Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS i

Así se movieron los votos la semana de las elecciones

El CIS muestra el crecimiento de Vox en campaña, impulsado por la situación en Cataluña.

Así se movieron los votos la semana de las elecciones

Durante las dos semanas antes de las elecciones el CIS hizo 5.000 entrevistas que ahora pueden ser muy útiles para entender la campaña del 10-N. Estas son las primeras claves que he podido extraer de los datos.

1. Cataluña fue clave en la campaña. Teníamos otros indicios y el barómetro del CIS lo ha confirmado. La semana antes de las elecciones un 19% de los españoles decía que la “independencia de Cataluña” era uno de los principales problemas en España. Eso es mucha gente: uno de cada cinco españoles pensaba que el asunto era uno de los tres más relevantes. Los más preocupados eran los antiguos votantes de Ciudadanos (35%), PP (31%) y Vox (29%).

2. Influyó en muchos votantes. Casi la mitad de los encuestados decía que la situación en Cataluña le había influido al votar. La cuestión habría tenido efectos sobre el 55% de los votantes del PP, el 64% de Ciudadanos y el 69% de Vox.

3. Influyó sobre todo en favor de Vox. Una de cada 25 personas reconocía al ser entrevistado que la situación catalana iba a hacer que votase por un partido diferente del que tenía pensado. Eso supone mover el 5% de todos los votos, y aunque habrá votos cruzados, el efecto neto seguramente benefició a Vox. De las 94 personas que cambiaron su voto por Cataluña, al menos un 31% lo hizo para votar al partido de derecha radical. Ningún partido ganaba tanto. Los tres cambios de opinión más repetidos iban del PSOE a Podemos (9%), de PP a Vox (12%) y de PSOE a Vox (12%).

4. Vox se nutrió tanto del PP como de Ciudadanos. Según los datos de la última semana, se decantaron por el partido de Santiago Abascal un 10% de los votantes del PP y un 9% de Ciudadanos. Los flujos desde el PSOE eran solo del 1,5%. No es inexistente, porque representa unas 115.000 personas, pero es bastante pequeño.

5. Las mayores fugas de Ciudadanos iban al PP. Al final de la campaña uno de cada diez antiguos votantes de Ciudadanos decía que iba a votar por Vox, pero había el doble que tenían pensado votar por el PP. La descomposición del partido de Albert Rivera era ya evidente: había más votantes del partido decididos a votar por otra formación (44%) que a repetir (34%). Otro 21% estaba indeciso y sus dudas son de lo más interesantes. Muchos se decían simpatizantes de Ciudadanos (30%), del PP (12%) y hasta del PSOE (4%), pero muy pocos simpatizaban por Vox (2%).

6. Los votantes de Vox no eran muy diferentes a los de abril. El partido tenía más éxito entre hombres (66%), entre personas de 35 a 54 años y en lugares como Castilla-La Mancha, Aragón, Andalucía, Extremadura, Madrid o Murcia. Su perfil ideológico tampoco mostraba cambios: el 24% se ubicaba a sí mismo en el extremo derecho (9 o 10 sobre 10), otro 44% se ubicaba en la derecha (7-8) y hasta un 31% se colocaba en el centro (5 o 6).

7. El CIS capturó bien las tendencias. Las entrevistas del estudio se hicieron en dos oleadas y eso nos permite comprobar que el CIS estaba capturando bien los movimientos de última hora. Entre el 5 y el 9 de noviembre se veían cambios que luego se confirmaron: esos días Podemos movilizaba a los suyos y reducía sus fugas hacía Más País, Ciudadanos perdió apoyos en favor de Vox y el PP, mientras los populares sufrían fugas que acabaron aupando a Vox.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >