Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toni Roldán:“Una estrategia que va contra los intereses de España no es viable”

"Rivera se equivoca. No sé cuál es su proyecto, o en qué se diferencia del PP", afirma el exportavoz económico de Ciudadanos tras su dimisión

toni roldan ciudadanos
Toni Roldán, exsecretario de programas de Ciudadanos. EL PAÍS

La dimisión de Toni Roldán (Barcelona, 36 años), hace poco más de un mes, abrió la caja de los truenos en Ciudadanos (Cs). El economista era el responsable del programa electoral y el portavoz económico, así como una de las 13 personas que decidían la estrategia en el comité permanente. Su abandono supuso la primera deserción en el núcleo del partido —luego llegarían más— fruto del giro a la derecha emprendido por Albert Rivera. Roldán se confiesa frustrado porque no sea posible un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos que permita al país avanzar. Rivera, cree, se equivoca anteponiendo sus intereses personales a los de España.

Pregunta. ¿Cómo se ve el laberinto de la política española desde fuera de Ciudadanos?

Respuesta. Es deprimente. Cuando en el extranjero te preguntan: oye, pero si ahí hay una mayoría posible entre unos liberales y unos socialdemócratas, ¿cómo es posible que no lleguen a un acuerdo? Es incomprensible desde fuera. Los países pagarían por tener un Gobierno estable, de centro y reformista.

P. En su carta de dimisión sostuvo que los costes de la estrategia de Cs eran demasiado altos para España. ¿A qué se refería?

R. La economía está desacelerándose, la productividad estancada porque no se hacen reformas. La anterior crisis la empezamos con un 32% de deuda sobre PIB. Ahora tienes un 95%. Esto no es un juego, es nuestra obligación llegar a acuerdos para prepararnos. Tú habías creado un proyecto con tres pilares: regeneración, reformismo y lucha contra el nacionalismo. Y ahora, con la aritmética que tenemos, podrías poner en marcha las tres cosas: podrías exigir a Sánchez reformas y que no pactara con nacionalistas; de facto, ya lo estarías evitando. Y no lo haces, ¿por qué razón? Además, estás cogobernando en comunidades con partidos que llevan más de 30 años en el poder, ¿qué tipo de regeneración es esa? No puedes sacrificar tus principios con un objetivo último que no sabemos cuál es, con la idea de que así serías creíble en la derecha. Rivera se equivoca. Lo primero es tener un proyecto claro de país. Yo no sé cuál es el proyecto que está vendiendo ahora Rivera, o en qué se diferencia del PP. Pero lo peor es que tampoco lo entienden nuestros votantes. Según el CIS, dos de cada tres votantes de Cs, vistos los resultados, quiere que Cs gobierne con el PSOE.

P. Usted ha estado en el núcleo de decisión de Cs, ¿cuál es esa estrategia de Rivera?

R. Él tiene la tesis, y muchos especialistas de demoscopia, de que el centro es una especie de estado de transición, en el que al final o terminas en la izquierda o en la derecha. Si quieres ganar, tienes que liderar un bloque.

P. ¿Pero eso quién lo asegura, la demoscopia?

R. Rivera tiene esta teoría y hay mucha gente que piensa que un partido de centro no da para ganar. Aunque en 2015, éramos de centro y había encuestas que nos daban un 22%.

P. En las generales del 28 de abril, Ciudadanos no consiguió superar al PP.

R. Quedó a 200.000 votos del PP. Y entonces Rivera piensa que el camino es ser más atractivo al votante de derechas. No tengo ni idea de si como estrategia funcionará, desde luego es arriesgada. Lo más probable es que no sumen mayoría los tres partidos de derechas. Entonces, ¿todo esto valía la pena? ¿Sacrificar cuatro años de reformas, de avances en libertades, en las que somos muy similares al PSOE, que es donde tiene que estar un partido liberal, opuesto al populismo y al ultraconservadurismo de la extrema derecha? Incluso si lo consigue, no valdrá la pena. De la misma manera que sería desastroso que la política económica dependiera de Podemos; me parecería igual de desastroso que la política de libertades, de inmigración o de igualdad dependiera de Vox.

P. ¿Cuándo percibió el giro en el partido?

R. Hay una evolución, pero hay un momento clave tras el golpe en Cataluña. Rivera hace algo extraordinario, desde 2006 advierte de que hay un riesgo muy serio de un nacionalismo excluyente en Cataluña. En eso sí que es un verdadero líder, porque se anticipa. Luego, apuesta por liderar la derecha a través de la unidad de España. Y viene esta decisión, desde hace más de un año, por liderar la derecha, y poco a poco se van dando pasos. Primero decides que Franco no sé qué, después que Vox no está tan mal, después vetas al PSOE… Si quieres convencer a un millón de votantes más a tu derecha tendrás que seguir dando pasos ¿Cuál es el siguiente? ¿La guerra cultural? Puedes cambiar el país siendo vicepresidente con cinco ministros estupendos y exigiendo las reformas que quieras. A mí que Rivera quiera o no ser presidente me da igual. Yo lo que quiero es cambiar España.

P. ¿Está anteponiendo el líder de Ciudadanos sus intereses personales para llegar a ser presidente?

R. La decisión solo se puede explicar en esos términos. Hay una reflexión más de fondo: ¿Es viable una estrategia política que va contra los intereses de España? Yo creo que no. Cualquier partido que no esté alineado con los intereses de España tiene poco futuro. Tienes que pensar en España primero.

P. ¿Qué debería hacer ahora Cs, una vez fracasada la investidura de Pedro Sánchez?

R. Lo primero que deberían hacer los dos, tanto Rivera como Sánchez, es contar diputados. La aritmética es la que es. Por la izquierda, con Podemos, con ERC, es un Gobierno que no es viable. Y en cambio, tienes una mayoría sólida en el centro de 180 diputados que es única en Europa y te permite hacer un montón de cosas. Lo primero que podría haber hecho Sánchez es abrir una vía de diálogo muy clara y decirle a Cs: este es el espacio que tenemos, hasta dónde queréis condicionar.

P. Usted fue uno de los negociadores del Pacto del Abrazo, entre el PSOE y Cs, en 2016. ¿Podría suscribirse ese acuerdo hoy?

R. Esa pregunta tendría que hacérsela a Sánchez y Rivera: ¿qué parte exactamente del acuerdo que firmamos en 2016 no le gusta? Desde luego que es viable ahora.

P. Sánchez pide la abstención.

R. Yo creo que Sánchez se equivoca al haber despreciado a Ciudadanos. Nos ha llamado fachas… Es un error. Si eso pasa primero por una abstención, luego por un apoyo al Presupuesto, por un acuerdo… A mí me gustaría un acuerdo de Gobierno sólido con unas políticas públicas reformistas y regeneracionistas.

P. Parece más improbable que Cs se abstenga o que facilite la gobernabilidad a que lo haga el PP.

R. Es coherente con la estrategia de Rivera. Si quieres ser el líder de la derecha no vas a pactar con el PSOE.

P. Sí, pero Casado también quiere liderar la derecha, y quizá puede ser más flexible.

R. No lo hará porque tiene un competidor que está muy cerca y si lo hace le robará votos.

P. En su carta de dimisión deslizó que Cs estaba participando del frentismo, en una estrategia de polarización.

R. Sí, el frentismo te lleva al bloqueo. Y en Europa ese frentismo ha llevado a la frustración, porque no se han hecho reformas. Y eso es en parte el caldo del cultivo del populismo.

P. ¿Y cómo ve la línea del partido en Cataluña?

R. Uno no puede tener el mismo discurso para la paz que para la guerra.

P. Su dimisión sorprendió porque no había manifestado hasta entonces sus discrepancias en público. La dirección de Cs le ha acusado de incoherente por haber votado a favor de todas las decisiones cuando estaba dentro.

R. Dice el politólogo Albert O. Hirschman que tienes tres opciones cuando estás en un partido: la lealtad, quejarte, o irte. Yo siempre he pensado que si estás dentro tienes que asumir la estrategia e implementarla. He sido extremadamente leal, en mis divergencias también, y cuando no las he compartido y había una mayoría he asumido la posición como propia. Hasta que esa estrategia se ha vuelto incompatible con mis principios. Para mí, estando en el corazón de las decisiones todo el tiempo, quedarme dentro se hacía asfixiante.

P. Después de usted se ha sucedido una cascada de dimisiones en el partido. ¿Por qué tanto malestar?

R. Es Ciudadanos el que ha cambiado. Estoy seguro de que hay mucha gente que, como yo, tenía unos principios determinados y se siente incómoda; hay unos que se sienten un poco más incómodos y han dicho: hasta aquí quiero llegar. En mi opinión, este Cs era más parte del problema que de la solución. Muchos nos hemos dejado la piel para construir esto y nos creímos esa idea de superar la España de rojos y azules. Es muy difícil dar este paso.

P. ¿Seguirá abierto el debate interno en Cs sobre la estrategia? El sector crítico ha quedado jibarizado con las dimisiones: cuatro en la ejecutiva ampliada.

R. Estoy seguro de que los que están allí dentro lo están dando.

P. ¿Y es posible que el partido cambie de rumbo?

R. Si me fui es porque pienso que Rivera no va a cambiar la estrategia.

P. Hay temor en el partido a que se destituya a los críticos.

R. Dudo mucho que ese sea el planteamiento. Estoy seguro de que no querrán sacrificar a personas tan importantes para el proyecto como Luis Garicano.

P. ¿Volverá a la política?

R. No lo sé, de momento estoy muy bien donde estoy. Desde luego, la política me encanta.

P. ¿Ha tenido ofertas?

R. De trabajo, pero no de la política.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información