_
_
_
_

Los mejores champús secos para salvarte de un apuro y poder espaciar el lavado

Su uso va más allá de proporcionar un pelo limpio al instante sin necesidad de lavarlo, también aporta volumen y evita el encrespamiento.

El champú seco es un buen truco para espaciar los lavados.
El champú seco es un buen truco para espaciar los lavados.Edward Berthelot (Getty Images)

Más de seis millones de entradas nos devuelve Google cuando tecleamos la pregunta: “¿Cada cuánto tiempo hay que lavarse el pelo?”. Es una duda común que nos afecta a diario. El aspecto de nuestra melena tiene un impacto tan directo en la forma en la que nos sentimos que se ha acuñado la expresión bad hair day para referirse a esos días que solo quieres que pasen rápido. El estado de nuestro cabello también ha sido objeto de estudio y uno de ellos, avalado por la Universidad de Yale, observó que cuando el pelo no está bien, las personas manifiestan inseguridades, autocríticas, bajo rendimiento laboral y malas decisiones.

El cabello influye directamente en el carácter y el estado anímico, de ahí nuestra obsesión por llevarlo limpio. Pero, no siempre es posible. A veces por una conciencia medioambiental, para reducir el consumo de agua, y otras por el ritmo de vida que llevamos, que nos quita tiempo para nuestro cuidado, y decidimos posponer el lavado. También hay días en que conscientemente decidimos apurar y aguantar. Solemos arrepentirnos de nuestra decisión en el momento en que las raíces muestran los signos incipientes de grasa. Eso sin contar la inseguridad asociada a la imagen que proyectamos.

¿Por qué sufrir si podemos evitarlo? Para estos casos, el salvavidas es el champú en seco, un controvertido cosmético que tiene tantos fans como personas que lo detestan, ya que no siempre es el producto más fácil de aplicar (hola, raíces blancas). Al primer grupo pertenece Alexa Chung, epítome del effortless, quien este año se despidió públicamente del diseñador Karl Lagerfeld agradeciéndole el truco del champú en seco. El fallecido káiser de la moda usaba uno de la marca Klorane para mantener su pelo limpio y fresco a golpe de spray.

“La función básica y principal de los champús en seco es la absorción de la grasa del cuero cabelludo y el olor. Por este motivo, debido al actual ritmo de vida, pueden ser una alternativa fácil y rápida a los tradicionales y un gran aliado para el día a día o los viajes”, cuenta Nadia Barrientos, directora del salón madrileño The Madroom, que resalta la utilidad del cosmético cuando se usa en momentos puntuales, “como después de un día de trabajo tenemos una cena y no nos da tiempo a lavarnos el cabello, es una situación en la que este tipo de productos son muy útiles ya que harán que nuestra melena luzca perfecta a pesar de haber pasado varias horas fuera de casa”.

Principalmente se utiliza para espaciar el tiempo entre lavados o bien para refrescar el pelo cuando no tienes tiempo de hacer un lavado completo. Pero su uso va mas allá, como explica Marco D’Amato, brand manager de Batiste, la marca de champús secos más vendida y valorada en Reino Unido: “Dependiendo del producto y de la marca también se puede utilizar para dar un toque extra de volumen y textura a los peinados, para cubrir incluso canas o las raíces en caso de pelo teñido, reforzar el pelo dañado y evitar su encrespamiento. Obviamente el tipo de pelo juega un papel importante, sobre todo para aquellas chicas que tienen tendencia a pelo graso, el champú en seco puede ser un salvavidas”. Además, para quienes tienen flequillo, la parte de la melena que más se ensucia y se apelmaza entre lavados, Barrientos recomienda llevar siempre cerca este producto, que “ayuda a mantenerlo perfecto en cualquier situación”.

¿Cómo se utilizan?

Según Barrientos, el primer paso consiste en agitar el bote del producto, ya sea en spray o en polvo, para que la fórmula se distribuya. Después hay que asegurarse de que el pelo no tenga enredones y, tras separarlo por secciones, toca aplicar el champú de raíz a puntas a una distancia de entre 15 y 25 centímetros. Una vez pulverizado todo, la especialista capilar recomienda esperar unos 30 segundos para que el producto absorba la grasa. Se pasa el cepillo y, ¡pelo limpio!

Batiste. Nació en la década de los 70 y en los 90 ya era un imprescindible en los maletines de los estilistas de las pasarelas británicas. Hoy se venden 2,7 unidades por segundo y según datos de Nielsen 01/2020 es el champú en seco con más unidades vendidas en España. El secreto de este producto, a quien confesó su amor Emma Watson vía Twitter, reside en una fórmula a base de almidón de arroz que no contiene agua.

My Organics. La fórmula vegana de The Organic Thickening Dry Champú incluye aceite de argán, que ayuda a tonificar, revitalizar, hidratar y dar brillo; extracto de arroz, que elimina la grasa del cuero cabelludo y dátil, que aporta hierro y contribuye a prevenir la caída del pelo.

Klorane. El de avena es un gran clásico de la marca que asegura que sustituir un lavado de pelo a la semana por el uso de champú en seco permite ahorrar unos 500 litros de agua anuales por persona. Este año la firma ha presentado una nueva versión a la Menta Acuática que deja el cabello fresco y limpio en dos minutos y, además, tiene un espíritu solidario. Hasta el 31 de diciembre, con cada champú vendido se donará 1 euro a la Fundación A La Par, para el proyecto Urban Gardens, cuyo objetivo es el mantenimiento de huertos urbanos gestionados por profesionales con discapacidad intelectual.

Sachajuan. Dark Lolume Powder sirve, tanto para dar textura y volumen al cabello, como para espaciar los lavados gracias a la tecnología Ocean Silk patentada por la marca sueca, cuyos componentes ayudan a que el cabello mantenga su hidratación, las cutículas cerradas, el brillo y el cuerpo. El color oscuro de los polvos hacen que el producto se funda con las melenas castañas y marrones con más facilidad.

Sam McKnight. Ha peinado a la princesa Diana, a Kate Moss, Madonna y a Linda Evangelista, por citar algunos nombres de las numerosas famosas con las que ha trabajado. El peluquero firma Lazy Girl, que absorbe la grasa y deja sensación y aspecto de cabello limpio y suelto. Refresca de manera instantánea cualquier pelo o peinado entre lavados. Además, aporta cuerpo y volumen ya que es un cruce entre un champú seco y un producto de acabado.

Merci Handy. Se llama Namasté y con solo un poco de producto se disimulan los brillos que aparecen en las zonas más propensas a ponerse grasas. Tiene un aroma delicado y un precio muy económico.

Schwarzkopf. Gliss es un champú formulado para los cabellos con tendencia grasa que se encuentra en el podio de los más vendidos en Amazon. Asegura limpieza al instante. Deja restos blancos, pero se van en el momento que frotas o cepillas un poco el cabello. Recomendable 100%”, asegura un usuario del portal de ventas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_