Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid investiga la falsificación de documentos de Monasterio en el ‘loft’ de Arturo Valls

Urbanismo remitirá a sus servicios jurídicos el expediente donde figuran los planos con los visados manipulados y "tomará las medidas que correspondan"

Rocío Monasterio (derecha) abraza a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, el día de su investidura el pasado mes de julio.
Rocío Monasterio (derecha) abraza a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, el día de su investidura el pasado mes de julio.

 El Ayuntamiento de Madrid está investigando la falsificación del visado de varios planos del estudio de arquitectura de la líder de Vox en esta comunidad autónoma, Rocío Monasterio, descubierta por el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de la capital, según confirman fuentes del área municipal de Desarrollo Urbano. Este departamento, dirigido por Mariano Fuentes, de Ciudadanos, que precisamente es arquitecto técnico, ha pedido el expediente de la obra que Monasterio llevó a cabo a partir de 2005 en calle Rodas 7 y lo va a remitir a su departamento de servicios jurídicos "para que lo analicen y tomar las medidas que correspondan". Es el proyecto de loft que diseñó para el presentador televisivo Arturo Valls, que ha demandado este mes a Monasterio, según adelantó EL PAÍS. Constituye el noveno caso de irregularidades urbanísticas de Monasterio y su marido, Iván Espinosa de los Monteros, promotor inmobiliario y actual portavoz de Vox en el Congreso.

Según el expediente municipal del inmueble, al que ha tenido acceso este diario, la dirigente de ultraderecha repitió el patrón de casos anteriores: convirtió un viejo almacén de un bajo del barrio de Lavapiés, clasificado como local comercial, en una vivienda, pero hizo las obras sin licencia y no consiguió cambiar su uso a residencial. Es decir, es un inmueble en el que no se puede vivir. Como en casos anteriores, Monasterio se limitó a enviar la solicitud inicial, para luego desentenderse del procedimiento.

Pero el mayor problema ha surgido en los planos de la vivienda que Monasterio registró en el Ayuntamiento: llevan un visado del Colegio de Aparejadores con el número 0511764, pero esta entidad los ha analizado y ha determinado que "no se corresponde con ningún documento que obre en los archivos de esta corporación". El número de visado es real, pero fue impreso en un documento técnico de esa obra, no en ningún plano. El hecho de que aparezca en hasta siete planos del proyecto que ha conseguido este periódico se debe a un simple corta y pega.

Plano del proyecto de 'loft' en la calle Rodas, visado en 2005 por el estudio de Monasterio y donde ella misma firma de puño y letra.
Plano del proyecto de 'loft' en la calle Rodas, visado en 2005 por el estudio de Monasterio y donde ella misma firma de puño y letra.

Hay más. El visado fue tramitado por una colegiada que trabajaba entonces en el estudio de la actual dirigente de Vox, Rocío Monasterio Asociados. Es una práctica a la que la política de extrema derecha recurrió en otras ocasiones, porque en realidad no era arquitecta: fundó el estudio en 2002, pero no obtuvo el título hasta 2009. En este caso esta profesional realizó el visado auténtico y válido del primer documento técnico original, pero el Colegio de Aparejadores, que se ha puesto en contacto con la colegiada, asegura que el copiado posterior en los planos se hizo a espaldas de esta persona. "No sabía nada de este asunto", asegura. Hay un último detalle: la propia Monasterio firma de puño y letra en el plano, sobre el membrete del estudio, aunque entonces no era arquitecta. Han aparecido ya otros tres documentos en los que aparece como tal antes de tener el título.

La líder de Vox en Madrid no quiso dar explicaciones a este periódico antes de la publicación de las noticias del caso. Luego, como ha venido haciendo en casos anteriores, se limitó a comentarlo en Twitter con emoticonos de sonrisas y la etiqueta fake news sin desmentir nada ni entrar a valorar las graves acusaciones que pesan sobre el caso. Únicamente escribió esto: "¡Gran escándalo!: aparejadora contratada por una empresa visa (lógicamente en su nombre). El nombre de la técnico q visa el proyecto no es el mismo q el de la representante de la empresa q la contrata que autoriza su presentación en Ayto. ¡pues claro!". Ninguna respuesta a la acusación de haber falsificado visados oficiales de un colegio profesional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información