Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castilla-La Mancha, una lucha constante contra gigantes

La mejora de los principales datos macroeconómicos en esta legislatura no ha bastado para resolver unos problemas que se arrastran desde hace décadas

Calle de Carranque, en Toledo.
Calle de Carranque, en Toledo.

En Castilla-La Mancha sigue habiendo gigantes mil veces más terribles que los molinos de viento que hicieron eterno a Miguel de Cervantes. Imponderables que se remontan décadas atrás, como el éxodo de su población, generalmente las generaciones más jóvenes y mejor formadas, atraídas por el campo gravitatorio de Madrid, una tentación de oportunidades y servicios demasiado cercana y atractiva. Y otros como el riesgo de pobreza, que según los sindicatos amenaza a un tercio de los dos millones de sus habitantes o una tasa de abandono escolar temprano del 20,5% en 2018 (17,9% estatal) a los que contribuyeron los recortes que María Dolores de Cospedal impulsó como presidenta regional (2011-2015).

La gestión de la exsecretaria general del PP en su etapa al frente de la Junta sigue muy presente en Castilla-La Mancha. De los 12.700 empleos públicos destruidos en la única legislatura en la que el PP ha gobernado la comunidad desde el final de la dictadura, el Ejecutivo que preside Emiliano García-Page, al frente de la principal institución gobernada por una coalición de PSOE y Podemos —es el único autonómico— ha recuperado 3.702, según datos de Comisiones Obreras: 1.785 en Sanidad (desaparecieron 3.775), 1.615 puestos de docentes (5.034), 262 de laborales (1.955) y 40 de funcionarios (1.942). Por no hablar del cierre de escuelas rurales y la suspensión de obras de varios hospitales.

Un legado al que en el Gobierno y ciertos colectivos sociales se refieren como “los escombros de Cospedal”. La candidatura de Paco Núñez, del PP, marca distancias y alega que el PSOE y resto de partidos “recurren” a Cospedal porque “no tienen otra campaña”. “Cospedal pasó arrasando por la región. Fue una decepción tremenda, siguió con las mismas inercias que el PSOE y se dedicó a recortar de todas las partidas”, interviene David Muñoz, secretario de programas y cabeza de lista de Ciudadanos por Toledo.

Castilla-La Mancha, una lucha constante contra gigantes

“El Gobierno ha hecho un esfuerzo especial y se lo reconocemos. Pero todavía resulta insuficiente. La recuperación ha sido muy desigual”, sostiene Paco de la Rosa, secretario general autonómico de CC OO. “En cuatro años más me da tiempo a acabar todo lo que prometí para ocho”, ha prometido García-Page. Un aluvión de datos macroeconómicos le respaldan pero también dan una idea de la dimensión de los problemas que encaran los castellano-manchegos. Su comunidad fue la tercera donde más creció el PIB en la legislatura que termina (3,3% de promedio). En el periodo 2011-2015 se perdieron 4.300 empresas activas mientras que hasta finales de 2018 se crearon 1.857, según datos gubernamentales. Otro ejemplo: con un paro registrado de 170.186 personas, es la que más ha reducido la tasa de paro general —15,74% (11,3 puntos menos)— y la juvenil que, pese a un descenso de 20 puntos, se sitúa en el 38,7%.

“¿Estudiar yo? ¿Para qué, tío?”, requería el martes, en horario lectivo, un adolescente que se hacía llamar El Johnny, “por Jon Nieve, el puto amo de Juego de Tronos”, en una placita del centro de Yuncos, una localidad de 11.000 habitantes de La Sagra, comarca a la que golpeó de lleno el reventón en 2008 de la burbuja inmobiliaria. Dos días después en Carranque (5.000 habitantes), a 15 kilómetros, otro grupo de chavales hacía pellas al mediodía y mataba las horas alrededor de una iglesia.

Dinero fácil

El dinero fácil del boom inmobiliario, en una zona en la que proliferaron las empresas de construcción y de materiales para viviendas, desde ladrillos a puertas, hizo estragos en la enseñanza. “Hubo mucho trabajo rápido. La gente dejaba los estudios y el nivel de aprobados en la ESO era bajo. Ahora ha habido un regreso, sobre todo a Formación Profesional”, recuerda Félix Chacón, profesor de Enseñanza Secundaria Obligatoria y Bachillerato de 47 años que enseñó durante siete años en institutos de La Sagra. “Hay que mirar a la FP dual. Queremos que sea la puerta de salida del sistema educativo y la puerta de entrada al mercado laboral”, proponen en Ciudadanos.

La renta per cápita ya no es la de mediados de los años cincuenta, cuando la región era la más pobre de España tras Extremadura y Galicia, aunque 60 años después sigue entre las regiones con menos poder adquisitivo con 20.645 euros anuales, 2.400 más que en 2015 pero que supone el 79,9% de la media nacional (5.200 euros menos) y el 73% de la media europea. “Partimos de más atrás, para converger con los niveles estatales tenemos que crecer más y más deprisa”, resumen en la sede de la Junta en Toledo. El objetivo, explican en el Ejecutivo autonómico, es repetir unos números macroeconómicos parecidos en la próxima legislatura para seguir disminuyendo poco a poco la distancia con la renta per cápita de las comunidades más ricas.

Uno de los proyectos que más expectación ha generado es la apertura el 30 de agosto de Puy du Fou España, la primera expansión internacional del segundo parque temático más visitado de Francia 2,3 millones de visitantes anuales. Especializado en recreaciones históricas, la inversión prevista es de 245 millones de euros y supondría, según los cálculos de la Junta, la generación de entre 3.000 y 5.000 empleos entre directos e indirectos. “Esto no es un experimento”, dijo el consejero delegado de la compañía en España, Erwan de la Villéon, en su presentación frente a los escépticos que recordaban la nada en que quedaron proyectos como Eurovegas. “No hay más que ir a Francia para ver que es bueno que venga aquí”, resaltó García-Page. El espectáculo inaugural lleva por nombre El sueño de Toledo, de la que el complejo se encontrará a menos de diez kilómetros.

El trasfondo de inversiones tan mediáticas como la de la compañía francesa y de otras más discretas pero también fundamentales para fijar población en el territorio y evitar su abandono en una región donde el sector agroalimentario supone el 14% del PIB regional. El miércoles, día de San Isidro, García-Page destacó que en los últimos años más de 2.300 agricultores jóvenes se habían incorporado al campo. “El despoblamiento siempre ha sido un problema, desde los años 60 y 70 del siglo pasado”, recuerda Jesús Gutiérrez Villalta, profesor de Sociología en la Universidad de Castilla-La Mancha, que destaca que “ha habido momentos” donde la provincia con más nacidos de la comunidad “era Madrid”. Casi 600 de los 900 municipios de la región han perdido población desde 2012. “La gente joven se va, es una descapitalización constante. Y quienes regresan a Castilla-La Mancha son gente jubilada que además requieren unos cuidados y atenciones”, incide Gutiérrez Villalta. La Junta ha sido la primera administración en aprobar un plan joven de retorno dirigido a quienes emigraron fuera de España. Los números son crudos: desde 2012 Castilla-La Mancha ha perdido 100.000 habitantes. Un vacío que se ceba con las áreas rurales, como demuestra que las cinco capitales de provincia ganaron población a finales de 2018.

Mejores sensaciones deja el último dictamen del Observatorio Estatal de la Dependencia, que refleja un aumento de los niveles de cobertura hasta el 90%. En diciembre de 2015 las personas atendidas eran 36.796 por las 57.838 al cierre del ejercicio pasado. En ese periodo, los desatendidos bajaron de 26.817 a 7.126. Siguiendo con la agenda social, el Gobierno regional ha sido el primero en garantizar por ley que la Administración se hará cargo de las personas con grandes discapacidades cuando sus padres o tutores legales fallezcan.

“Los datos son objetivos, cualquier otra fórmula de gobierno creo no le va a sentar tan bien a Castilla-La Mancha como esta”, ha reivindicado durante la campaña electoral José García Molina, vicepresidente segundo del Ejecutivo autonómico y candidato a la presidencia de la Junta por Unidas Podemos. Los partidos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias estrenaron en esta comunidad su primer Gobierno conjunto. Si había un escenario donde resultaba increíble que semejante alianza fuera posible, esa era Castilla-La Mancha. Un año antes Podemos había roto el pacto de investidura con García-Page. Y solo seis meses antes de que se formalizara el gobierno de coalición tumbaron el Presupuesto del Ejecutivo socialista. Las Cortes rechazaron, con los votos a favor de los 15 diputados del PSOE y el voto en contra de los 16 parlamentarios del PP y los dos de Podemos, la aprobación de las cuentas públicas en un movimiento que pilló por sorpresa a los socialistas.

Desde entonces en el PSOE no ocultan su satisfacción por cómo ha ido la relación mientras los dos diputados de Podemos, García Molina y David Llorente, de la corriente de Anticapitalistas discrepan de lo que la corriente más a la izquierda de Podemos considera “el abrazo del oso” que desde su posición de fuerza les habría dado García-Page. El presidente autonómico, al que el CIS da hasta 18 diputados, contempla la posibilidad de que Ciudadanos se estrene el 26 de mayo y logre representación en el Parlamento regional.

La política regional tampoco se entendería sin las tensiones del trasvase Tajo-Segura. El Tribunal Supremo anuló en marzo parte del Plan Hidrológico del Tajo, reconociendo la necesidad de caudales ecológicos y poniendo en entredicho el trasvase. En esta cuestión, los Ejecutivos socialistas de Castilla-La Mancha han chocado con los Gobiernos de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez.

 

La ley electoral de Cospedal dejó fuera a Cs

Ciudadanos habría obtenido representación en mayo de 2015 en el Parlamento de Castilla-La Mancha si las Cortes no hubieran aprobado en julio de 2014, a iniciativa del PP regional, una reforma de la ley electoral que reducía el número de diputados regionales de 49 a 33.

Con la reducción, Castilla-La Mancha se quedó con los mismos diputados de que dispone el Parlamento de La Rioja, una comunidad que tiene menos población que la provincia de Albacete. La presidenta autonómica y entonces líder de los populares regionales, María Dolores de Cospedal, definió la nueva normativa, aprobada con el voto a favor del PP y el rechazo del PSOE, como una norma “justa, plural, objetiva, representativa, equilibrada y adecuada” que permitiría a los políticos “tener un comportamiento ejemplar para los ciudadanos”.

Con 95.230 votos (8,6%), Ciudadanos se quedó fuera, pese a obtener un resultado muy parecido al logrado por Podemos, con 107.463 (9,7%), que le reportó dos representantes en la Cámara. “Tenemos una ley electoral que fue una cacicada. Es muy injusta. Cospedal la cambió por intereses electoralistas e intereses propios”, carga David Muñoz, cabeza de cartel de Cs por la provincia de Toledo. García-Page cree “inevitable” abordar su cambio en la próxima legislatura.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >