Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado ampliará su equipo en el PP para contentar a los barones

El líder popular prepara una remodelación de la estructura en Génova 13 con cargos de un perfil diferente al de Aznar

Casado, el lunes, recibe la felicitación de Alberto Núñez Feijóo en presencia de otros presidentes autonómicos del PP.
Casado, el lunes, recibe la felicitación de Alberto Núñez Feijóo en presencia de otros presidentes autonómicos del PP.

Pablo Casado prepara una remodelación y una ampliación de su equipo al frente del PP para ensanchar el partido con más perfiles y voces que las actuales, ganar músculo para el resto de la legislatura y acallar en parte las críticas internas que le achacan haberse escorado hacia la derecha y hacia las tesis de José María Aznar. Los cambios, según fuentes populares, se comunicarán próximamente a la junta directiva nacional junto a la designación de los nuevos portavoces en las Cortes.

El propio líder del PP, Pablo Casado, avanzó en parte algunas pistas sobre esos planes el lunes pasado en su primera ejecutiva tras las elecciones locales, autonómicas y europeas. Media docena de dirigentes del PP presentes y consultados por EL PAÍS, tanto presidentes autonómicos como miembros actuales de su equipo, dan esa remodelación por segura, aunque sin concretar su alcance.

La reflexión de Casado que sustentó esa conclusión parte de su relato de los hitos que ha afrontado sin pausa en los apenas 10 meses que lleva al frente del PP: superar el trauma de la moción de censura contra Mariano Rajoy, componer en 48 horas una ejecutiva condicionada por los apoyos que recibió de otros aspirantes y encarar luego, sucesivamente, las elecciones andaluzas, la convención nacional, las generales y las municipales, autonómicas y europeas.

“Evidentemente que toca pararse, pensar y hacer partido”, resume uno de los miembros de la ejecutiva actual de mayor confianza de Casado. “No me cabe la menor duda, seguro. Va a haber que afrontar ciertos cambios en el PP para prepararse para una nueva etapa, a cuatro años vista”, incide. Uno de los diputados con mejor sintonía personal con Casado ratifica: “Se están estudiando cambios en el PP con distintos escenarios”. Otro de los grandes apoyos del líder del partido remacha: “Ahora es bueno frenar y pensar en lo que de verdad hace falta con cuatro años por delante”.

De Toledo, la antagonista de Arrimadas

J. C., Madrid

La figura de la nueva portavoz del PP en el Congreso —porque se da por hecho que será una mujer— está provocando un amplio y complicado debate dentro del partido. Casado y su entorno aún defienden el perfil de Cayetana Álvarez de Toledo como la mejor propuesta para contraponer a la ya nominada portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Casado escuchó el lunes los reproches de los barones del PP contra esa idea, personificados en el gallego Alberto Núñez Feijóo: “Las elecciones se empiezan a ganar o perder al día siguiente de las elecciones y en función de los gestos, y los nombramientos no son neutrales, no es lo mismo uno que otro”. Todos entendieron que se refería a Álvarez de Toledo, mal vista por su “soberbia y personalismo” incluso entre dirigentes muy cercanos a Casado. Pero el líder aún “no ha descartado” a Álvarez de Toledo. Le parece la figura “antagónica” perfecta para “ensombrecer y rivalizar” con Arrimadas por el liderazgo de la oposición en el Congreso. En su equipo aceptan que “no cae bien y es individualista” pero piensan que podrían “educar” esa actitud y beneficiarse de su dura oratoria.

El propio secretario general del PP, Teodoro García Egea, al que Casado ha encomendado que dirija los primeros contactos que se produjeron ayer ya con Ciudadanos y Vox para los pactos en distintas administraciones, también reconoció el pasado miércoles que su cometido primordial ahora es “construir el futuro del partido para los próximos cuatro años”. Y en ese objetivo de “sumar más gente y hacer más partido” tiene mucha importancia también lo que llevan reclamando los barones más críticos, preocupados con la deriva hacia la derecha desde antes de la campaña de las elecciones generales.

El entorno de Aznar

Algunos de esos presidentes autonómicos, como el gallego Alberto Núñez Feijóo, el andaluz Juan Manuel Moreno, los castellanos Juan Vicente Herrera y Alfonso Fernández Mañueco y el vasco Alfonso Alonso, le llevan aconsejando desde entonces que sería bueno que amplíe su entorno, que ven demasiado influido por personas muy cercanas a Aznar. En su ejecutiva actual también hay colaboradores que le recomiendan que siga esa línea: “Hace falta más pluralidad, es lógico, para ganar músculo y fortaleza”.

Algunas renovaciones podrían resultar más automáticas y fáciles. Dirigentes como Rafael Catalá o Alberto Nadal, que ocupaban secretarías de área, están ya de salida por razones particulares y profesionales. Podría haber más. Y otros componentes, como Isabel Díaz Ayuso, candidata a la Comunidad de Madrid, o José Luis Martínez Almeida, al Ayuntamiento de la capital, es muy probable que se conviertan en presidenta y alcalde si finalmente fructifican los pactos. En el PP se vuelve a resucitar aquella teoría que practicó Aznar de “la renovación por adición”, que quería decir simplemente añadir más cargos a su cúpula para tener contentos a todos los sectores del partido.

El PP no tiene, por ejemplo, la figura de un portavoz oficial de la organización, aunque ese cargo lo ha asumido en estos meses en muchas ocasiones el propio Casado y en su defecto lo ejercen varios responsables. Algunos dirigentes consideran imprescindible rellenar esa vacante con una persona fija.

Más fortalecido

Tras la ejecutiva posterior a las generales del 28-A, que resultaron en una debacle al perder de golpe 71 escaños y quedarse en empate técnico con Ciudadanos, ya se produjo una comida de intercambio de pareceres con los barones. La mayoría observaron entonces a Casado “deprimido, tocado, casi pidiendo excusas por lo sucedido”, resume uno de ellos Ahora, tras la cierta recuperación de voto y de poder a través de los pactos el 26-M, los mismos dirigentes ven a Casado más fortalecido.

Los barones consultados son los que le pidieron cambios tras el 28-A y creen que Casado ha entendido el mensaje. Y están convencidos de que seguirá sus recomendaciones, como, por ejemplo, que no nombre portavoz en el Congreso a Cayetana Álvarez de Toledo, de la que creen que ofrece una imagen demasiado derechista incompatible con el giro al centro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >