del celebrado experimento cinematográfico de Richard Linklater y es nada menos que a su hija y coprotagonista de la cinta, Lorelei Linklater. “Fue realmente duro para mí rodar la película, incluso doloroso. Llegué  a pedir a mi padre que matara a mi personaje porque a medida que crecía me veía menos capaz de hacerlo”, nos cuenta la actriz, quien al igual que el niño protagonista, Ellar Coltrane, también creció ante la cámara. Lo que ocurre en Boyhood es la vida misma. Y, como en la vida, hay que tener cuidado con lo que se desea.

Tenía apenas ocho años cuando Lorelei escuchó hablar de este proyecto. A pesar de su edad ya estaba familiarizada con algunos de los trabajos de Linkater y también con el proceso de rodaje, porque había pasado parte de su infancia visitando a su padre en los set cinematográficos. Al igual que le ha pasado al resto del planeta, le enamoró la idea de Boyhood. Tanto como para insistir en aparecer en ella. El cineasta accedió y ella pasó a formar parte de esta producción, que apenas les ocupaba unos días cada año.

Una escena de ‘Boyhood’.

Everett Collection


El proyecto de Richard Linklater rodado a lo largo de doce años permite algo tan cotidiano y mágico para el espectador como es asistir, del modo más real posible, al proceso de crecimiento de un niño y el de su familia, incluidos su hermana y sus padres, interpretados por Ethan Hawke y Patricia Arquette, que se hizo con el Globo de Oro a la Mejor Actriz de Reparto. El resultado final ha sido un aplauso casi unánime, a pesar de la tibia reacción inicial tras su primera proyección en Sundance. La película cuenta con una valoración del 98 por ciento sobre cien en la web Rotten Tomates, que recopila las reseñas de la crítica especializada. Pero a medida que avanzaban los años, la experiencia supuso una tortura para Lorelei. Su padre decidió no matar a su personaje a pesar de sus insistentes peticiones, porque le resultaba algo demasiado dramático, nos cuenta ella misma, más incluso en una cinta que evita por todos los medios manipular a la audiencia con manidos recursos de guión.

“Ver la película por primera vez fue una experiencia brutal e intensa, algo bello pero doloroso. Hay mucho de nosotros en esa película, una parte de nuestras vidas que hemos dejado atrás y que resurge de un modo tan vivo”, explica junto a Ellar Coltrane en su reciente visita al Festival de Cine de Los Cabos (México) para promocionar la película. Lo dice entre susurros, tras admitir que no se siente cómoda hablando en público o ante los medios de comunicación. Se muestra tensa y tímida en exceso. “Nunca antes habíamos hecho nada en cine hasta ese momento, así que todo era una sorpresa para nosotros y no siempre era una sorpresa agradable. Este proyecto es distinto a todos, pero es que además no teníamos ninguna otra experiencia para comparar”, acude en su ayuda su compañero de reparto. Rodar siendo adolescente en la única película del mundo que no necesita del departamento de maquillaje y peluquería tampoco le hizo mucha gracia a Lorelei Linklater.

El director tenia una regla fundamental para que el cine no se comiera la infancia de los dos niños: Jamás rodarían nada ante la cámara que no hubieran experimentado ellos en la vida real, recuerdan ambos. Ahora no se arrepienten de ser una parte tan importante de Boyhood. Aunque en algunos momentos la experiencia pudo ser amarga, Lorelei Linklater prosigue con su carrera como actriz y aparecerá en la cinta Occupy,Texas, que se estrenará a lo largo del 2015. “Después de terminar de rodar comencé a ganar confianza en mí misma, es algo en lo que sigo trabajando pero no me impide seguir con mi carrera”, explica. Lo que sí disfrutó Lorelei Llinklater es de formar parte de lo que considera “una conexión espiritual” entre su padre y los protagonistas de Antes del amanecer y sus secuelas. Para ella hay una relación muy estrecha entre Boyhood y estas películas, que muestran las diferentes etapas de la historia de amor entre un hombre y una mujer a lo largo de los años, permitiendo madurar en el proceso al propio Richard Linklater y sus actores, Julie Delpy y Ethan Hawke. ¿Algo positivo de haber aparecido en la cinta? “Hemos aprendido más sobre la vida que sobre ser actores”, concluye.

Lorelei Linklater junto a su padre, el director Richard Linklater y Ellar Coltrane.

Getty

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez
Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_