Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo medita si Galicia se une al posible adelanto electoral del País Vasco

El presidente gallego evita aclarar si agotará la legislatura mientras la convocatoria de Urkullu sea una "hipótesis"

Feijóo, durante una reunión de su partido el pasado septiembre en Santiago.
Feijóo, durante una reunión de su partido el pasado septiembre en Santiago.

El adelanto de las elecciones vascas ha abierto una brecha en la hasta hoy granítica insistencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en que no habrá autonómicas en Galicia hasta septiembre gracias a la “estabilidad” de su gobierno. El líder del PP gallego fue rotundo al descartar hace unos días que el anuncio de un nuevo calendario electoral en Cataluña vaya a influir en la fecha de los comicios gallegos, pero no ha hecho lo mismo este jueves con respecto al País Vasco. Preguntado varias veces sobre la posibilidad de que adelante la cita en Galicia para coincidir con la que marque el lehendakari Íñigo Urkullu, ha eludido manifestarse sobre “hipótesis de hipótesis”: "Sería ridículo que un presidente en una comunidad autónoma se pronuncie sobre hipótesis que se están comentando en otra comunidad autónoma".

“Cuando le tenga que comunicar algo a los gallegos lo haré”, ha respondido Feijóo tras celebrar la reunión semanal de su gobierno. Ninguna posible fecha para las elecciones gallegas se ha escapado de su boca, ni siquiera ha ratificado como solía hasta ahora su intención de agotar la legislatura. Únicamente ha marcado un plazo. Antes de que acabe el primer trimestre de este año comunicará a su partido si repite como cartel electoral para intentar una cuarta mayoría absoluta. “Lo haré en la misma fecha que tenía previsto, con independencia de cualquier circunstancia electoral o convocatoria”, ha afirmado el presidente gallego, reconociendo abiertamente una incertidumbre que antes negaba.

La posibilidad de que las elecciones gallegas se celebren antes de septiembre para coincidir con las vascas, como ocurrió en las dos últimas citas de 2012 y 2016, sorprende en Galicia a los partidos en situaciones muy distintas. El PSdeG-PSOE y el BNG ya tienen candidatos, Gonzalo Caballero y Ana Pontón respectivamente. En el PP se da por hecho que Feijóo repetirá ante la falta de movimientos sucesorios, aunque una campaña electoral inminente cogería al partido bajo la dirección de sendas gestoras en las dos ciudades más pobladas (Vigo y A Coruña). Unidas Podemos, Esquerda Unida y los nacionalistas de Anova, las formaciones que promovieron en 2016 la confluencia de En Marea, aún no han anunciado siquiera si reeditarán alianza. Tampoco se sabe qué ocurrirá con la propia En Marea, el partido que impulsaron hace cuatro años y con el que actualmente han roto.

Además de esquivar las preguntas sobre un posible adelanto de las elecciones gallegas, Feijóo tampoco ha querido opinar este jueves sobre la idoneidad de Alfonso Alonso como candidato de su partido en Euskadi. Ha calificado a Alonso como un “excelente político” pero ha añadido que “le corresponde al PP vasco tomar la decisión” y al PP nacional, “ratificarlo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >