Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez necesitará la abstención de algún grupo independentista

El acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos cuenta con el apoyo probable de 168 diputados

El presidente en funciones Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, firman un acuerdo de Gobierno de coalición. En vídeo, la firma del acuerdo.

Pedro Sánchez necesitará cuadrar un complejo rompecabezas para lograr los apoyos que le aseguren la investidura como presidente del Gobierno, en el Congreso más fragmentado de la democracia. La suma del PSOE y Unidas Podemos, los dos partidos que han anunciado este martes un preacuerdo para formar un Ejecutivo de coalición, alcanza 155 diputados (contando también los 7 de En Comú Podem y los dos de En Común, en total diez menos de los que lograron en abril, cuando les fue imposible alcanzar un pacto). Esa cifra podría llegar a los 168 con la incorporación, probable, de varios diputados de partidos pequeños, y hasta 170 si se sumara Coalición Canaria. Pero, aun así, Sánchez necesitaría para ser investido negociar la abstención de ERC y posiblemente la de Bildu (que podría bastarle si Ciudadanos también se abstiene).

Es previsible que al preacuerdo firmado entre Sánchez e Iglesias se sumen los siete diputados del PNV (con quien el PSOE gobierna ya en el País Vasco), los tres de Más País-Compromís (su líder, Íñigo Errejón, ya se ha mostrado favorable), el del Partido Regionalista de Cantabria (ya votó a favor de Sánchez en la anterior legislatura) y el de Teruel Existe.

Además, es también probable el apoyo del diputado del Bloque Nacionalista Galego (BNG), partido con el que los socialistas gobiernan en varios Ayuntamientos en Galicia, y que este martes se ha mostrado a favor de respaldar el pacto siempre que el futuro Ejecutivo cumpla con “una agenda gallega”. No obstante, esta formación podría fijar una posición común con ERC y Bildu, con quienes se presentó en coalición a las pasadas elecciones europeas.

Con esos apoyos de partidos pequeños, el candidato del PSOE alcanzaría los 168 escaños, una cifra insuficiente para ser elegido en primera votación, cuando se requieren 176, la mayoría absoluta de la Cámara.

La investidura tendría  que resolverse entonces en una segunda votación, en la que Sánchez necesitaría solo mayoría simple: más votos a favor que en contra. Es decir, tendría que sumar a esos 168 apoyos, al menos, 15 abstenciones. Con las de los 13 diputados de ERC y los cinco de EH Bildu bastaría, por ejemplo, para desbloquear la situación. También con la abstención de ERC y de los dos diputados de Coalición Canaria. Esta última formación, muy reticente en los últimos meses a un Gobierno en el que estuviera Podemos, se ha abierto este martes a facilitar la investidura si en el acuerdo se incluye la “agenda canaria”. Los canarios no descartan incluso un posible apoyo a Sánchez, lo que reduciría a 11 el número abstenciones requeridas (sería suficiente solo ERC).

Ciudadanos ha rechazado ya dar apoyo a la investidura, y ni siquiera una hipotética abstención de sus diez diputados bastaría si no se abstienen también algunos grupos independentistas catalanes o vascos (sería suficiente con EH Bildu), incluso aunque Coalición Canaria decidiera finalmente votar sí a Sánchez. 

En la anterior legislatura, Sánchez obtuvo 124 votos a favor en la segunda votación de investidura, frente a 155 noes. Además de los diputados socialistas solo le votó el representante del Partido Regionalista de Cantabria.

SÍ: 0
NO: 0

Mayoría absoluta

ABSTENCIONES

* Fuente de los datos: Resultados tras la revisión de los votos y recuento del voto exterior
Créditos

Diseño y maquetación: Ignacio Povedano y Fernando Hernández

Desarrollo: Carola Heredia Ortiz

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información