Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fuga de madrugada de los niños futbolistas

Las autoridades buscan a dos menores de Sierra Leona huidos tras jugar en la Donosti Cup

Jugadores del equipo Diamond Child, de Sierra Leona, durante el desfile inaugural de la Donosti Cup 2019.
Jugadores del equipo Diamond Child, de Sierra Leona, durante el desfile inaugural de la Donosti Cup 2019.

Tienen 14 años, nacieron en Sierra Leona. Viajaron hace días a San Sebastián para jugar un torneo de fútbol infantil y, cuando llegó la hora de volver a su país, escaparon por una ventana y están desaparecidos. Sin dinero y sin contactos en la región. La Ertzaintza busca a dos menores integrantes del equipo de fútbol sierraleonés que participó en la 28ª edición de la Donosti Cup y que se encuentran en paradero desconocido desde el 13 de julio, cuando debían haber embarcado rumbo a su país, según informó ayer el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco.

El responsable del grupo interpuso en la comisaría de la Ertzaintza de San Sebastián la denuncia de la desaparición el mismo día 13, horas después de percatarse de que faltaban los dos menores. Su tutor legal, Anthony Seydu, presidente de la ONG Diamond Child School of Arts and Culture, explica que los chavales se escaparon entre las dos y las seis de la madrugada del pasado sábado: “Nos percatamos de que faltaban dos chicos. Se habían escapado por la ventana del centro residencial [donde estaban alojados durante el torneo]”.

Seydu confirma que los huidos son Alimamy K. y Momodu I. S., quienes en el momento de escaparse compartían habitación con otros tres compañeros. “Estos estaban durmiendo y no oyeron nada. No sabemos su paradero”, cuenta. El equipo sierraleonés del que formaban parte viajó a San Sebastián mediante una ayuda de las Juntas Generales de Gipuzkoa (el Parlamento provincial), que aprobaron el pasado abril una partida de 4.000 euros para traer a este equipo y a otros dos, el israelí Al-Bustan y el palestino Not to Forget Jenin.

La Donosti Cup es el torneo internacional de fútbol infantil con más participantes de cuantos se celebran en España, y el quinto de Europa. Este año, en su 28ª edición, ha contado con la participación de 7.500 deportistas de entre 11 y 18 años, distribuidos en 641 equipos de 27 países. Además de su vertiente deportiva, la organización suele cuidar la faceta solidaria, e invita a equipos de países en vías de desarrollo. Hace cuatro años acudieron niños de un orfanato de Mozambique; en 2017, los Dragones de Lavapiés (Madrid), y este año equipos procedentes de Sierra Leona y uno de niñas de Palestina.

El responsable de la ONG interpuso una denuncia ante la Ertzaintza para lograr localizar a los menores. “Sabemos que no tienen ningún contacto en España. Son jóvenes que forman parte de nuestra escuela desde hace varios años, les hemos visto crecer. No esperábamos lo que ha pasado. Además, siempre hemos hecho lo posible para que no tengan acceso a moneda. No llevan dinero en el bolsillo”, relata. Seydu añade que a los jugadores no les ha “faltado nada” durante su estancia en España y que “han vivido una experiencia inolvidable junto a otros muchos chavales de otras partes del mundo”.

La policía y la ONG están en contacto con los familiares de los dos chicos en Sierra Leona, por si estos deciden comunicarse con sus allegados y eso ofrece algún dato para localizarlos, aunque hasta la fecha no ha sucedido. No hay “ninguna pista” sobre su paradero. Seydu cree que han podido decidir huir porque tienen “una perspectiva de que en Occidente se consigue todo muy fácil”. Y añade: “No son conscientes de que, si te escapas, al poco tiempo te encuentras en la calle, no conoces a la gente, ni el idioma, y acabas tirado en la calle. Es lo que a mí me preocupa”. La participación del equipo de Sierra Leona en la Donosti Cup hizo posible que la Embajada española en el país les facilitase los visados: “Creo que han utilizado muy mal esta realidad. Ya no vamos a poder brindar esta posibilidad a otros niños de Sierra Leona”, se lamenta.

Al responsable de la ONG africana le preocupa que estos dos jóvenes huidos “caigan en manos de otras personas que puedan utilizarlos sin ningún control”. No conocen la lengua española, son menores de edad y no son conscientes de “lo trágico que es este asunto”, apostilla. “Ahora hace bueno, hace sol, pero pronto empezará el invierno y lo van a pasar peor. Nuestro esfuerzo es que lleguemos a encontrarlos lo antes posible”.

El equipo Diamond Child realizó un “torneo grandioso” en la Donosti Cup, dice Seydu. Jugaron la final, aunque la perdieron.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información