Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil busca a un turista mexicano desde hace más de una semana en el Pirineo de Huesca

El hombre, de 71 años y aficionado al senderismo, planeó hacer una ruta más larga de lo que acostumbraba para estrenar sus botas

desaparecido mexicano en pirineos
La Guardia Civil busca en Huesca a un hombre mexicano desaparecido (derecha)

La Guardia Civil busca desde hace más de una semana a Jesús Ríos, de 71 años, en los alrededores de la aldea oscense de Morillo de San Pietro, al sur del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el lugar donde fue visto por última vez. Este turista mexicano lleva desaparecido desde el pasado 3 de agosto, cuando fue a dar un paseo al amanecer. Según fuentes próximas a la familia, Ríos llevaba un mes saliendo a caminar por la zona entre las 7.30 y las 8.00 desde Vió, el pueblo donde se alojaba junto a su mujer en casa de su hija. Solía volver en torno a las 9.30, pero ese día quería prolongar su camino para estrenar sus nuevas botas. 

Fuentes del instituto armado sostienen que Ríos, quien goza de buena salud y estado de forma, preguntó a un pastor de Morillo por la mejor ruta para regresar a Vió. El lugareño le ofreció dos alternativas: “una corta y otra larga”. A partir de ese momento se le pierde la pista. Salió de casa con un pantalón negro con estampado de hojas verdes, una cantimplora y el teléfono móvil, aunque sin la tarjeta SIM, ya que la tenía desactivada al estar en el extranjero.

En las labores de búsqueda participan desde el pasado sábado diez agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil procedentes de municipios cercanos como Jaca o Panticosa. Además de un perro de búsqueda y otros 11 agentes de seguridad ciudadana del instituto armado. También ayudan siete agentes de protección de la naturaleza de Aragón y nueve voluntarios. Este domingo se han sumado otros seis montañeros profesionales que llegaron el sábado desde México y que ha movilizado la familia de Ríos.

La Guardia Civil, que trabaja con la hipótesis de la desorientación, aunque no descarta ninguna otra, mantiene el dispositivo de búsqueda, que alcanza un radio de diez kilómetros. Y advierte de la dificultad del operativo. “Es una zona frondosa; a lo mejor hemos pasado por su lado y no le hemos visto”, cuenta Santiago Gómez, teniente al mando que baraja la posibilidad de ampliar la zona de búsqueda en los próximos días. Desde el sábado pasado, un total de 400 personas han rapelado, revisado barrancos y subido y bajado montañas en busca de Ríos.

También se le intenta localizar con cuatro drones de la Unidad Central Operativa que manejan tres funcionarios. Hasta el momento, los agentes, que trabajan de 8.30 a 21.00, se han centrado en el reconocimiento de las áreas más escarpadas y de mayor dificultad. “Es una zona complicada con mucha vegetación y ahora hace falta personal que sepa moverse por el monte”, ha asegurado uno de los voluntarios.

Ríos, quien fue comerciante de menaje de hogar, llegó a España junto a su mujer el pasado 12 de junio para hacer turismo. Desde hace un mes se encontraba en casa de su hija, en Vió, donde practican retiros de yoga y meditación. Tenían previsto regresar a México el próximo 9 de septiembre. Su hijo Cristian Ríos y su hermano Jaime han llegado a Huesca esta semana para ayudar a los agentes. “Seguimos con fe y esperanza. Mi padre y yo hicimos una caminata hace poco tiempo e hizo 180 kilómetros en tres días; eso dice mucho de lo que es capaz”, zanja su hijo. Jaime Ríos, hermano del desaparecido, añade: "Él va a intentar sobrevivir; es perseverante y en su historial lleva 25 maratones".

Fe de errores

En una versión previa de esta información, se advertía a los lectores de que Jesús Ríos preguntó al pastor por el camino para ir hacia Boltaña, cuando en realidad lo hizo por la mejor ruta para regresar a Vió, desde donde salió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información