Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corinna Larsen rechaza haber participado en las mordidas del AVE a La Meca

La antigua amiga del rey Juan Carlos declara en Londres antes los fiscales del ‘caso Villarejo’

La filántropa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en un acto en San Petersburgo el pasado noviembre.
La filántropa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en un acto en San Petersburgo el pasado noviembre. GETTY

Corinna Larsen, antigua amiga del rey emérito Juan Carlos I, ha rechazado este jueves haber tenido participación alguna en el supuesto reparto de comisiones por la adjudicación a empresas españolas de la obra del AVE a La Meca, en Arabia Saudí. Larsen ha prestado declaración en Londres esta mañana ante los fiscales anticorrupción en relación con los archivos de audio grabados por el comisario corrupto José Villarejo en los que se le escucha hablar de esas supuestas mordidas, de 80 millones de euros. En un comunicado remitido por sus abogados tras la declaración, Corinna Larsen asegura que los comentarios sobre los sobornos que hizo en aquella conversación con el expresidente de Telefónica, Juan Villalonga, y Villarejo, correspondían con información que le fue facilitada por terceras personas, que no identifica.

Corinna Larsen, que en el comunicado emplea el apellido de su exesposo, Casimir Zu-Sayn Wittgenstein, afirma que ha estado “muy complacida” de testificar en la capital británica sobre “lo que terceros dijeron sobre el acuerdo del AVE” y asegura que sus conocimientos sobre esta cuestión son “limitados”. La investigación sobre esta supuesta comisión en la infraestructura, que fue construida por un consorcio de empresas españolas, constituye la quinta de las 13 piezas, bautizada como Carol, que componen actualmente el caso Villarejo y se mantiene en secreto absoluto.

Anticorrupción abrió estas diligencias en octubre, después de que el entonces juez del caso Villarejo, Diego de Egea, archivara provisionalmente la pieza Carol, que se abrió a raíz del hallazgo de una grabación de un encuentro en Londres entre Villarejo y Corinna en 2015, antes de la abdicación del monarca, por lo que en ese momento el rey emérito era aún inviolable y eso hacía imposible poder investigarle. En ella, Corinna señalaba que Juan Carlos I cobró comisiones por negociar aquella adjudicación y señalaba a la mujer de un traficante de armas ya fallecido como la encargada de repartir el dinero.

"Las acusaciones serias en los medios sobre los negocios financieros del rey emérito han existido por décadas. Si hay alguna intención real de investigar adecuadamente el acuerdo del AVE y otras acusaciones, es al final un asunto del poder judicial español y de España", afirma Corinna Larsen en su comunicado. Su letrado Robin Rathmell asegura que la examiga del Rey emérito deja claro que “cualquier intento posterior por parte de personas en España que busquen utilizarla como chivo expiatorio para restarle importancia a sus propias acciones indebidas enfrentará una respuesta legal rápida”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >