_
_
_
_

Tratar las arrugas como cicatrices: la revolución de las cremas ‘cica’

Pocas son las firmas que no han lanzado al mercado en los últimos meses una crema cica. Es el prefijo cosmético de moda, ha llegado incluso al ámbito capilar y deja de despacharse sólo en farmacia para colarse en todos los canales de distribución.

La cosmética 'cica' es ideal para pieles agredidas, irritadas, que tengan la barrera cutánea debilitada o que se hayan sometido a algún tratamiento estético.
La cosmética 'cica' es ideal para pieles agredidas, irritadas, que tengan la barrera cutánea debilitada o que se hayan sometido a algún tratamiento estético.Getty

¿Cómo es posible que las pomadas curativas hayan ascendido a imprescindibles de belleza? ¿Es cuestión de marketing? Antes, se dispensaban para acelerar la recuperación de quemaduras o cortes y calmar la piel y ahora sus efectos “secundarios” las han convertido en tratamientos anti-age en toda regla. Como señala la farmacéutica Rocío Escalante, “existen desde hace más de lo que pensamos. Cuando el tigre de bengala luchaba y era herido, se restregaba las heridas en plantas para curarlas y no es extraño que se empezaran a introducir en las fórmulas de cremas cicatrizantes y de cosméticos cuya función es la  de regenerar las pieles frágiles”.

La definición original de las cremas cica nos la da Leonor Prieto, directora científica de L´Oréal Cosmética Activa, “se trata de cremas con una función reparadora de las pieles dañadas por diversos factores: ambientales, irritaciones, procedimientos estéticos o incluso envejecimiento”.

Sin embargo, como añade Escalante, “no hay que confundirlas con los antiguos ungüentos de farmacia, que llevaban antisépticos o activos antiinflamatorios e iban destinados a tratar heridas. Las ‘cica’ son ideales para pieles agredidas, irritadas, que tengan la barrera cutánea debilitada o que se hayan sometido a algún tratamiento estético”.

De su ingrediente intrínseco, la centella asiática, nos habla la dermatóloga Cristina Eguren, miembro de la AEDV. “ Muchas de las cremas cica contienen este principio activo extraído de la planta Goku Tola que crece principalmente en el continente asiático y utilizada en la medicina tradicional china por sus propiedades cicatrizantes”.

Desde entonces mucho ha llovido. “Hoy en día existen diferentes extractos de la centella asiática, como el madecassoside, altamente purificado y capaz de estimular la síntesis natural de los colágenos más importantes para la firmeza y el sostén de la piel”, explica Leonor Prieto. No todas contienen necesariamente derivados de esta planta. Como señala Prieto, “también se sirven de otros elementos de similares propiedades como el ácido hialurónico, el pantenol u oligoelementos como el zinc, el cobre o el manganeso, que aportan propiedades hidratantes, redensificantes, reestructurantes y regenerantes a la piel”.

Como explica Laura Izquierdo, química, facialista y co-fundadora de Izba Nature, “las arrugas no dejan de ser cicatrices. El tejido interno se ha roto y no hay nada que impida no tratarlas e intentar corregirlas como si se tratara de cicatrices, esto mismo se podría al tratamiento de las marcas de acné, que también se podrían considerar cicatrices y se pueden tratar rellenando el tejido tisular interno”.

La facialista no es partidaria de abusar de las cremas cica, “son muy untuosas y esta textura podría provocar una saturación que impidiera que los principios activos se absorbieran. No hay que olvidar que la piel tiene un límite de absorción y éstos dejarían de ser efectivos”.

Sin embargo algunas se han encargado de aligerar fórmulas y adaptar estos cosméticos a todo tipo de pieles. En la actualidad, el prefijo cica puede verse en aceites corporales, bálsamos labiales, sueros, ampollas, tratamientos con color y hasta en tratamientos capilares.

Cica-Lèvres Bariéderm de URIAGE.  Un bálsamo reparador intensivo de triple acción calmante, aislante y reparadora para los labios agrietados, secos o dañados. Compra por 8,59€ en Amazon.

Cica Herb Restore Sheet Mask de E NATURE. Su ingrediente estrella es la centella asiática y elimina rojeces mientras calma las pieles más delicadas y sensibles. Compra por 2,99€ en Mifarma.

Revitalift Cicacrem de L´ORÉAL PARIS. Un tratamiento reparador anti-edad que reafirma la piel y suaviza. Gracias a la centella asiática repara la barrera protectora de la piel. Compra por 6,85€ en Amazon.

Cicapair Tiger Grass Color Correcting Treatment de DR. JART+.  Una crema de día y un tratamiento corrector con color en uno que pasa de verde a beige, camuflando las rojeces al mismo tiempo que se protege la piel. Compra por 26€ en Amazon.

Bálsamo sin Aclarado Cica Repair de ELVIVE. Capaz de reparar un año de daños con un solo uso. Para ello se sirve de la caléndula, de propiedades cicatrizantes y suavizantes. Compra por 4,99€ en Amazon.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_