_
_
_
_
_

Las chicas de Obama

La lista de celebrities volcadas en la reelección del demócrata es interminable. Las mujeres en Hollywood están de su lado.

Michelle Obama
Gtresonline

¿Qué tienen en común Sarah Jessica Parker, Scarlett Johansson o Beyoncé? Que además de ser ricas y famosas simpatizan con el mismo partido político y colaboran con él de una forma muy activa. Esto no significa precisamente que recorran las calles pegando carteles políticos pero sí que invierten gran parte de su tiempo y consecuentemente de su fama en apoyar la reelección de Barack Obama.

Ante las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, que se celebrarán el 6 de noviembre, una infinidad de rostros conocidos se han puesto manos a la obra. Este es el caso de Sarah Jessica Parker, una de las mujeres más comprometidas con la causa, que el mes pasado cedió su propia casa en Manhattan para ofrecer una cena con el fin de recaudar fondos para el partido. Y lo consiguió: a 40.000 dólares el cubierto ingresó la friolera de 2 millones de dólares. Con el antecedente de los 15 millones de dólares que consiguió colectar George Clooney en una cena celebrada en su mansión dos meses antes, la polémica en los medios de comunicación de Estados Unidos estaba servida: ¿Son más espléndidos los votantes de Nueva York o los de California? En esta ocasión, parece más una cuestión de metros cuadrados que de generosidad.

Pero no solo de dinero vive la campaña de Obama. Scarlett Johansson o Sharon Stone prodigan su apoyo al Presidente cada vez que públicamente tienen la oportunidad. De Johansson dicen incluso los rotativos que está dispuesta a luchar en esta próxima campaña y es la típica celebrity comprometida de chapa del partido en la solapa y cartel electoral con los colores de la bandera.

Por su parte, Beyoncé y Lady Gaga amenizan con sus actuaciones las galas del matrimonio Obama, Oprah Winfrey aprovecha su tirón mediático para persuadir a sus seguidores, Eva Longoria defiende a la comunidad latina y Vera Wang y Anne Wintour hacen las labores de anfitrionas en la visita de algún mandatario extranjero. Por cierto, que la relación entre la directora de Vogue América y el Presidente es tan estrecha que se rumoreó incluso que podría ser compensada con el puesto de embajadora en Reino Unido. Habrá que esperar una victoria de Obama para ver si el Presidente es tan generoso con sus simpatizantes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_