Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado lleva al límite la crisis con el PP vasco por la coalición con Cs

El pacto para las elecciones en Euskadi se cierra en Madrid a espaldas de Alonso

El PP y Ciudadanos firmaron este viernes en Madrid un acuerdo de coalición para las elecciones vascas sin la presencia —y con el rechazo— de su candidato a lehendakari, Alfonso Alonso, líder popular en Euskadi. El PP vasco denuncia que ni siquiera conocía las condiciones del acuerdo, que garantiza a Cs, ahora sin representación en la comunidad, puestos clave en las listas. La negociación se llevó en todo momento en Madrid. El entorno de Alonso asegura que peleará para impedir que “se regalen” puestos importantes a Cs. Fuentes de la dirección nacional anuncian que mantendrán su plan con o sin él como candidato.

El presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, este lunes en Vitoria.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el vicesecretario general de Ciudadanos, Carlos Cuadrado, firmaron este viernes en Madrid el pacto de coalición para que ambos partidos se presenten juntos en las elecciones vascas, el próximo 5 de abril. Al contrario que en otros acuerdos, esta vez no hubo la tradicional foto de familia. No estaba el horno para bollos. La jornada había comenzado con el PP acusando a su líder en Euskadi de darles plantón. “Se le dio la oportunidad de venir a analizar el acuerdo y decidió echarnos un pulso”, aseguran fuentes del PP nacional. El entorno de Alfonso Alonso sostiene que la número tres del partido, Ana Beltrán, le envió un whatsapp pocos minutos antes de la medianoche del día anterior convocándole a la sede en Madrid a las 11 de la mañana del día siguiente. Según esta versión, Alonso pidió entonces el documento del acuerdo, comunicó a la dirección nacional que no lo compartía —por el reparto en las listas del que se había enterado por las declaraciones públicas de Cs— y que no podía estar en Madrid a esa hora. El PP afirma que llamó antes a Alonso para convocarle a Génova. Y subraya que si no se hubiera producido “ese desplante”, habría tenido margen para opinar sobre la coalición. El entorno de Alonso replica que no respondió antes a la llamada de Génova porque estaba en un homenaje al exdirigente socialista Fernando Buesa, asesinado por ETA hace 20 años.

En cualquier caso, este viernes vencía el plazo para registrar la coalición y tanto el PP como Cs en Madrid habían anunciado ya el acuerdo, a falta de algunos flecos, como el nombre de esa alianza. El PP vasco no participó en ningún momento en las negociaciones, lo que ha encendido a sus cuadros, que creen que esto también les perjudicará electoralmente: “Lanza el mensaje de que nos lo imponen todo en Madrid”.

Los medios de comunicación recibieron la nota conjunta informando de la firma de la coalición a las 17.38 horas. A las 19.00, fuentes de la dirección del PP vasco aseguraban que todavía no habían visto el acuerdo.

Alonso es partidario de la coalición con Ciudadanos. De hecho, exploró esa posibilidad en el pasado y la reacción del entonces presidente del partido liberal, Albert Rivera, fue cesar de forma fulminante al dirigente vasco que había conversado con los populares. Lo que el PP vasco no comparte es que se pretenda “regalar” a Cs, actualmente sin representación en el territorio, puestos clave en las listas, como los números dos por Bizkaia y Álava. Alonso ha convocado una junta directiva el lunes para analizar ese acuerdo y animar a sus filas con el mensaje de que la situación “aún se puede reconducir”. Fuentes de su entorno insisten en que hay tiempo hasta el 2 de marzo, fecha tope para la presentación de listas, a fin de convencer a Génova de que ese reparto no se ajusta a la realidad del territorio, donde Cs es irrelevante.

“Una cosa es ayudarles a que empiecen a ser relevantes y otra muy distinta que nos pasen por encima”, asegura un dirigente vasco. Pero fuentes de la dirección nacional avisan: se respetarán los términos del acuerdo firmado en Madrid. Y añaden: con o sin Alonso de candidato.

Varios dirigentes del PP vasco califican lo sucedido de “desprecio” de Génova. La dirección nacional esgrime que han sido sus miembros los despreciados, que ya hicieron lo mismo —no involucrar a la organización territorial— en las negociaciones de la coalición en Navarra y que tanto Pablo Casado como García Egea hablaron con Alonso antes de que el PP vasco difundiera que los términos del acuerdo anunciados por Cs eran “inasumibles”. Ya pasó algo similar en la negociación para el pacto de Gobierno en Andalucía con Cs y Vox: dos de las tres reuniones clave se celebraron en Madrid, comandadas por García Egea, y sin presencia del candidato popular andaluz, Juan Manuel Moreno. El dirigente popular fue invitado al último encuentro, cuando se ratificó el acuerdo, para posar en la foto de familia, cuyo escenario también se desplazó ese día a Sevilla.

El nombre: PP+Cs

Tras descartar varios nombres, como Vascos Suman o País Vasco Suma, el acuerdo establece que concurrirán con el nombre PP+Cs y un logo que incluye los emblemas de ambos. El comunicado sostiene que ambas formaciones han decidido sumar fuerzas “para afrontar de manera eficaz la amenaza del nacionalismo y del independentismo contra el orden constitucional”. El principal rival político del PP en Euskadi es el PNV, no el PSOE.

Finalmente, y como ya había hecho en Navarra, Cs acepta la apuesta del PP vasco por el foralismo pese a que en el pasado había criticado lo que llamaba “el cuponazo”. El comunicado conjunto establece que ambos partidos se comprometen a “respetar los regímenes forales de los territorios de Álava, Gipuzkoa y Bizkaia tal como vienen definidos en la Constitución” y la “aceptación del concierto económico vasco como instrumento vigente para asegurar la libertad, estabilidad, cohesión y desarrollo de los ciudadanos del País Vasco”. Una comisión de campaña compuesta por tres representantes de cada partido elaborará el programa electoral.

Así es el logo de la coalición entre PP y Cs para las elecciones vascas

Casado lleva al límite la crisis con el PP vasco por la coalición con Cs

EL PAÍS

PP+Cs es el nombre con el que se presentarán estos dos partidos a las elecciones vascas tras descartar otras fórmulas como Vascos suman. La coalición, según el comunicado remitido a los medios, se impone "como objetivo capital la unión del espacio constitucionalista en el País Vasco y el fortalecimiento de la unidad, la igualdad y la libertad". La nota que explica el acuerdo entre ambas formaciones afirma que se presentan unidas "para afrontar de manera eficaz la amenaza del nacionalismo" y, para ello, manifiestan su compromiso "de respetar los regímenes forales" de los territorios de Álava, Gipuzkoa y Bizkaia, como recoge la Constitución.

En el acuerdo ha quedado plasmada "la aceptación del concierto económico vasco como instrumento vigente para asegurar la libertad, estabilidad, cohesión y desarrollo de los ciudadanos del País Vasco", han aclarado el PP y Ciudadanos. Además, reclaman que el cálculo del cupo se haga desde los principios de "máxima transparencia y respetando la solidaridad entre todos los españoles". "Este acuerdo representa la culminación de las aspiraciones de muchos ciudadanos vascos, que esperaban de PP y Cs la suma de fuerzas para un proyecto común e integrador. Un proyecto de futuro que abanderará los valores constitucionales que comparten una inmensa mayoría de españoles frente al nacionalismo y el radicalismo de la izquierda extrema".

Sobre el programa electoral, será redactado y aprobado por una comisión de campaña de ambos partidos, compuesta por tres miembros de cada formación, y su contenido "representará un punto de equilibrio y una síntesis de ambos proyectos", concluyen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información