Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

¿Por qué hay tanta gente en Wikipedia que nació en enero? El ‘efecto cumpleaños’ más allá del fútbol

Hay más diputados del primer trimestre, más ajedrecistas, más escritoras y más baloncestistas. Y no es coincidencia. En la ‘newsletter’ de Kiko Llaneras

La ajedrecista Wenjun Ju, una de las mejores, nació el 31 de enero de 1991.
La ajedrecista Wenjun Ju, una de las mejores, nació el 31 de enero de 1991.David Llada

¡Buenos días! Hoy escribo de nuevo sobre el efecto cumpleaños.

Ya conté que ser fútbolista es más fácil para los nacidos en enero y que en la élite hay el doble de enero (13%) que de diciembre (6%). Es un fenómeno conocido: cuando eres niño, si estás entre los mayores es más fácil ser rápido y espabilado, lo que te pondrá sobre una senda mejor, por realimentación: jugarás de titular, tus padres te celebrarán los goles y ser “buen deportista” se convertirá en parte de tu identidad. Todo eso te empuja a mejorar. Al final, a Primera División llegan muchos más fútbolistas de enero y febrero que de diciembre.

Y no pasa solo con el fútbol.

En las últimas semanas he buscado más ejemplos, hasta dar con una base de datos estupenda: la gente en Wikipedia. Ahí tenemos millones de celebridades, gente más o menos relevante, desde políticos a deportistas. ¿Me encontraría más gente de enero? Resultó que sí. Mirad el mes de nacimiento de 2.500 diputados españoles que aparecen en Wikipedia.

Entre los políticos, el efecto cumpleaños parece verse sobre todo en las mujeres. Aunque cada mes nacen más o menos los mismos niños, entre las diputadas hay un 10% o 15% más del principio de año.

También confirmé el efecto cumpleaños en más deportes, como el baloncesto. Entre los baloncestistas españoles que salen en Wikipedia, hay el doble del primer primer trimestre que del cuarto, que es una brecha tremenda. Nacer el 31 de diciembre reduce tus opciones a la mitad. (Buscar casos concretos es exagerar, pero de los hermanos Gasol, el único que no llegó a profesional fue el pequeño, que nació en octubre; Pau es de julio y Marc de enero.)

¿Qué pasa con escritoras y escritores? Volví a encontrar el efecto enero, otra vez más fuerte en las mujeres. Las mayores de la clase son el 28% en Wikipedia, mientras que las pequeñas solo son un 22%.

Por último, pensé en una categoría especial de competidores: los jugadores de ajedrez. La disciplina tiene predilección por los niños prodigio, ¿puede ser una ventaja ser de los mayores de tu año? Saqué los datos de 9.000 ajedrecistas profesionales, esta vez de todo el mundo, y me encontré uno de los patrones más claros: hay bastantes más ajedrecistas del primer trimestre que del cuarto. Y otra vez el efecto es mayor en mujeres, como ocurre con las diputadas y escritoras.

Estos datos no son más que indicios, pero se refuerzan porque coinciden con análisis mucho más sofisticados. El efecto cumpleaños a menudo es evidente en educación. Se ha constatado, por ejemplo, que los nacidos a final de año repiten más veces curso —casi el doble, según datos del País Vasco—, y este trabajo de Javier Soria y Pilar Beneito observó que las niñas de enero sacan mejores notas en selectividad. Y también hay trabajos que dicen que nacer pronto aumenta tus opciones de ir a Oxford, ser diputado o CEO.

Es fácil entender que esto pase. Si eres de los mayores de tu clase con seis años, es más fácil que seas bueno sumando, leyendo o simplemente atendiendo. No es raro que juegues mejor al fútbol y al ajedrez, o que disfrutes antes de leer libros o cómics. Y esa ventaja inicial es la que luego se realimenta, por cómo actúan tus maestros, tus compañeros o tu familia, moldeando lo que se espera de ti y fijando expectativas que luego te sentirás empujado a cumplir.

El trabajo de Soria y Beneito con las notas de selectividad encontraba que el efecto cumpleaños era mayor en las niñas, lo que resulta intrigante, porque lo vimos también en nuestros datos de diputadas o escritoras. Es un ángulo menos estudiado, según explican. Pero es inevitable pensar en sexismo: no es difícil imaginar familias que empujan más a sus hijos que a sus hijas a la hora de estudiar, o que celebran los éxitos de ellos por encima de los de ellas.

¿Un efecto del siglo XX?

Al trabajar los datos me di cuenta de que solo encontraba el efecto cumpleaños en décadas recientes. Se puede ver en el último gráfico, con todos los españoles que encontré en Wikipedia, divididos en tres épocas: nacidos antes de 1900, de 1900 a 1969, y después.

Obsérvese primero el siglo XX. El efecto cumpleaños se volvió mucho más evidente en la segunda mitad. No quiero elucubrar mucho, pero quizás ahora es más importante lo que haces en la escuela. (Si naciste en 1600, para salir en Wikipedia igual importaba más nacer noble.)

La otra cosa curiosa del gráfico es que antes de 1900 no solo no había efecto cumpleaños, sino que vemos un patrón distinto: la gente en Wikipedia había nacido mucho más en invierno que en verano. No había un escalón enero, sino una curva suave. ¿Qué pensáis que estaba pasando?

Lo que estamos viendo es el ciclo de nacimientos. En 2021 nace más o menos la misma gente todos los meses, pero eso no ha sido así históricamente, como me recordó Jose M. Pavía hace un par de semanas. Me habló de sus trabajos con los nacimientos en España a lo largo del siglo XX, donde han encontrado un efecto cuaresma que, entre 1900 y hasta 1970, reducía las concepciones desde el Miércoles de Ceniza hasta el Jueves Santo. Antes de 1900, por lo que he podido leer, lo habitual en sociedades agrícolas es que hubiese más nacimientos en invierno, cuando había menos trabajo en el campo. Y eso explicaría el patrón en Wikipedia hasta 1900.

Concepciones en España cada mes, desde 1900 a 1999. Fuente: Simó-Noguera, Lledó y Pavía (2020)
Concepciones en España cada mes, desde 1900 a 1999. Fuente: Simó-Noguera, Lledó y Pavía (2020)

Otras historias random

🤖 1. IA que aprenden cosas variadas

Unos agentes de inteligencia artificial son capaces de aprender diferentes juegos por sí solos, sin que los supervisen humanos, solo recibiendo un premio por hacerlo bien. Es un trabajo de la misma empresa de la que hablé la semana pasada (la británica Deepmind, a la que compró Google). La gracia es que los agentes, que son como robots de videojuego, encuentran estrategias creativas en escenas variadas, aprenden a perseguirse, a subirse en alto para ver más lejos jugando al escondite y cosas así. Ojo, HAY VIDEO. | Deepmind

🐟 2. Unos pelícanos

La inteligencia artificial a veces nos sorprende porque comete errores de risa. Pero la inteligencia natural también tiene sus cosas: en este hilo de Twitter podéis ver fotos de pelícanos intentando comerse animales distintos a peces, a veces muy grandes.

🍺 3. ¿Un repunte de covid por culpa del fútbol?

En el Reino Unido hay datos de que cada partido que jugó Inglaterra durante la Eurocopa fue seguido de un pico de casos, no tanto de gente que fue al estadio, como de personas que se reunieron en casas y bares para seguir los encuentros por televisión. ¿Una pista? Después de cada partido hubo un repunte de casos de hombres de 20-34 años, como muestra fantásticamente este gráfico del Financial Times. Después de la final hubo unos 10.000 contagios más de hombres que de mujeres de esas edades. | FT

🏅 4. ¿Qué países ganan más medallas en los Juegos Olímpicos?

Esta semana, con Borja Andrino, hemos repasado las superpotencias olímpicas por riqueza y población: desde EE UU y China hasta Jamaica, Cuba, Nueva Zelanda o Eslovenia. En el artículo tenéis un montón de datos y media docena de gráficos.

¿Nos ayudas? Reenvía esta newsletter a tus contactos o diles que se apunten aquí. Puedes escribirme con ideas, comentarios o pistas a mi correo (kllaneras@elpais.es) o por Twitter (@kikollan).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Kiko Llaneras

Es periodista de datos en EL PAÍS y doctor en ingeniería. Antes de llegar al periódico en 2016 era profesor en la Universitat de Girona y en la Politécnica de Valencia. Escribe una newsletter semanal, con explicaciones y gráficos del día a día, y acaba de publicar el libro ‘Piensa claro: Ocho reglas para descifrar el mundo’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS