Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Castilla-La Mancha mantiene “que lo de Cataluña no puede arreglarse con un cheque”

García-Page avisa de que ejercerá sus “atribuciones constitucionales” para defender la igualdad de sus ciudadanos

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, este lunes en la inauguración de un consultorio médico en Toledo.

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha vuelto a mostrar este lunes su reticencia a un pacto con ERC, partido con el que el PSOE está negociando para que permita la investidura de Pedro Sánchez. Al respecto, Page ha lanzado una advertencia: "Ya se lo digo a todo el mundo: vamos a estar ojo avizor porque en aquello que nos afecte, como yo vea que se ponga en cuestión la capacidad de renta y la igualdad de mis ciudadanos, no tengan la más mínima duda de que ejerceré mis atribuciones constitucionales".

El presidente castellanomanchego ha asegurado que "lo de Cataluña no se puede acabar arreglando con un cheque", ya que sería "inmoral". "No se puede arreglar así. En las cosas de todos decidimos todos. Mi militancia es poca para mi responsabilidad con la ciudadanía", ha enfatizado en la inauguración de un centro médico en el municipio toledano de Cobisa.

García-Page también ha criticado la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que reconoce que el líder de ERC, Oriol Junqueras, tenía inmunidad como eurodiputado cuando salió elegido de las elecciones del 26 de mayo aunque todavía no hubiera recogido el acta. "Parece que la crisis política se va a arreglar con el informe jurídico de un abogado. Es una cosa increíble y debe estar alucinando cualquier dirigente político en el mundo", ha afirmado.

Asimismo, ha manifestado que echa de menos un pronunciamiento "de aquellos que están apuntados a la demagogia, que han hecho de su vida política una carrera pidiendo que no haya aforamientos, que los que son diputados, senadores o diputados europeos tengan el mismo trato ante la justicia". "Me gustaría que se levante la inmunidad de todos los procesados para que la justicia sea igual para unos y otros. Si hago yo como presidente lo que hacen en las instituciones de Cataluña, ya me hubieran aplicado la ley", ha asegurado García-Page.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información