_
_
_
_
_

El agua siempre tibia y otros trucos de profesional para combatir la caspa de manera eficaz

La descamación del cuero cabelludo afecta a la mitad de la población. Sus causas pueden ser variadas. Si se debe a malos hábitos de cuidado capilar, vale con reajustar nuestras rutinas.

Siguiendo unos sencillos pasos podemos hacer que la caspa disminuya o desaparezca.
Siguiendo unos sencillos pasos podemos hacer que la caspa disminuya o desaparezca.Getty

La caspa es una de las principales preocupaciones capilares, junto con la caída del pelo (en el trono), la falta de densidad o volumen y las puntas abiertas. Los datos dan la razón: al menos el 50% de la población según diversos estudios la ha sufrido en alguna ocasión.

Pero ¿qué es exactamente la caspa? Responde Sonia Carreño, CEO de la firma Redenhair. «Es el desprendimiento excesivo de la capa superior de la piel en el cuero cabelludo, las cejas o los lados de la nariz. Esta capa superior de piel consiste en células muertas que protegen las células más frágiles que se encuentran por debajo. Es normal que se eliminen o se desprendan porque el cuerpo produce constantemente nuevas células que simplemente se mueven hacia arriba para reemplazar a las más antiguas. Sin embargo, en la caspa, la escala es mayor y se eliminan a un ritmo más rápido».

Las causas para que se produzca pueden ser variadas. La doctora Amida Chehade, médico especialista en salud capilar de la clínica Insparya, responde: «Hay múltiples causas que producen caspa, de las cuales la más frecuente es la dermatitis seborreica, así como cambios estacionales u hormonales (pubertad, adolescencia y edad adulta) o el estrés. También la psoriasis, que puede verse exacerbada también por las causas anteriores». Carreño añade además los diferentes tipos de piel y hábitos erróneos en nuestra higiene, así como un microrganismo. «La piel atópica, por sequedad del cuero cabelludo, por el uso de un champú incorrecto o por un hongo similar a la levadura que provoca picazón y formación continua de escamas blancas».

La más común se relaciona con la piel seca, y suele ocurrir en invierno. «Puede generarse a causa de duchas con agua muy caliente, lo que hace que el cuero cabelludo se vuelva muy seco y escamoso. Las personas con cabello seco y rizado sufren de este tipo de caspa muy a menudo», señala Carreño. En el caso de la grasa, se trata más bien de la aglomeración de células muertas y suciedad en la acumulación de sebo. «Forman escamas con picazón». La caspa fúngica funciona de manera similar. Lo explica Carreño. «El hongo Malassezia es un microorganismo natural que se encuentra en la piel y en el cuero cabelludo. Sobrevive con el exceso de aceite en el cuero cabelludo y, a su vez, origina ácido oleico como subproducto, que provoca la agrupación de las células de la piel y ocasiona el exceso de escamas blancas».

Si no se trata correctamente, puede derivar en problemas mayores. Desde Insparya señalan un picor que conduce a rascar con frecuencia el cuero cabelludo. «Esto llega a dañarlo y debilitar el folículo piloso». Carreño advierte: «Esta afección puede conllevar alopecia». Hemos hablado con estas expertas en cabello para abordar la caspa de manera efectiva en casa. María Baras, estilista de Pantene, aconseja que si nada de esto funciona, mejor acudir a un dermatólogo. «Se erigen como los grandes desconocidos, pero yo mando una media de cinco personas al día a consulta. Será quien mejor determine la causa y el tratamiento para acabar con ella».

Fíjate en el champú que usas. La doctora Amida Chehade indica que uno no adecuado para el cabello o las reacciones alérgicas a determinados productos pueden ser la causa. Por eso, se debe elegir bien. Baras aconseja conocer bien la propia melena para decidirnos. «Si tienes el pelo fino, mira antes si tienes grasa en el cuero cabelludo. Los champús para pelo fino suelen ser muy hidratantes, y esto aumentaría el sebo en la raíz y produciría la descamación. Lo mismo si te tiñes y tu raíz es grasa: estos productos para pelos con tinte suelen aportar exceso de hidratación».

No pasarse con el producto. Carreño lo tiene claro: «El exceso de producto en el pelo no ayuda a mejorar la caspa». Baras nos da la pista para aplicar el champú necesario. «Lo pones en tu mano y lo extiendes en frente, patillas y nuca. Si has cubierto toda la zona, no necesitas más; si queda algo, añade una lenteja de producto. Ahí ya puedes emulsionarlo con agua y trabajar sobre el cabello». Si se aplica acondicionador, de medios a puntas.

Acláralo bien. Este punto se relaciona con el anterior: no deben quedar restos que obstruyan los poros. La estilista de Pantene detalla cómo hacerlo correctamente. «Mueve el pelo para aclarar bien. Incluso si tienes mucho baja la cabeza y limpia bien la nuca moviendo tu melena. Nada de quedarse quieta con el agua cayendo como en los anuncios. Incluso coge tu alcachofa y acércala para que realice más presión». ¿Cómo saber si nos hemos librado de todo el producto? El tacto. «Suele quedar más áspero. Cuando lo notes así, añade un rato más de aclarado para asegurar».

Exfolia una vez a la semana. Para eliminar cualquier rastro de suciedad, Carreño apuesta por una exfoliación semanal, siempre con cuidado. «Deben usarse con mucha suavidad: masajea la fórmula con la punta de los dedos (no con las uñas) y enjuágala completamente antes de lavar y acondicionar». No hay que pasarse con este producto, pues un uso inadecuado podría dañar las raíces.

Cubre tu pelo con una mascarilla y un gorro de ducha. Funciona especialmente bien con la caspa originada por la piel seca. «Hidrata bien el cuero cabelludo con una mascarilla y un gorro para que se concentre durante diez minutos», aclara Baras.

El agua, siempre tibia. Lo recomiendan todos los estilistas y dermatólogos, tanto para la piel como para el pelo. El agua caliente, como comentaba Carreño, puede producir caspa; el agua fría, indica Baras, no retira correctamente el producto.

El cepillado, antes de la ducha. Puede sonar raro, pero evita daños extra al cabello. «Cuando está mojado, se encuentra más débil y lo puedes partir», justifica Baras. La peluquera considera que mucha gente con caspa evita este paso porque puede hacer más patente la descamación. Para ella supone un error. «Los enredos y los nudos añaden un problema. Si lo preparamos antes, será más sencillo distribuir el producto y trabajaremos mejor. Además, elimina las partículas de suciedad».

Selecciona el tratamiento anticaspa correcto. No todos los champús que abordan esta problemática funcionan igual. Carreño barre para casa y destaca tres ingredientes con los que formulan sus anticaspa, de probada eficacia: la piroctona olamina, el climbazol y dandrilys. «Funcionan para eliminar los hongos adicionales presentes en el cuero cabelludo y los pequeños copos de caspa que vienen con ellos. Sus microcomponentes se quedan en el cuero cabelludo después del enjuague para protegerlo de los desencadenantes de la formación de caspa y ayudar a evitar que ésta vuelva a aparecer». La doctora de Insparya también elige la piroctona y añade, con la tendencia por lo natural actual, otros activos como el romero.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_