Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los focos se ponen sobre Madrid en el final de la campaña

La batalla por el Ayuntamiento y la Comunidad, clave en la estrategia de las formaciones de ambos bloques

Mitin de cierre de campaña de Ciudadanos en el parque Alfredo Krauss de Madrid, con Albert Rivera, Ignacio Aguado y Begoña Villacis.

La pugna por Madrid es doble. El bloque de PP, Ciudadanos y Vox lucha por recuperar el Ayuntamiento que hace cuatro años le arrebató una juez jubilada que aglutinó en la plataforma Ahora Madrid a los partidos a la izquierda del PSOE. Manuela Carmena es el adversario a batir, incluso para Pepu Hernández, el candidato socialista que en línea con la directriz de su partido apuesta por gobernar en solitario con acuerdos puntuales. En la Comunidad la batalla es al revés. El bloque de la izquierda busca llegar al poder después de 24 años de hegemonía de los populares. El objetivo del PSOE y la miríada de formaciones progresistas que ha surgido en la izquierda tras la salida de Íñigo Errejón de Podemos es parar a la derecha como sucedió en las generales del 28-A.

Pedro Sánchez empezó la campaña en Madrid y la terminó en Madrid. De lejos, ha sido la comunidad autónoma donde el presidente del Gobierno en funciones se ha volcado más en la campaña del 26-M. Pepu Hernández y Ángel Gabilondo, los candidatos del PSOE al Ayuntamiento y el Parlamento regional, son dos apuestas personales. Y como madrileño, a Sánchez no se le escapa el simbolismo que supondría recuperar la presidencia de la Comunidad, en poder de la derecha desde 1995 y que mueve un presupuesto que supera los 20.000 millones de euros. El golpe emocional para el PP sería similar al de un cataclismo y desencadenaría una reacción interna contra Pablo Casado. La victoria en la capital se da por imposible ante el tirón de Manuela Carmena, pero el objetivo es entrar en el Gobierno municipal y que el exseleccionador de baloncesto sea teniente de alcalde. 

Desde que inició la campaña el pasado 13 de mayo, Sánchez ha protagonizado seis actos en Madrid. Y, en todo momento, ha estado muy presente lo cerca que estuvo Gabilondo de acabar con la hegemonía del PP en 2015. En el PSOE no olvidan cómo, en el recuento electoral, a la una menos veinte de la madrugada perdieron el escaño que convertiría en presidenta a Cristina Cifuentes con el apoyo de Ciudadanos. La suma de socialistas y Podemos no fue suficiente por el desastre de IU, que no logró representación parlamentaria.

Como en las generales, el PSOE apela incluso al voto del electorado conservador que no comulga con las ideas extremistas de Vox y teme que el próximo Ejecutivo regional dependa de la ultraderecha.

Pablo Iglesias fue la nota discordante y se fue a Tenerife. Si en política los gestos son importantes, este es casi un símbolo de la situación que vive el partido en la región. Unidas Podemos Izquierda Unida Madrid en Pie fue la solución salomónica que este conjunto de partidos progresistas alcanzó para concurrir juntos en la Comunidad de Madrid. La integración de Íñigo Errejón en la plataforma de la alcaldesa Manuela Carmena rompió el tablero de la izquierda en la región. Podemos se quedó sin candidato y tras superar la peor crisis interna de la historia del partido eligió a Isabel Serra para competir con el que fuera fundador de la formación. Al mismo tiempo, decidió no competir contra la regidora y no presentó candidatura.

Durante estas dos semanas de carrera electoral, Iglesias ha apoyado a Serra, pero esta región no ha sido su preferencia. Pegó carteles en Leganés (municipio a las afueras de Madrid), presentó a Serra ante el empresariado español en un desayuno informativo y volvió a la capital para terminar el periplo electoral de las europeas con María Eugenia Rodríguez Palop, cabeza de lista para esta cita. Fue en ese acto del pasado jueves en el que más beligerante se mostró en su defensa de Serra aunque el encuentro tuviera tono europeo. Iglesias aseguró que su candidata era “la única comprometida frente a los poderosos” de la Comunidad.

La derecha se centra en Madrid

La derecha ha sumado esfuerzos en Madrid. Pablo Casado ha sido el más activo con varios actos por día. Aunque, como el resto de líderes, ha insistido mucho en la Comunidad de Madrid, donde el PP se juega uno de sus bastiones. Su cierre fue en Madrid Río con los candidatos regionales y la aspirante a las europeas Dolors Montserrat.

Al contrario que el PSOE, que ha celebrado grandes mítines e incluso ha recuperado la tradición de alquilar una plaza de toros, Casado ha celebrado pequeños actos de campaña en formato mitin o reuniones sectoriales con grupos de empresarios. Los populares lo fían todo a la suma de fuerzas con Ciudadanos y Vox.

Madrid es la batalla clave, el equivalente en el PP a Andalucía para el PSOE. Conscientes del riesgo de perder el gobierno en la Comunidad, ya hay quien en el partido pone la venda antes de la herida, recordando que en 2015 estuvieron ya a punto de perder. La candidata, Isabel Díaz Ayuso, es una apuesta personal de Casado y una eventual derrota contribuiría a debilitar su liderazgo, cuestionado en el partido después del batacazo electoral del 28 de abril, cuando bajaron de 137 a 66 escaños.

A pesar de que este domingo hay elecciones en 12 autonomías y en más de 8.000 Ayuntamientos, en los 15 días de campaña Albert Rivera solo ha viajado a cinco lugares fuera de Madrid. Los 10 días restantes de campaña, Rivera los ha pasado en la capital, prueba de cómo el partido privilegia la batalla madrileña sobre todas las demás, ya que para Ciudadanos es prácticamente la única plaza en la que tiene opciones reales de liderar un Gobierno. En la Comunidad, donde Cs sobrepasó al PP en las generales, y en el Ayuntamiento, donde se quedó a un punto de los populares y tiene a una de sus candidatas más carismáticas, Begoña Villacís.

En las generales, Ciudadanos superó en la comunidad en cuatro puntos su media nacional, hasta el 20,93% de los votos, y superó al PP, con 68.121 votos más que los populares. Rivera ha insistido estos días en pedir a quienes le votaron el 28 de abril en Madrid que vuelvan a hacerlo. “No se puede gobernar en España sin gobernar Madrid”. ha manifestado.

Un tercio de los actos protagonizados por el presidente de Vox, Santiago Abascal, han tenido como escenario la Comunidad de Madrid. El cierre lo hizo delante del Tribunal Supremo. Los dirigentes del partido ultraderechista admiten que es probable que no puedan revalidar sus resultados del 28-A (cuando obtuvo el 10,2% de los votos), pero fían su éxito a resultar decisivos en el Ayuntamiento o en la región. Sus candidaturas las encabezan dos de los pesos pesados de Vox, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith. Los sondeos que manejan apuntan a que hay más posibilidades de que las tres fuerzas de la derecha (PP, Cs y Vox) sumen. Ante esta eventualidad, los responsables de Vox ya han advertido de que no apoyarán a nadie que no negocie directamente con ellos.

Con información de Ana Marcos, José Marcos, Natalia Junquera, Elsa García de Blas y Miguel González.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información