Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE volvería a ganar en Andalucía, pero la derecha suma más que la izquierda

El último Barómetro Andaluz certifica el ascenso de Vox como tercera fuerza y la caída de Cs, el socio de Gobierno del PP en la Junta

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, saluda a su predecesora, Susana Díaz.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, saluda a su predecesora, Susana Díaz.

El PSOE volvería a ganar las elecciones en Andalucía, según el último Barómetro de Opinión Pública de Andalucía realizado por la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra). Los socialistas, con un 27,78% de los apoyos, reducen su ventaja a solo tres puntos respecto del PP, que obtiene un 24,5% en cuanto a intención de voto. En julio, cuando se publicó el anterior sondeo, la diferencia era de cinco puntos. La nueva entrega certifica la caída de Ciudadanos, el socio del Gobierno en la Junta de Andalucía, que pasa de tercera fuerza política a quinta, con un 10,54%, y la consolidación de Vox que los sustituye en esa posición, pasando del 8,12% al 16,16%, en sintonía con la proyección de ambas formaciones a nivel nacional. La suma de los tres partidos de la derecha sigue siendo superior a la de las formaciones de izquierda, pese al ligero repunte de Adelante Andalucía, (la confluencia entre Podemos e IU), que pasa del 14,0% al 15,57%.

A punto de que se cumpla un año de la toma de posesión del popular Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, su partido no acaba de rentabilizar su ascenso al poder, ya que prácticamente se queda con el mismo porcentaje de voto que el que obtuvo en julio (24,77%), cuando se publicó la primera edición de la encuesta. La aritmética parlamentaria, no obstante, le permitirá revalidar su Gobierno en el futuro. Moreno sí ha mejorado en la percepción ciudadana y sigue siendo el único dirigente político que aprueba, con un 5,44 sobre 10 (en verano obtuvo un 5,20). Su gestión, sin embargo, no termina de convencer a los encuestados. Un 36,6% la considera mala o muy mala, frente al 31,2% que sostiene que es buena o muy buena. Una impresión similar se refleja en el desempeño de su Gabinete. El 39,1% considera que su labor en los últimos 10 meses ha sido mala o muy mala, y el 30,6% la ve buena o muy buena. Una sensación que no se refleja en sus consejeros, donde, a diferencia del anterior barómetro en el que ninguno aprobaba, ahora todos pasan del cinco.

La secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, acusa su paso a la oposición, y su nota cae de un 4,74 a un 3,98 sobre 10. También baja el que fuera cabeza de lista de la extrema derecha, Francisco Serrano, cuyo protagonismo en el partido se ha diluido enormemente en estos meses, pasando del 4,55 al 3,9. El vicepresidente del Gobierno andaluz y líder territorial de Cs, Juan Marín, también sufre un descenso en cuanto a la apreciación de los ciudadanos (4,76), mientras que Teresa Rodríguez, la número uno de Adelante Andalucía, es junto con Moreno, la única que repunta (4,55).

Las 2.627 entrevistas realizadas para el Barómetro se hicieron entre el 25 de noviembre y el 12 de diciembre del año pasado, después de que se conociera la dura sentencia de los ERE y antes de que se conocieran los acuerdos para la investidura de Pedro Sánchez. El fallo que condenó a dos expresidentes socialistas de la Junta y la cuestionada labor de oposición del PSOE han pasado factura al partido, que, si bien sigue contando con el mayor apoyo de los ciudadanos en cuanto a estimación de voto, baja a niveles inferiores incluso a los que cosechó en las elecciones autonómicas del 2 de diciembre de 2018. Entonces, pese a ganar los comicios, el 27,94% de los sufragios no fue suficiente para mantener el poder en la Junta. El socialista es, no obstante, el partido que los andaluces perciben como el que mejor puede resolver los problemas de España; no así los de la comunidad.

En el último trimestre del año pasado arreciaron las quejas de los profesionales sanitarios por las promesas incumplidas del nuevo Gobierno, un malestar al que se han sumado los profesores de enseñanza Primaria y Secundaria. Ese enfado se ha trasladado de manera desigual a los encuestados. En Sanidad el porcentaje, un 40,1%, que considera que funciona bien o muy bien, es el mismo que tiene una percepción mala (26,%) o muy mala (13,9%), un equilibrio que evidencia la crisis de un sector que estuvo entre los mejor valorados por los andaluces. En el caso de la Educación, el 32% entiende que es buena y el 5,1% que es muy buena, frente al 21,6% que afirma que es mala y el 10,8% que sostiene que es muy mala.

La resaca del fallo los ERE enlazada con el procesamiento de la antigua cúpula de UGT, conocida en diciembre, explica que la corrupción se haya colocado como el tercer problema más acuciante para los andaluces (8,1%), por detrás del paro, que sigue siendo la lacra que más alarma a los encuestados (22,1%). El 39,8% cree que el desempleo se solventará fomentando la inversión a través de la instalación de empresas en la comunidad.

Pregunta sobre la recentralización de competencias

En el primer barómetro realizado por el Gobierno de PP y Ciudadanos, publicado en junio del año pasado, se incluyeron entre las preguntas la valoración de las primeras medidas adoptadas por el nuevo Ejecutivo, entre ellas la lucha contra la violencia de género o las rebajas impositivas en el tramo del IRPF o en le impuesto de Sucesiones y Donaciones, En esta edición se ha eliminado esa cuestión. Desde el Centro de Estudios Andaluces explican que la decisión se debe “a que se ha decidido poner el énfasis en la valoración de los servicios públicos, como Sanidad y Educación, y a que no se quería hacer una encuesta excesivamente larga”.

En su lugar, se ha pedido a los entrevistados, entre otras preguntas, que se pronuncien sobre si están a favor o en contra de que competencias como la Educación o la Sanidad vuelvan al Gobierno central, reduciéndose las de las Comunidades Autónomas. Una idea que el líder del PP, Pablo Casado, deslizó en las anteriores elecciones andaluzas y que defiende Vox. A la cuestión el 37,9% de los encuestados han respondido que están de acuerdo, frente al 19,3% que no lo está. Un porcentaje que, sin embargo, contrasta con el del 43,1% proclive a que Andalucía luche por tener más competencias y poder autonómico.

El nuevo Gobierno ha hecho de la bajada de impuestos una de sus banderas políticas, sin embargo, el 39,8% de los consultados prefiere soportar una mayor carga impositiva para incrementar el gasto en servicios públicos y prestaciones sociales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >