Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo: “Es mayor mi compromiso con Galicia que con el partido”

El presidente gallego descarta negociar su investidura con Vox

Alberto Nuñez Feilóo durante la entrevista el martes. En vídeo, entrevista.

Alberto Núñez Feijóo (Os Peares, Ourense, 58 años) se esfuerza por mostrar cautela, pero en el fondo transmite la intuición de que tiene su cuarta mayoría absoluta consecutiva al alcance de la mano. Con las elecciones autonómicas del 5 de abril en el horizonte, el presidente de la Xunta evita disentir de la dirección nacional del PP. Su discurso, en todo caso, suena con otra música, sobre todo cuando habla de la relación con Vox.

Pregunta. ¿Cuándo decidió volver a presentarse? ¿Consideró la posibilidad de no hacerlo?

Respuesta. Sí. No fue fácil tomar esa decisión. La tomé al ver que iba a haber un trato asimétrico en relación con Cataluña por la dependencia del PSOE con el independentismo. Para defender los intereses de Galicia. Nos deben 370 millones del IVA.

P. Usted tiene la única mayoría absoluta del PP. ¿Qué han hecho distinto del PP nacional?

R. Hemos intentado ser fieles a los intereses de Galicia, con un galleguismo reformista, y en momentos de vacas flacas hemos mantenido el autogobierno en pie, al contrario que otras comunidades, Cataluña incluida.

P. En las dos últimas generales, el PSOE obtuvo en Galicia los mejores resultados de su historia. ¿Le preocupa?

R. Si Pedro Sánchez no fuera presidente del Gobierno, el PSOE en Galicia no tendría ninguna posibilidad. Se han subido a la ola de la incorporación de Sánchez al Gobierno central. En mayo se votaban los Ayuntamientos y el Parlamento Europeo, y hubo mesas en las que en una urna ganaba el PSOE y en la de al lado el PP le sacaba 20 puntos. Cada elección es distinta, pero ahora los gallegos ya conocen a Sánchez. Nos llevó a unas segundas elecciones porque no se fiaba de Podemos y a las 48 horas pactó con ellos.

P. “No seré rehén de ningún partido. Ni siquiera del mío”. ¿Por qué aparece tan pequeña la sigla del PP en los carteles gallegos?

R. Las únicas siglas que esconden algo son las del PSOE, que detrás tienen a Podemos, el nacionalismo… Es un clásico en Galicia decir que la sigla del PP es pequeña. Si después de tres legislaturas, lo más importante para mí fuera el PP y no Galicia, sería un profundo error. Mi compromiso político es mucho mayor con Galicia que con mi partido. Y creo que no habría habido ningún comentario si en las generales el PP hubiese llevado la palabra España más grande que la sigla del PP.

P. ¿Invitará a Rajoy a hacer campaña?

R. Por supuesto.

P. ¿Y a Aznar?

R. Si quiere venir, encantado.

P. ¿Qué habría hecho si Génova le hubiera impuesto dar a Ciudadanos un 22% de su representación parlamentaria como hizo con Alfonso Alonso en Euskadi?

R. Entiendo la pregunta, pero no son comparaciones homogéneas porque aquí llevamos tres elecciones con mayoría absoluta.

P. Lo que sí es homogénea es la representación de Ciudadanos en ambos territorios: cero.

R. Cierto. Probablemente lo que se ha intentado es empezar a construir con Ciudadanos una alianza estratégica con vocación de estabilidad a nivel de España. Y espero que salga bien.

P. La dirección del PP aceptó que usted rechazara la coalición con Ciudadanos, pero no que Alonso renegociara los puestos de ese partido. ¿No hay distinto trato?

R. La única comunidad que ha parado el nacionalismo con las siglas del PP ha sido Galicia. Eso condiciona todo lo demás. Ante realidades distintas puede haber tratamientos diferentes.

P. ¿Le ha gustado cómo se ha gestionado la salida de Alonso?

R. Sería injusto juzgar lo que ha hecho Génova en otra comunidad cuando en Galicia ha habido libertad para gestionar nuestros propios tiempos y estrategias. El señor Iturgaiz [Carlos] ha vivido la mayor parte de su vida con escoltas y merece un respeto. Y añado: lamento profundamente que Alonso esté con la idea de abandonar la política porque creo que es un político útil para nuestro partido. Me habría gustado que se hubiese buscado una fórmula de mayor reconocimiento para alguien que ha sido muy importante en Euskadi y en España.

P. ¿Qué está dispuesto a ofrecer a Ciudadanos en Galicia?

R. Imagínense que [Inés] Arrimadas es presidenta de la Generalitat desde hace 11 años y el PP catalán no tiene representación allí. ¿Habría aceptado ir en coalición con un partido extraparlamentario después de tres mayorías absolutas? Estoy convencido de que diría lo mismo que yo: podemos hablar de la posibilidad de integrar en alguna provincia a algún candidato de Ciudadanos, pero con una coalición PP-Cs en Galicia, lo que se consigue por un lado se puede perder por el otro. Y no se puede ir unidos a las elecciones y a los cinco minutos del recuento, adscribirse al Grupo Mixto o quedarse en el PP con libertad de voto [es lo que ha pedido Ciudadanos].

P. ¿Tiene autonomía total para decidir la fórmula de colaboración con Ciudadanos?

R. No tengo ninguna indicación del partido para introducir a personas que no militan en el PP en las listas. Nosotros hemos hecho las listas. Como se hicieron con Fraga, Aznar y con Rajoy, y aquello que ha funcionado bien es bueno que no se cambie.

P. Si le faltase un escaño para la mayoría y lo tuviese Vox, ¿qué haría?

R. El objetivo de Vox es echar a Feijóo de la Xunta. En eso coinciden con los nacionalistas, con Podemos y con el PSOE. Para echarme, voten a Vox. Para Vox sería un problema que en una nacionalidad histórica como Galicia lancemos el mensaje al resto de España de que el centroderecha puede gobernar sin ellos.

P. ¿No descolgaría el teléfono para negociar con ellos?

R. No. Yo acudiría a las consultas del presidente del Parlamento y él tendría que hablar con el resto de grupos y proponer un presidente. Yo tengo muy claro que no depende de mí.

P. Usted no descolgaría el teléfono, pero el presidente de su partido, Pablo Casado, les ofreció ministerios el último día de la campaña electoral de abril.

R. Si Vox tuviese en Galicia tantos votos como tiene en España, no sé qué haría. Lo que le puedo asegurar es que no van a entrar en mi Gobierno.

P. ¿Por qué cree que en Galicia Vox no tiene representación?

R. No le interesa Galicia. Nuestra forma de ser españoles es ser gallegos y eso ellos no lo entienden. El hipernacionalismo de Vox no casa con un galleguismo autonomista, constitucional. Vox se quiere apropiar de España y en Galicia nos gustan los climas templados, no los extremos.

P. El PP y Vox presentan querellas prácticamente idénticas; Casado abrazó la bandera del veto parental de Vox y representantes de ambos partidos acusaron al PSOE de impulsar la eutanasia para ahorrar. ¿Perjudica al PP esa similitud en los discursos?

R. Si Vox coincide en lo que defendemos, coincidirá. Antes era el PSOE el que coincidía con muchas cosas que defendía el PP y viceversa. Antes nosotros gobernamos con nacionalistas catalanes y vascos y eso no significa que seamos nacionalistas. Me sorprende que llame la atención que se pueda coincidir en algo y no sorprenda que un partido como Podemos esté en el CNI…

P. ¿Pero usted qué piensa del veto parental?. ¿Lo incluyó en algún programa electoral?

R. Nosotros tenemos una legislación en Galicia que funciona. No voy a provocar debates que no existen. En Galicia eso no es un problema

P. ¿Y en Murcia sí?

R. No lo sé. A mí me preocupan otras cosas de la educación: que la tasa de abandono escolar haya bajado, que estudiar una carrera en Galicia cueste lo mismo que hace diez años…

P. ¿Qué pensó cuando escuchó al diputado popular José Ignacio Echániz decir que el PSOE quería impulsar la eutanasia para ahorrar? ¿Usted es partidario de regularla?

R. Sobre intervenciones parlamentarias, uno puede estar más o menos hábil. Dejémoslo ahí. Primero teníamos que habernos sentado a hablar sobre un asunto tan delicado, pero lo que se pretende es que no haya acuerdo. En Galicia consensuamos una ley de muerte digna con el PSOE, los nacionalistas y Podemos.

“El tren de la política nacional ya pasó”

Muchos siguen preguntándose, dentro del PP, por qué Núñez Feijóo renunció en 2018 a suceder a Mariano Rajoy. El presidente gallego comunicó su decisión de seguir en Galicia en una comparecencia que sorprendió a todos porque el auditorio esperaba aquel día el anuncio contrario y porque se le escaparon algunas lágrimas. Lo que en el PP conocen como “la espantada” del “sucesor natural de Rajoy”, provocó unas primarias de cuyas heridas el partido aún no se ha recuperado. Y el presidente gallego sigue siendo el que concita todas las miradas cuando se tuercen los planes del ganador de las primarias, Pablo Casado. Ambos coincidirán el domingo con Rajoy en un acto por los 11 años del PP en la Xunta.

Pregunta. ¿Su decisión de no dar el salto a la política nacional es definitiva?

Respuesta. Mi decisión de presentarme por cuarta vez a la Xunta es definitiva. Los trenes pasan, nunca van para atrás.

P. ¿Y alguna vez se ha arrepentido de no subirse a ese tren cuando pasó?

R. No tuve mucho tiempo, porque mi partido dio diez días para presentarse y tomé la decisión de no dejar Galicia en diez días porque sería incumplir mis convicciones. Es la decisión que sentía en ese momento. Ahora colegas del Parlamento gallego que me decían que yo quería hacer política nacional están en el Congreso; alguno en el Consejo de Ministros, mientras yo me someto por cuarta vez al veredicto de las urnas en Galicia.

P. Si consigue otra mayoría absoluta y que Vox siga a cero en Galicia, ¿facilitará las cosas a Casado o se las complicará?

R. Se apuntaría en el palmarés de Casado. Si el PP no saca la mayoría, vamos a un modelo de nación de naciones. Si la logra, ese modelo se para.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información