Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos asume que no puede acabar ya con el PP

Los resultados del 26-M hacen muy difícil a Albert Rivera reclamar el liderazgo de la oposición

Begoña Villacis, candidata de Ciudadanos a la alcaldia de Madrid; Ignacio Aguado, candidato a la Comunidad; y Albert Rivera con el resto del equipo celebran los resultados de las Elecciones Municipales y Autonómicas.

Freno en seco. Ciudadanos fracasó en el intento de culminar el sorpasso al PP que acarició en las generales. Quedó muy lejos ese objetivo y el partido no sobrepasó al PP en ninguna de las comunidades donde lo había superado hace un mes. Cs asume que el PP resiste mejor de lo que parecía. El partido se aferra a la victoria de la derecha en Madrid para salvar los muebles. Podrá gobernar con el PP también en Murcia, y será llave en Aragón y Castilla y León.

Albert Rivera tendrá ya muy difícil defender que le corresponde el liderazgo de la oposición. En la segunda vuelta de las generales, el PP le ha ganado en todas las plazas y todas sus opciones de gobernar pasan por apoyar al PP para que sea este partido el que lidere los Ejecutivos. De la misma forma que la debacle del PP el 28 de abril dio a Ciudadanos expectativas de liderar la derecha y la alternativa a Pedro Sánchez, la recuperación de los populares hace alejarse ese objetivo estratégico. En la cúpula del partido la decepción era palpable por la resistencia demostrada por el PP, aunque la formación sacó pecho por haber conseguido ser el “dique de contención” a la izquierda en Madrid y Rivera compareció triunfalista.

“El PP no está muerto”. Esa fue la conclusión en privado en la dirección de Ciudadanos, según fuentes de la cúpula. Acabar con el partido hegemónico en la derecha no iba a ser tan fácil como habían pensado. En abril, Rivera había acariciado ese objetivo con un resultado muy ajustado: apenas nueve escaños, un punto y poco más de 200.000 votos le separaron del PP. Desde entonces, Rivera insistió en la “descomposición” del PP y en que él lideraba la oposición a Sánchez. En su comparecencia de ayer tras los resultados, el líder de Cs no hizo referencia al PP.

Rivera se felicitó ayer en público por el “espaldarazo” que los votantes le habían dado de nuevo, porque el partido volvió a crecer en las urnas con respecto a 2015: duplicó sus diputados en las comunidades y puede entrar en cuatro Gobiernos autonómicos. “Estoy muy feliz porque cada vez que se abren las urnas hay una ola naranja que no para de crecer que se llama Cs”, argumentó Rivera. El partido se aferró sobre todo a la victoria conjunta de la derecha en Madrid —liderará el PP— para argumentar que la noche acababa bien.

Las europeas fueron el termómetro que reveló que el PP se recuperaba y Ciudadanos se alejaba de su propia marca de abril. En la circunscripción única, equivalente a las generales, Cs se quedó a casi ocho puntos de distancia del PP. Esa fue la tónica en las demás contiendas con el PP. En la dirección argumentaron que los resultados de las generales no eran extrapolables y que no se podía comparar su implantación territorial —un partido con solo cinco años de vida como formación nacional— con respecto a los partidos tradicionales. En su opinión, parte de los votantes de Vox volvieron al PP. La cúpula de Cs cree que hay una buena noticia en esa recuperación del PP: que no cambiará su liderazgo. Y eso les beneficia porque siguen viendo a Pablo Casado como un rival débil. “Lo mejor es que Casado va a seguir como líder del PP”, aseguraban anoche fuentes de la dirección de Cs. “Larga vida a Casado”, ironizaban. La intención sigue siendo mantener la disputa por la hegemonía del centro derecha.

Con todo, Rivera podrá sumar cuatro nuevos gobiernos autonómicos a su haber. Cs solo gobernaba en Andalucía, con el PP, y no lo hacía en ninguna ciudad importante. Ahora, podrá hacerlo con el PP en la Comunidad de Madrid y en el Ayuntamiento de la capital, así como en Murcia. El líder de Cs tiene en su mano decidir el signo de otros dos gobiernos autonómicos. En Castilla y León, tras 24 años de poder del PP, Rivera decide si mantener al PP o propiciar un cambio al PSOE que su candidato, Francisco Igea, ha sugerido que preferiría. En Aragón puede desalojar a Javier Lambán. La noche del domingo la incógnita no se quería despejar.

 Consulte aquí todos los resultados de las elecciones

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información