_
_
_
_
_

Estas son las tendencias de belleza a las que prestar atención este comienzo de 2021

La pandemia, lejos de remitir, perfila una industria tocada pero no hundida que se las apaña para mantener su influencia.

El maquillaje sin transferencia y el minimalismo cosmético dominarán los primeros meses de 2021.
El maquillaje sin transferencia y el minimalismo cosmético dominarán los primeros meses de 2021.getty

Apenas llevamos una semana en el año nuevo y ya empiezan a despuntar algunas tendencias de belleza. Promovidas la mayoría por la pandemia, los nuevos acercamientos al cuidado personal que despuntaron en 2020 amenazan con dominar el sector. El autodidactismo al que nos empujó el confinamiento y el cierre de los templos hedonistas, de las peluquerías a los spas, ha engendrado un expertise nunca antes visto. Las demandas del consumidor a la industria no solo aumentan, se afinan y especializan. Aquí un breve listado de la terminología con la que habrá que familiarizarse los primeros meses de 2021.

Skinimalismo

El interés por las rutinas más cortas pero igual o más efectivas que sustituyó al ritual coreano de hasta 10 pasos ha cogido tanto músculo que cuenta con nombre propio. De hecho, Pinterest lo sitúa como la gran tendencia en sus predicciones para este año.

Lejos del polémico skin fasting, que propone dejar descansar la piel de cosmética durante una temporada, el skinimalismo (juego de palabras con minimalismo y el término skin, piel en inglés) propone el uso de menos productos, pero más eficaces. Como nos dijo Marta Hermosín, doctora del Instituto de Dermatología Integral, «el menos es más puede estar bien, pero siempre estudiando cada caso y circunstancia. Si se valora que la adherencia a un tratamiento no va a ser óptima, es preferible simplificarlo. El especialista opta por pautar dos productos bien aplicados antes que cuatro que no se van a utilizar».

La doctora Paloma Borregón, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, da los ingredientes que se deben buscar para obtener resultados. «Por la mañana se necesitan antioxidantes como la vitamina C o el ácido ferúlico que actúan de barrera contra los agentes externos; por la noche, los conocidos como transformadores, esto es, el retinol y los alfahidroxiácidos que van a potenciar la regeneración que sucede en el órgano mientras dormimos. Para hidratar, casi todas las cremas efectivas llevan ácido hialurónico».

El ácido hialurónico, nuevo rey estético

Lo dicen los dermatólogos como la doctora Borregón: su nombre lleva asociada la hidratación. Sus moléculas son capaces de atraer hasta mil veces su peso en agua, convirtiéndolo en un gran aliado contra la sequedad para la piel.

Si bien su nombre resulta ya familiar hasta para los menos letrados en el terreno, sus usos se multiplican. Redensity 2 de Teoxane, mezcla de hialurónico reticulado (70%) y no reticulado (30%), es el único aprobado por la Agencia Española del Medicamento específico para tratar el contorno de los ojos. El doctor Javier Anido, especialista en medicina estética, lo justifica. «Reúne todas las condiciones necesarias para adaptarse al espacio de la ojera sin comprimir los tejidos adyacentes, lo que provocaría edemas. Al mismo tiempo, tiene una baja capacidad higroscópica, es decir, de retención de agua, para que no se produzca un exceso de captación del líquido en la zona».

Si se quiere tratar la conocida como cara de enfado, esto es, frente y ceño fruncidos y cejas caídas, podemos cambiar la toxina botulínica, muy frecuente como solución, por el ácido. «El problema muchas veces no son las arrugas de expresión, sino el hundimiento de los compartimentos grasos de la frente y la esqueletización de las sienes, junto con la disminución de la resistencia del entrecejo que termina provocando arrugas cicatriciales que no mejoran con la toxina”, explica el médico estético Jesús Colina. El doctor detalla el proceso. «Mediante una cánula, que no deja hematomas, desde el punto medio de la frente se introduce ácido hialurónico en la línea media frontal y el entrecejo. Y a través de otra cánula en la sien se infiltra producto en los dos tercios de la ceja para conseguir un lifting de cejas».

Otros usos ya extendidos de este ingrediente incluyen la rinomodelación sin necesidad de bisturí, la mejora de las manos y la del cuello o combatir el famoso código de barras, esto es, las arrugas que se forman alrededor del labio.

Maquillaje no transfer

Primero el confinamiento y luego la obligación del uso de mascarillas hizo descender la venta de maquillaje durante buena parte del 2020. En especial, uno de los principales afectados fueron los labiales, debido a la ocultación de la boca para protegernos del virus. Sin embargo, en septiembre se produzco un repunte de sus ventas, que según la empresa Idealo aumentaron un 234,54% respecto al mes de febrero, justo antes de la pandemia.

La negativa de las mujeres a renunciar a uno de sus gestos hedonistas favoritos es clara. Finales del próximo verano se perfila como la fecha de la posible vuelta a la normalidad precovid, cuando un 70% de la población esté vacunado, cifra necesaria para conseguir la ansiada inmunidad de rebaño que frene los contagios masivos. Hasta entonces, parece que las mascarillas nos acompañaran, y por eso se prefieren los maquillajes que no se transfieren. Predominan los labiales en texturas líquidas, más resistentes a los roces. Los últimos lanzamientos de firmas como Dolce & Gabbana, Nars o Huda Beauty lo atestiguan. El spray fijador y las brumas que ayudan a asentarlo también se coronan, con ejemplos como Hourglass, Nyx, Benefit o Mi Rebotica aliada con el periodista de moda Josie.

El cabello, territorio de expresión

Cuando a principios del año pasado California prohibía la discriminación por llevar el pelo al natural, la revolución se veía clara. En un mundo globalizado, la protección en una parte del planeta de cabellos como el afro retumbó por todos los rincones y fomentó que las melenas rizadas renunciasen a la plancha para lucir sus tirabuzones con orgullo. Así se convierte en mucho más que un elemento estético, en un arma política.

Además, durante la pandemia, muchas celebridades han jugado con los tonos de su cabello, del rosa del que han presumido estrellas como Madonna, la modelo Kaia Gerber (que escribió en su cuenta de Instagram que «el rosa es punk»), Emma Thompson y Kristen Stewart al naranja en la cabeza de Dua Lipa. Los colores fantasía en tiempos de poco contacto social se dibujan como una forma de expresión y experimentación para encontrar un lenguaje propio y no verbal con el que transmitir al mundo una idea de nuestro ser.

Los adornos, que pueden servir para sujetar la mascarilla sin dañar las orejas, también buscan su trono con pinzas con mensajes, formas o en piedras preciosas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_