_
_
_
_
_

Los trucos más efectivos para tener un pelo más brillante

Todo suma y todo resta cuando queremos tener un cabello brillante. Dermatólogos y expertos nos aclaran por qué cada pequeño gesto cuenta a la hora de conseguir una melena sana con un extra de luz

Pelo mas brillante
Ada Summer (Getty Images)

Tener un cabello suave y brillante es síntoma de belleza y salud. Porque la melena, al igual que ocurre con la piel, refleja el estado interior. La falta de sueño, una alimentación deficiente o una vida demasiado sedentaria pasan factura y repercuten en el cabello. Así, podemos deducir que un pelo sano y brillante comienza por una alimentación sana y equilibrada rica en nutrientes, por evitar el alcohol y el tabaco y por incorporar el ejercicio físico a nuestra vida. Pero ¿qué significa tener el pelo brillante? La tricóloga Andrea Combalia, lo tiene claro: “El pelo brilla cuando la cutícula, que es la capa más superficial de la fibra capilar, está intacta. Algo difícil si pensamos que está compuesta por escamas superpuestas, como las tejas del tejado, todas orientadas hacia la punta del pelo. Si están perfectas su superficie refleja luz y brilla; pero si es irregular las escamas se levantan, la luz se dispersa y el pelo se ve opaco, apagado y áspero”.

Hay que tener en cuenta que la cutícula es la capa que recibe todas las agresiones externas y cualquier acción sobre nuestro cabello impacta sobre ella. Por eso, encontrar la rutina ideal para aportar brillo es una batalla difícil porque, en realidad, no hay un enfoque único para todos y varía por factores que implican desde el tipo de cabello hasta la humedad ambiental o la forma del cepillado. Para tratar el cabello opaco es importante comprender qué lo causa. Según el peluquero Arturo Rosaleñ, de la peluquería que lleva su nombre “su origen viene por varios factores, que incluyen sequedad, acumulación de productos, factores ambientales, daños químicos, deficiencias nutricionales y aplicación de productos inadecuados”. Y, aunque todo junto suena abrumador, hay formas de combatir cada uno de ellos. Expertos nos dan las claves para lograr más luz de forma duradera.

Cuidado con los lavados excesivos

Lavar el pelo en exceso, y da igual el tipo que sea, puede provocar una falta de humedad que lo deja opaco y sin vida. Como afirma Eduardo Sánchez, propietario de Maison Eduardo Sánchez, “evita los lavados diarios por dos motivos: en primer lugar, porque el agua hace que el pelo se hinche, lo que fuerza a la cutícula hacia arriba y hace que el cabello se rompa con facilidad. En segundo lugar, porque cuando lo lavas todos los días, le quitas los aceites y las proteínas naturales que necesitan, tanto el pelo como el cuero cabelludo, para mantenerse sanos. Cuanto más rizado sea, más puedes espaciar la limpieza: los rizos evitan que los aceites presentes en el cabello lleguen a la raíz y, por lo tanto, que el pelo se ensucie. Por el contrario, cuanto más fino y liso sea, más rápido absorbe el aceite y se engrasa. En estos casos, lo ideal es utilizar champús suaves y espaciar el lavado mínimo un día. Si el pelo es teñido también hay que espaciar los lavados para evitar que el cabello se seque en exceso y el color se desvanezca”.

Utiliza un protector térmico

Una de las principales causas del cabello opaco es el uso excesivo de herramientas térmicas, sobre todo en los finos que son más propensos a sufrir daños por el peinado con calor o tratamientos químicos. La solución pasa por aplicar un protector térmico. “El uso de protectores del calor es obligatorio para mantener un cabello radiante y sano si se van a usar herramientas térmicas. Pero tan importante como aplicarlo, es hacerlo bien y con generosidad. Separa pequeñas secciones de cabello y rocía cada una de ellas de arriba abajo con dos o tres pulverizaciones. Cuando termines, peina para distribuir bien la fórmula. Estos productos son inútiles si no se aplican en todo el cabello”, comenta Eduardo Sánchez.

Refresca con un champú clarificante

Usar un champú clarificante una vez al mes limpia el cuero cabelludo y el cabello de suciedad, grasa, acumulación de productos y cualquier otra cosa que le reste brillo. “Consiste en lavar con un champú de alto poder limpiador para eliminar todos los residuos en el pelo y cuero cabelludo. Es recomendable hacerlo cuando lo notemos saturado, apagado o pesado. Lo ideal es cada tres o cuatro semanas, pero se puede realizar cada vez que se necesite”, asegura Yolanda Izquierdo, Hair Expert de Montibello.

Reduce los tratamientos químicos

El uso frecuente de tintes, alisadores o permanentes daña la cutícula del cabello y hace que pierda su brillo natural. Por eso, la frecuencia con la que realizamos estos tratamientos es un factor a tener en cuenta. Los expertos coinciden en que alargar el tiempo entre tintes, cuando sea posible, ayuda a limitar los daños. Miguel Bling, peluquero de You Glow Salon en Madrid, apostilla “no todos los tratamientos químicos son iguales. Algunos están científicamente formulados para reparar la fibra capilar, como los que contienen plex. Existen muchos componentes químicos que, lejos de ser perjudiciales, son beneficiosos. Las mejores líneas combinan ingredientes naturales con la química y la ciencia para lograr fórmulas más potentes y eficaces. Además, otra manera fácil de cuidar el cabello entre tintes es realizar un tratamiento de reparación para cerrar la cutícula abierta. Así aseguramos que el agua y los lípidos quedan sellados en el interior”.

Duerme con una funda de almohada de seda

Es un hecho: las fundas de almohada de seda son más suaves para el cabello y contribuyen a reducir la rotura y el encrespamiento y, por tanto, mantienen la cutícula intacta. “Siempre recomiendo dormir con fundas de seda porque el algodón absorbe la humedad, reduce el brillo, reseca el cabello y lo hace vulnerable al frizz. Una de las propiedades de las almohadas de seda es que regulan y disminuyen la producción de sebo del cabello. Lo ideal es dormir con el pelo recogido en una coleta suelta para evitar fricciones y enredos. Una manera fácil de ayudar a que el cabello brille sin agregar ningún paso a la rutina de peinado”, dice Alberto Sanguino, director de educación de Llongueras.

Dale a tu pelo los mimos que merece

Y una o dos veces a la semana apuesta por tratamientos profundos. “Tanto para el cuero cabelludo —nutrirlo, detoxificarlo y mantenerlo libre de impurezas para que absorba mejor los nutrientes— como para cuidar la melena de medios a puntas. Exfoliantes capilares, mascarillas, aceites y cepillos masajeadores. Cualquier mimo extra es bienvenido y marca la diferencia a largo plazo”, dice Eduardo Sánchez. Entre todos, la mascarilla es la aliada imprescindible para hidratar y reparar el cabello en profundidad. “Pero hay que elegirla según las necesidades y aplicarla sobre el cabello muy bien escurrido con toalla porque si el pelo está muy mojado, el agua impide que el producto penetre en la fibra capilar y su acción es mucho menor”, añade Sánchez.

Herramientas sí, pero de buena calidad

Algo tan simple como el cepillado marca una gran diferencia cuando el objetivo es lograr un extra de brillo. “Las clientas siempre quieren los mejores productos para cuidar su color y no les importa gastar dinero en una buena plancha o secador, pero aún piensan que cualquier cepillo sirve. Tener una cutícula adherida es tan sencillo como cepillar el cabello con buenos productos, con una frecuencia habitual y con movimientos correctos. Además, un buen cepillado permite que el sebo se distribuya de forma homogénea de raíz a puntas. Y no es lo mismo desenredar que cepillar. Por eso, debemos tener dos tipos de cepillos. Uno específico para desenredar y otro para cepillar. Mi favorito es el cepillo Pure Nature de Termix con fibras de nylon ionizadas de alto rendimiento”, aconseja el estilista Pablo Bogado, embajador de Wella y Termix.

Las vitaminas del grupo B y A son grandes aliadas

Básicamente, la mejor manera de conseguir un cabello brillante a largo plazo consiste en darle al cuerpo los nutrientes que necesita para comenzar a brillar del interior hacia el exterior. Verónica Mora, del departamento de I+D de Martiderm nos aclara cuáles son los ingredientes que no pueden faltar. “Las vitaminas del grupo B, presentes en cereales integrales, huevo, frutos secos y leche son necesarias para que el pelo esté fuerte. Entre ellas la biotina, el ácido fólico y la cianocobalamina contribuyen a la producción de queratina, fortalecen las varillas capilares y ayudan a metabolizar los aminoácidos, componentes básicos para el pelo. Además, el brócoli, las espinacas, la zanahoria y las coles ricas en vitamina A son importantes porque su carencia provoca sequedad. Los frutos secos, la carne, las legumbres y la leche contienen minerales como el Selenio y el zinc, que ayudan a procesar las proteínas”. Y añade “los complementos alimenticios como las cápsulas Hair System de Martiderm contienen vitaminas del grupo B, A, selenio, zinc, queratina, cistina y sustancias nutritivas que favorecen el fortalecimiento capilar desde el interior”.

Perfecciona la técnica de cepillado

Para que el pelo esté brillante, sano y desenredado, los expertos consultados coinciden en que hay que cepillarlo dos veces al día, por la mañana y por la noche antes de acostarte, durante un minuto. “Se debe hacer desde abajo y hacia arriba porque si se cepilla desde la raíz, se daña el cabello. Además, cuando el pelo está mojado hay que utilizar peines de dientes anchos porque es más frágil y tiende a romperse. Por eso, lo ideal para facilitar el desenredado es cepillarlo antes del lavado. De noche, pon en práctica el hábito de nuestras abuelas de cepillar el cabello. Este simple gesto elimina la suciedad, distribuye los aceites naturales por toda la longitud y estimula la circulación sanguínea ayudando a que los nutrientes lleguen mejor al folículo piloso. Si a ello le sumas un masaje capilar, el cabello brillante está casi garantizado”, afirma Eduardo Sánchez.

Prueba un humidificador

La clave para conseguir y mantener un cabello brillante es retener la humedad, y un humidificador es una excelente manera de evitar que el ambiente se seque demasiado, sobre todo en invierno. “Para alguien que tiene la piel o el cabello secos, algo que suele provocar opacidad, el uso de un humidificador ayuda a reducir la sequedad y deja el cabello con un aspecto más brillante”, explica Miguel Bling. Además, los humidificadores mejoran el bienestar general al promover un mejor sueño, aliviar las alergias estacionales y reducir los ronquidos.

Invierte en un tratamiento de color profesional

Por mucha destreza que tengas, no podemos subestimar el poder de la coloración profesional para lograr un cabello brillante en tiempo récord. “Una de las técnicas más demandadas en nuestros salones es Gloss, una inyección de luz indicada para prolongar el brillo del tinte o reavivar el color natural. Se trata de una coloración semipermanente que forma una capa sobre el cabello para un efecto muy brillante. Es una coloración sin amoniaco con un índice de oxidación mucho más bajo que el de los tintes tradicionales, así no hay que preocuparse por la aparición de raíces a medida que crece el cabello” explica Ana Martínez, education manager de Jean Louis David.

No dejes pasar más de tres meses sin cortar

La base para un cabello brillante es un cabello fuerte, y lo mejor que puedes hacer para apoyarlo es mantener a raya las puntas abiertas con recortes frecuentes. “Un cabello sano exige unas puntas cortadas con regularidad. No olvides pautar en tu agenda las próximas visitas para mantenerlo en todo su esplendor”, concluye Eduardo Sánchez.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_