Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez investiga por odio un acto contra la Guardia Civil en Navarra

De la Mata rechaza suspender el “Día del Inútil” de Etxarri Aranatz contra el instituto armado

final eta
Pintadas alusivas a los presos de ETA y a su liberación en el muro de una calle de Etxarri-Aranatz (Navarra).

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha abierto una investigación, que remitirá a los juzgados de Pamplona, por supuesto delito de odio por el llamado Inutillan Egune o “Día del inútil”, un acto de burla contra la presencia de la Guardia Civil que se celebró este viernes en las fiestas patronales de Etxarri Aranatz (Navarra). El magistrado da curso así a una denuncia de la asociación Dignidad y Justicia, que le había solicitado la suspensión del acto y reclamaba que se investigara por un supuesto carácter terrorista.

De la Mata, tras recabar informe de la Fiscalía, rechazó suspender el acto, al entender que ha de primar la libertad de expresión, y descarta que el desfile satírico y las mofas contra el instituto armado del Inutillan Egune revistan las características de un delito de terrorismo, como sostenía la denuncia. El magistrado recuerda que, “pese a la gravedad de estas actividades”, la calificación de acto terrorista “debe reservarse para las violaciones más graves de los valores universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad y el disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

No obstante, el magistrado considera que “no es totalmente descartable” que el acto denunciado sea “penalmente relevante desde la perspectiva del discurso del odio”. De la Mata considera que el Inutillan Egune, además de afectar a las instituciones del Estado y a los guardias civiles, que en principio no están protegidos legalmente contra el discurso del odio, afectan a los familiares de los guardias, cuyo “aislamiento social” se pretende con los actos contra los agentes.

“Los actos denunciados (…) pueden perseguir desencadenar un reflejo emocional de hostilidad, incitando y promoviendo el odio y la intolerancia”, señala el magistrado. “No es un ataque general a una institución pública, sino la promoción de un odio concreto, referido a un colectivo muy específico, los Guardias Civiles destinados en ese territorio y sus familiares, y lo que pretende es sembrar la semilla del enfrentamiento, generar hostilidad, acosar y presionar, y erosionar los valores esenciales de la convivencia”, insiste De la Mata.

Al no apreciar un delito de terrorismo, el juez De la Mata no es competente para instruir la causa, y se inhibe en los juzgados de Pamplona. Mientras la causa llega a la sede judicial navarra, el magistrado ordenó al Departamento de Interior del Gobierno de Navarra y a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado que controlaran el acto y tomaran las medidas necesarias para “evitar” actos “que pudieran ser constitutivos de delito de provocación al odio”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >