_
_
_
_
_

Cremas caras vs. inyecciones: ¿quién gana la batalla?

Descubrimos la diferencia entre cosmética y medicina estética y te orientamos sobre su uso.

courtney love

Vivimos en un mundo en el cual existen cremas que cuestan más de 100 y 200 euros y un vial de botox alrededor de 300. Y puestos a comparar, ¿es mejor una crema o un pinchazo? Esta pregunta asalta a quienes, sorprendidos con el precio que alcanzan algunos cosméticos, se plantean si merece la pena ponerse en manos de un especialista y recurrir a las inyecciones. Pero no son tratamientos comparables.

¿Es lo mismo una crema cara que una infiltración?

Son distintas y hay que valorarlas dentro de su contexto. La cosmética actúa de manera tópica y su acción es sobre la epidermis. Las infiltraciones llegan a un nivel mucho más profundo y tienen distintas acciones: paralizar los músculos para que no se contraigan y que no salgan arrugas (botox), rellenar los surcos (ácido hialurónico u otras sustancias).

¿Por qué existen cremas tan caras?

Hay dos "culpables" esenciales del alto precio de algunos productos: la investigación que muchas llevan detrás y el valor de los ingredientes que contienen, muchas veces difíciles de encontrar. Paula Gugliotta, directora de la firma Sepai -con productos entre los 65 y los 410 euros- añade un elemento más, la polivalencia: "nuestras referencias tienen una altísima concentración de activos de manera que un solo producto puede tener distintas funciones. No hace falta utilizar un sérum, una hidratante y un contorno sino que con un único producto tenemos suficiente cuidado diario".

El doctor Marko Lens, creador de la firma Zelens, va más allá y añade un componente ético a las variantes que pueden encarecer sus productos. Este prestigioso cirujano plástico especialista en envejecimiento cutáneo defiende que los buenos tratamientos faciales deben ser eco-responsables y también adaptarse a la economía vigente. "Una crema no puede costar 600 euros", añade.

Nueva gama facial de Zelens, reformulada para una mayor eficacia y más baratas.

Zelens

¿Es mejor una infiltración que una crema cara?

La doctora Mar Mira, co-directora de la clínica de medicina estética Mira+Cueto, tiene una respuesta muy razonable: "No es comparable a un tratamiento médico porque una infiltración salva la barrera de la piel", explica. "La crema protege el manto hidrolipídico y, según la concentración de activos, tendrá más o menos efectividad, pero ninguna cosa es sustitutivo de la otra".

¿Se pueden sustituir las cremas caras por las inyecciones y viceversa?

En este punto coinciden todos especialistas que hemos consultado. La cosmética no sustituye a las infiltraciones ni al contrario. Pero juntas son una combinación ideal. Gugliotta confirma que una piel pre-tratada correctamente recibirá mejor cualquier tipo de producto de relleno. Además, favorecerá una mayor duración. Por no hablar de su efecto preventivo: "Los productos de uso tópico pueden reparar daños como la oxidación o la fotoagresión. Pero también son preventivos y evitan lesiones cuyos efectos notaremos con los años, algo que solo se conseguirá después de una larga y costosa investigación. El efecto flash de algunas cremas permanece durante un tiempo limitado, pero el importante y que permanece es el preventivo", remata.

Crema Hidratante Firewall de Sepai (260 euros).

Sepai

¿Es la fórmula "cosmética+infiltraciones" la mejor solución para tener una piel cuidada?

Ni mucho menos. Los productos de alta gama o nicho y las inyecciones no son la única opción para tener un cutis bonito. La gama baja y la media también ofrecen tratamientos de lo más solvente.

¿Podemos utilizar las cremas y las inyecciones por separado?

Las infiltraciones no se pueden concebir sin cosmética, pero esta última sí que puede vivir en solitario. "Una sustancia de relleno nunca devolverá la elasticidad a la piel. Se puede mejorar la firmeza pero las fibras de elastina seguirán sin funcionar bien. Una buena crema sí que puede ofrecer este efecto si se utiliza con constancia", aclara Paula Gugliotta. "Hay que complementar y no elegir", concluye la doctora Mira.

Entonces, entre una crema muy cara y unas infiltraciones, ¿debería adquirir las segundas por 100 euros más?

Definitivamente no. Como hemos visto, no son comparables ni sustituibles pero sí complementarias.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_