Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pacto de izquierdas estudia crear una tasa turística en Canarias

PSOE, Nueva Canarias, Sí Podemos y Agrupación Socialista Gomera presentan los ejes del futuro Gobierno del Archipiélago

pactos turisticos canarias
La líder de Podemos Canarias, Noemí Santana; el líder del PSOE; Ángel Víctor Torres; el líder de Nueva Canarias, Román Rodríguez, y el responsable de la Asamblea Socialista Gomera, Casimiro Crubelo, juntan sus manos tras firmar el acuerdo de gobernabilidad. EFE

El cuatripartito de la izquierda canaria, formado por PSOE, Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista Gomera, estudia crear una tasa turística en las islas, como han confirmado en la mañana de este sábado algunos de sus líderes, tras la presentación del pacto de gobernabilidad del próximo Ejecutivo canario junto al reloj de flores del Parque García Sanabria, en Santa Cruz de Tenerife.

El “pacto de las flores”, como lo ha llamado el candidato socialista Ángel Víctor Torres -después de que la nueva alcaldesa socialista de Santa Cruz, Patricia Hernández, se acercara a susurrárselo al oído-, se atreve a plantear una medida que Coalición Canaria siempre rechazó y a la que la patronal hotelera canaria se ha opuesto tajantemente. “Hemos acordado estudiar un impuesto al turismo”, confirmaba a El PAÍS Ángel Víctor Torres. Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de La Gomera y líder de la Agrupación Socialista Gomera, también reconocía que “probablemente” se haga. “Hay que ver de qué manera se gravan nuestros servicios para que nuestro Medio Ambiente siga teniendo la sostenibilidad que actualmente tiene”. Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias, afirma que se hará “de la mano del sector” y que se trata de algo que se aplica ya en muchos sitios. “Esta tasa está mundializada. No nos estamos inventando nada”, afirma.

“El objetivo es revertirlo en la mejora del lugar del destino, no solo nuestras calles y plazas, sino también los espacios naturales y el patrimonio cultural”. En un día soleado pero con cierta brisa fresca, con dirigentes y militantes de la izquierda canaria que hacía 26 años que no se llevaban una buena alegría y este sábado lloraban de emoción, Torres adelantó otros ejes programáticos del futuro Gobierno que, según el candidato, se concretarán al detalle de aquí a la investidura, al igual que la estructura del Gobierno. “Han sido días duros, muy duros”, afirmaba sobre la negociación para el acuerdo. Torres se ha comprometido a poner en marcha en 2020 la renta mínima de ciudadanía que establece el Estatuto de Autonomía de Canarias, aunque no ha dado una cifra exacta, así como una reforma para mejorar la progresividad fiscal. También ha prometido un incremento en la inversión en sanidad pública y una reducción progresiva de la aportación de dinero a los conciertos con la sanidad privada -en torno a 270 millones de euros según el Análisis de Situación de 2018 del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad.

“Al máximo que podamos llegar en los próximos años”. Torres también afirmó que pedirá al Gobierno central que cumpla con el Régimen Económico y Fiscal de Canarias y con el nuevo estatuto de autonomía, sin que su pertenencia al PSOE menoscabe el nivel de exigencia a Sánchez. “Pero lo haremos con lealtad”, en clara referencia a los enfrentamientos del Gobierno de CC con el Ejecutivo socialista. “Inauguramos un nuevo ciclo político”, afirmaba el sábado Román Rodríguez, enviando al olvido las disputas que Nueva Canarias ha tenido con los socialistas en la negociación de los pactos municipales. “Siente uno mucha emoción”, decía Casimiro Curbelo, que también negoció con Coalición Canaria su posible participación en un Gobierno de centroderecha.

La que nunca dudó sobre este acuerdo fue Noemí Santana, candidata de Sí Podemos Canarias, que tenía una sonrisa exultante: “Vamos a poner en centro de este Gobierno al 40% de la población canaria que vive en la pobreza y en riesgo de exclusión social”, ha afirmado. El acuerdo también tiene un cierto morbo político, pues supone el reencuentro de Casimiro Curbelo con el PSOE, del que salió en 2015 tras unos desencuentros que comenzaron en 2011, después de un altercado que tuvo con la policía local de Madrid en una sauna de la capital, donde tomaba una copa con su hijo y unos amigos. A eso se sumó la Operación Telaraña, donde estuvo investigado por cuatro presuntos delitos de cohecho. Ambos casos se archivaron, pero Curbelo ya había fundado la Agrupación Socialista Gomera, partido hegemónico en la isla. Según declaraba Ángel Victor Torres, este acuerdo debería ser el primer paso para la reunificación de los socialistas de esa isla.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >