Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abogada que ponía a sus clientes en el punto de mira de los ladrones

La Guardia Civil desmantela en Castellón una banda organizada encabezada por una letrada

Agentes de la Guardia Civil en un operativo.
Agentes de la Guardia Civil en un operativo. EFE

La Guardia Civil ha desmantelado en Castellón una red criminal supuestamente encabezada por una abogada en ejercicio que robaba con extrema violencia en viviendas y comercios de la provincia. La letrada usaba información sensible que le confiaba su clientela, en su mayoría personas de avanzada edad con múltiples propiedades arrendadas, joyas y dinero en sus domicilios, para encargar y facilitar a sus socios la comisión de los delitos. Ella, y otros dos de los cuatro integrantes de la organización detenidos, han ingresado en prisión.

La investigación, bautizada con el nombre de Operación Buitres, se inició en diciembre de 2017, a raíz de un robo con violencia y detención ilegal ocurrido en un establecimiento público de Torreblanca, una población al norte de Castellón, donde los autores sustrajeron 7.000 euros y maniataron a los propietarios.

Al episodio de Torreblanca siguieron otros con el mismo denominador común: la extrema violencia aplicada en los robos, en los que sus autores maniataban a las víctimas y las abandonaban en sus viviendas o locales comerciales, cerrando las puertas para que no pudieran solicitar ayuda. En junio de 2018 en la localidad costera de Alcossebre pusieron “en grave riesgo la vida de la propietaria de una vivienda” para sustraerle 200 euros. Hace un año, en Almassora, hirieron gravemente a las víctimas en el rostro y la mandíbula.

Los agentes identificaron a un grupo sospechoso compuesto por dos mujeres y dos varones y averiguaron que la persona que lo liderada tenía abierto un despacho de abogados. 

El decano del Colegio de Abogados de Castellón, Manuel Mata, ha explicado a EL PAÍS que la letrada detenida y ahora en prisión regentaba un bufete unipersonal en la capital y además estaba ejerciendo el turno de oficio. La defensa de la mujer ha pedido al organismo colegial el paso de la abogada a su condición de no ejerciente. “Un proceso disciplinario que suspenderemos cuando haya sentencia, que si es condenatoria supondrá su expulsión del Colegio de Abogados, tal y como marca nuestro código deontológico”, ha añadido Mata.

“Los hechos que se le imputan parecen de una gravedad extrema y si se confirman no podemos más que abochornarnos y lamentar profundamente que una compañera que en principio defiende los intereses de sus clientes y trabaja por el ideal de justicia esté inmersa en algo así”, ha apuntado el decano del Colegio de Abogados castellonense.

Los agentes han efectuado registros en una vivienda de Vilareal y en el despacho profesional de la letrada ahora detenida. En ellos se intervinieron dos vehículos, seis teléfonos de alta gama, un ordenador portátil, documentación relacionada con los hurtos y siete pendrives con numerosa información. La organización criminal obtuvo un botín de más de 50.000 euros, de los cuales 25.000 corresponden a un robo en Grau y 10.500 a otra acción en el distrito marítimo de Castellón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información