Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda da un respiro a Puig y promete cubrir los problemas de liquidez de Valencia

La posibilidad de tener que aplicar recortes ha tensionado al presidente autonómico del PSOE y sus socios de Gobierno de Compromís y Unides Podem

Montero y Puig en Hacienda. En vídeo, las declaraciones de Puig tras la reunión. Foto: EFE | Vídeo: Europa Press

El Ministerio de Hacienda se ha comprometido a resolver, en una fecha por determinar, la falta de liquidez de la Comunidad Valenciana, una de las autonomías peor tratadas por el modelo de financiación. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se aferró este lunes a las garantías que le dio la ministra en funciones, María Jesús Montero, para recibir “este trimestre” los 450 millones pendientes de las actualizaciones de las entregas a cuenta. La promesa del Gobierno da oxígeno al barón del PSOE frente a las críticas de sus socios Compromís y Unides Podem.

La asfixia financiera de las comunidades autónomas por la falta de Presupuesto del Estado—su rechazo en febrero en el Congreso con el voto en contra de PP, Ciudadanos y los independentistas catalanes dio origen a las elecciones generales de abril— y un Gobierno en funciones sin apenas margen para actuar es generalizada. Pero la situación de la Comunidad Valenciana, infrafinanciada por un modelo obsoleto desde 2014, es peor que la de la media.

La incapacidad del Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez, avalado por la Abogacía del Estado para no entregar hasta que haya Gobierno los 5.000 millones que aún no se han transferido a las comunidades por las entregas a cuenta —más otros 2.500 por un cambio en la contabilidad del IVA— ha contribuido a alimentar las tensiones entre los socios del Ejecutivo valenciano. De ahí el alivio de Puig, que tras reunirse hora y media con Montero regresó a Valencia con dos compromisos: recibir “lo antes posible” los 450 millones de las entregas a cuenta y, como gran novedad, el compromiso de Hacienda de que transferirá antes del 9 de octubre 250 millones extra del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Un déficit que ronda los 1.300 millones

El déficit de la Comunidad Valenciana se ha disparado a 1.276 millones de euros en lo que va de año debido a la falta de ingresos y a la infrafinanciación de la región. “Tenemos una situación más difícil porque somos una de las comunidades peor financiadas. Hay un problema de deuda derivado de eso”, afirmó Puig.

Sobre la posibilidad de convocar un Consejo de Política Fiscal y Financiera, el presidente valenciano se mostró contrario porque no podría tomar decisiones, con los Presupuestos del Estado prorrogados y un Ejecutivo interino. “En este momento, con un Gobierno en funciones, es irrelevante. ¿Qué va a decidir?”, dijo.

El malestar en el tripartito de la Generalitat por el estado de su tesorería se desató en agosto a las pocas semanas de constituirse la coalición entre el PSOE, Compromís y Unides Podem, sobre todo entre los dos primeros, a raíz de la decisión de realizar recortes ante la imposibilidad de recibir los ingresos esperados de las entregas a cuenta y el pago del IVA de 2017 (280 millones). La vicepresidenta y portavoz de la Generalitat, Mònica Oltra, líder de Compromís, rechazó de lleno la posibilidad de recortes tras un pleno del Consell con el razonamiento de que el problema de la Generalitat no “es de gastos sino de ingresos”. Luego matizó que, en cualquier caso, la decisión se debía negociar entre los socios. Un mensaje que iba dirigido a Puig y al consejero de Hacienda, el también socialista Vicent Soler, que estaba decidido por la delicada situación de la tesorería valenciana. “Lo fundamental es que llegará el dinero en tiempo para nuestra tesorería, eso es suficiente”, valoró ayer Puig. Si hay recortes, añadió, se realizarán en “partidas de difícil ejecución”.

El Ejecutivo autonómico creó una comisión mixta en Hacienda entre un cargo del PSOE y otro de Compromís para encarar un escenario de recortes más severos. Ya entonces se manejó que se acometieran en aquellas partidas que no se habían ejecutado o de difícil ejecución.

La anulación de la reunión que Montero y Puig iban a mantener la pasada semana, y que finalmente se celebró este lunes, dio más munición a los socios de Puig. Desde el PSOE se incidía en que Compromís estaba perfilándose ante un posible adelanto electoral y pedía lealtad. La temperatura subió con una intervención del senador de Compromís, Carles Mulet, muy duro contra Montero. “Igual que han secuestrado la voluntad de las urnas [de alcanzar un pacto estatal], secuestran el dinero de los valencianos”, afirmó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >