_
_
_
_
_

Marina Foïs: “Ni Sorogoyen ni yo quisimos conocer a la protagonista real de ‘As bestas’. Era un tema de decencia”

La actriz francesa Marina Foïs protagoniza ‘As bestas’, lo nuevo de Sorogoyen, una película basada en un suceso real. Aquí, vestida de Louis Vuitton, interpreta las tendencias de la temporada.

Marina Foïs con jersey, pantalón de piel y botas, todo de LOUIS VUITTON.
Marina Foïs con jersey, pantalón de piel y botas, todo de LOUIS VUITTON.Pablo Saéz

Marina Foïs (Boulogne-Billancourt, 52 años) canturrea L’anno che verrà, de Lucio Dalla, en perfecto italiano. Lo habla desde niña, su familia paterna es de Cerdeña y su padre nació en Nápoles. Por el ventanal entra un sol de otoño que camufla el frío de París y la actriz —el pelo corto y rubio, los gestos sobrios— se pasea con un cigarrillo sin encender. Lleva la mano derecha vendada y con dedos entablillados, su representante apunta que se debe a un corte en un tendón. Eso no ha hecho que se pierda esta sesión. Tampoco faltó al reciente desfile de Louis Vuitton. “Conocí a Nicolas Ghesquière [director creativo de Louis Vuitton desde 2013] cuando estaba en Balenciaga. Empecé a vestirme con sus diseños, nos fuimos conociendo y ya llevamos 15 años de amistad. Ahora estoy preparando una serie en la que muchas de las prendas las ha diseñado él”, cuenta. Foïs es una de las actrices más activas del cine francés actual (solo este año suma cinco títulos), en 2021 presentó una reivindicativa gala de los premios César (“Hemos cerrado los cines y los teatros y prohibido los conciertos para abrir las iglesias porque somos un país laico”, espetó) y ahora estrena As bestas, la nueva película del director español Rodrigo Sorogoyen, inspirada en el crimen de Santoalla. El suceso tuvo lugar en 2010 en Petín (Ourense), pero el filme se grabó en El Bierzo. En la historia real, el holandés Martin Verfondern murió a manos de un vecino, y su mujer, Margo Pool, permaneció en la zona, reclamando justicia. En la ficción los protagonistas son una pareja de franceses que deciden vivir su utopía de una granja ecológica en una aldea de Galicia. Hasta que todo se trunca.

La actriz francesa con ‘blazer’ de lentejuelas, de LOUIS VUITTON.
La actriz francesa con ‘blazer’ de lentejuelas, de LOUIS VUITTON.Pablo Saéz

¿Pudo conocer a Margo Pool para preparar su personaje? 

No, ni Rodrigo ni yo quisimos conocerla. Para mí era un tema de decencia, de respeto a su intimidad, no me veía escarbando en esa intimidad. Nos interesaba, a partir de su historia, hacer nuestra interpretación, partir de un hecho concreto para tocar algo universal. Hemos creado una historia de soledad y valentía, amor, terquedad, de la necesidad de descubrir la verdad.

Ahora, una vez hecha la película, ¿le gustaría poder hablar con ella, saber qué opina de este reflejo de su historia?  

Sé que ella vio la película y que la conmovió mucho. A mí me encantaría conocerla, porque tengo curiosidad en general por la gente, pero no me atrevería a pedírselo, no sé que le aportaría.

Camisa masculina de seda y algodón orgánico, americana ‘oversize’ con estampado de cuadros elaborado en ‘jacquard’, pantalón de pana y anillos de la colección de joyas Empreinte, todo de LOUIS VUITTON.
Camisa masculina de seda y algodón orgánico, americana ‘oversize’ con estampado de cuadros elaborado en ‘jacquard’, pantalón de pana y anillos de la colección de joyas Empreinte, todo de LOUIS VUITTON.Pablo Saéz

¿Por qué cree que ahora atrae tanto el género true crime?  

Pienso que siempre han interesado los hechos reales, los crímenes. Yo de jovencita iba al Palacio de Justicia a los juicios porque me apasionaba. La figura del monstruo siempre ha tenido algo fascinante, atrae intentar entender por qué es así. Esta película, más allá del suceso, habla de muchas cosas que nos preocupan a todos: el miedo al extraño, la xenofobia, la libertad, la lucha de clases… Hay unos ricos que eligen y unos pobres que no tienen elección. Trata de lo que es hacer una vida juntos, pero también de la masculinidad versus la feminidad, cómo los hombres estaban en el pasado acostumbrados a hacer la guerra, y a ganarla, lo que provoca una escalada de violencia, y entonces, de repente, sucede lo irreparable. Y son las mujeres las que retoman la historia. A ellas no se les enseñó a hacer la guerra, sino a lavar los platos; no tenemos las mismas armas y utilizamos otras distintas. Es una película de no venganza, el mensaje es que puede haber otra salida.

Jersey con apliques metálicos, vestido de punto con bolsillos y botas de caña alta Donna, todo de LOUIS VUITTON.
Jersey con apliques metálicos, vestido de punto con bolsillos y botas de caña alta Donna, todo de LOUIS VUITTON.Pablo Saéz

¿Se ha planteado dejarlo todo para irse a vivir al campo, como hacen Olga y Antoine, los protagonistas? 

A mí me gusta la ciudad. Me gusta el ruido, me gusta el gentío y me encanta la diversidad, ver gente que no se parece a mí para nada en la calle. Toda esa mezcla. De hecho, me siento más a gusto con gente muy diversa. Pero sí que podría dejar París y vivir en Madrid, Nápoles, Bangkok, Nueva York o Recife.

¿Se idealiza la vida rural? Como ocurre en su película, con la pandemia mucha gente decidió dejar la ciudad. 

Lo que es maravilloso es vivir tus sueños. Si te quieres ir al campo me parece fenomenal. No todos tenemos que tener el mismo tipo de vida. Lo interesante en esta película es justamente que plantea un sueño accesible, no delirante o megalómano, ir y hacer un huerto y vivir de él de forma modesta. Esto es lo que hacen Olga y Antoine. Van y construyen sus sueños. Al contrario que los hermanos Anta [sus vecinos]: desde pequeños se les crio diciendo habéis nacido aquí, creceréis aquí, viviréis aquí y moriréis aquí.

Americana con detalle de contraste en solapa, abrigo de doble botonadura de piel, anillos de la colección de joyas Empreinte, botas y bolso Petite Malle V, todo de LOUIS VUITTON.
Americana con detalle de contraste en solapa, abrigo de doble botonadura de piel, anillos de la colección de joyas Empreinte, botas y bolso Petite Malle V, todo de LOUIS VUITTON.Pablo Saéz

Dice que uno de los temas que abordan es el miedo al extranjero, ¿hay que profundizar en este asunto en este momento de ascenso de la extrema derecha? 

Es una conversación que deberíamos tener todo el tiempo. Nos tenemos que sentar todos y discutirlo seriamente, porque es muy importante que exista la mezcla, que las personas puedan moverse. Como dice Salman Rushdie, los hombres no tienen raíces, sino pies. Quiero una sociedad que se mezcle y otorgue los mismos derechos civiles a todos.

Precisamente varias actrices francesas han apoyado a las mujeres iraníes tras la muerte de Mahsa Amini, el cine se moviliza por esa libertad. 

Hay muchas maneras de apoyar, y hacer películas es una forma de defender ideas. Hay actrices, como [la francoiraní] Golshifteh Farahani, muy involucradas en esta lucha. Por supuesto que es importante defender la libertad de las mujeres, de cualquier persona. Y hay que recordar que las mujeres iraníes cuando luchan se arriesgan a perder la vida. No hay nunca que dar por sentada la libertad y el respeto de las mujeres. El #MeToo ha hecho que avanzara mucho esta causa, pero por otro vemos lo que ha pasado con el aborto en Estados Unidos. Hace días vi aquí, en París, una manifestación de jóvenes de entre 18 y 25 años con pancartas que decían “Aborto igual a genocidio”. Además de ser ignorantes y no conocer el sentido de las palabras que usan, vemos la intolerancia que existe.

Marina Foïs con chaqueta estilo cowboy en piel, gafas de sol y anillos, todo de LOUIS VUITTON.
Marina Foïs con chaqueta estilo cowboy en piel, gafas de sol y anillos, todo de LOUIS VUITTON.Pablo Saéz

La pandemia cerró durante meses las salas de cine, incluso antes de ella ya se hablaba de su desaparición, pero As bestas ha sido un éxito de taquilla en Francia [donde se estrenó en julio]. ¿Se está recuperando el sector? 

No soy de los que piensan que el cine en las salas ha muerto. Igual algunos me tachan de crédula, pero pienso que hay público. En Francia estamos en un momento bueno. Este verano, la película de Dominik Moll ha tenido mucho éxito y As bestas ha funcionado muy bien. Y las de Rebecca Zlotowski y de Alice Winocour. Lo interesante es que han funcionado películas que son de autor. Creo en el poder de los directores.

Usted ha tenido un 2022 lleno de proyectos. Se suele hablar de que las actrices a partir de los 40 no tienen buenos papeles. ¿Eso está cambiando? 

Hemos tenido la suerte en Francia de que hubiera actrices como Catherine Deneuve e Isabelle Huppert, que con su defensa de los papeles para actrices han conseguido crear un espacio para nosotras, para las actrices francesas, para los personajes de mujeres. Francamente, yo tengo 52 años y veo que tengo papeles incluso más interesantes que cuando tenía 30 años. Recibo propuestas muy diversas y creo que seguirá yendo en la dirección correcta. No creo que haya vuelta atrás. De hecho, cuando uno piensa en estrellas del cine actuales en Francia, piensa en mujeres, no en hombres. Pero no hay que bajar la guardia.

* Estilismo: Ángela Esteban Librero. Maquillaje: Angloma. Peluquería: Etienne Sekola (MFT Agency). Asistente de fotografía: Marc Fournier. Asistente de estilismo: Belén Claver.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Fernández Abad
La editora de estilo de vida de S MODA está especializada en temas culturales y personajes de actualidad. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra y ha escrito en medios como Diario 16, El Comercio o Descubrir el Arte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_