Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presidentes autonómicos del PSOE critican la fiscalidad “desleal” del PP en Madrid

La Comunidad es la única que bonifica al 100% el Impuesto de Patrimonio y ha aprobado varias rebajas del tramo autonómico del IRPF

El presidente de Aragón, Javier Lambán.
El presidente de Aragón, Javier Lambán. EFE

El anuncio de la presidenta electa de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), de aplicar “la mayor reducción de impuestos de la historia” en esta comunidad suscita el rechazo frontal de los presidentes autonómicos del PSOE, que acusan a la madrileña de “competencia desleal” y dumping fiscal”. Madrid es la única comunidad que bonifica al 100% el Impuesto de Patrimonio y ha aprobado varias rebajas del tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) desde que Esperanza Aguirre iniciara esta tendencia en 2007.

La enésima rebaja impositiva que planea Díaz Ayuso —que el lunes tomará posesión— refuerza la excepcionalidad fiscal madrileña. “Madrid será una buena muestra de lo que quiere Pablo Casado para España, va a ejercer de contrapeso a las políticas de Pedro Sánchez”, afirma, cristalino, Antonio González Terol, vicesecretario de Política Territorial del PP. La Comunidad de Madrid, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) creció un 3,3% en el segundo semestre, es actualmente la principal locomotora de la economía española.

Los Ejecutivos autonómicos del PSOE son muy conscientes de la condición de Madrid como laboratorio de ideas y banco de pruebas de las políticas del PP. Y advierten, como vienen haciendo desde los últimos 25 años, de los efectos perjudiciales que la política fiscal de esta comunidad supone para el resto de regiones.

Otra rebaja del tramo regional del IRPF

La nueva presidenta de Madrid se ha comprometido a rebajar la tarifa autonómica del IRPF en medio punto en todos los tramos de renta. El expresidente regional Ignacio González bajó dos veces el IRPF durante su mandato como presidente autonómico (2012-2015).

La legislatura pasada, en la que Madrid tuvo tres presidentes regionales del PP –a raíz de la renuncia de Cristina Cifuentes por el escándalo de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos-, la Asamblea de Madrid aprobó la bajada del IRPF y la exención del impuesto de donaciones entre hermanos hasta los 250.000 euros si se destina a un negocio o compra de vivienda.

Un ejemplo recurrente es el impuesto de donaciones y sucesiones, que cuenta con una bonificación del 99%. “Mucha gente del resto de España está fiscalmente dada de alta en Madrid, con lo que supone para la merma de ingresos y sostenibilidad del sistema”, destaca Guillermo Fernández Vara. El presidente de Extremadura incide en que Madrid, a diferencia de otras comunidades, dispone de margen para bajar impuestos porque tienen rentas de clase media-alta y muy altas en su territorio “y por tanto una recaudación elevada”. “Además, el 30% de sus habitantes no hacen uso ni de la sanidad ni educación públicas. Al tener una importante proporción de gente que no opta por el sistema público sino por centros privados, el resultado es esta política fiscal redistributiva en Madrid”, sentencia Vara.

La reivindicación de una armonización tributaria fue el tema más espinoso de la última Conferencia de Presidentes, en enero de 2017. Las comunidades gobernadas por el PSOE denunciaron entonces la política fiscal de Madrid y plantearon un tipo mínimo común para el impuesto de patrimonio. “A las autonomías limítrofes nos hace daño ya que nos origina una deslocalización de las personas físicas”, expone Juan Alfonso Ruiz, consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, preocupado por que se entre “en una guerra de rebajas fiscales”.

“Madrid es tramposa y desleal con el conjunto de España”, considera Javier Lambán. Para el presidente de Aragón, la concentración del aparato del Estado en la capital de España es otro factor determinante que le permite bajar impuestos de forma sistemática. Lambán cree que Madrid “debería ser negativamente discriminada” en el futuro sistema de financiación autonómica.

“Quien intenta hacer competencia desleal con el resto de las administraciones autonómicas mediante la política fiscal, reduciendo sus ingresos públicos, no debe verse privilegiada luego por la reforma de la financiación autonómica”, comparte Adrián Barbón. El presidente de Asturias piensa que la rebaja fiscal “abrupta” de Díaz Ayuso supone un “ataque al espíritu de solidaridad territorial de la Constitución” y se basa en “deteriorar los servicios públicos para luego pedir al Estado más recursos financieros”. “No puede haber paraísos fiscales en España. El dumping fiscal [de Madrid] genera más desigualdad”, zanja Puig.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >