Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exmarine detenido por el asalto a la Embajada norcoreana en Madrid

La policía estadounidense registra el apartamento del líder del grupo que atacó la sede diplomática

Sede de la Embajada de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) en el barrio madrileño de Aravaca.
Sede de la Embajada de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) en el barrio madrileño de Aravaca.

Las autoridades estadounidenses han detenido a un exmarine por su presunta participación en el asalto a la Embajada de Corea del Norte en Madrid el pasado 22 de febrero, según ha informado The Washington Post. Se trata de Christopher Ahn, un estadounidense de origen coreano supuesto miembro de Free Joseon, un misterioso grupo opositor al régimen de Kim Jong-un.

El exmarine fue arrestado el jueves y compareció el viernes ante un juez de Los Ángeles. Su abogado, Lee Wolosky, se mostró “consternado” ante la decisión del Departamento de Justicia de “ejecutar órdenes de detención contra ciudadanos estadounidenses que derivan de demandas criminales del régimen de Corea del Norte”.

En realidad, la detención no respondió a una demanda de Pyongyang, sino del juez español José de la Mata, quien dictó órdenes de busca y captura contra los asaltantes identificados. El juez de la Audiencia Nacional investiga el asalto, en el que el personal de la Embajada fue golpeado e interrogado y se sustrajo material informático y teléfonos móviles.

En paralelo, agentes federales registraron el apartamento de Adrian Hong Chang, residente en Estados Unidos y con pasaporte mexicano, considerado el líder del comando de 10 hombres pertrechados con armas simuladas que penetró en la legación diplomática.

Tras asaltar la embajada, Adrian Hong huyó a Lisboa, desde donde tomó un vuelo al aeropuerto de Newark, New Yersey. Una vez allí, según el auto de De la Mata, se puso en contacto con el FBI para suministrarle el material robado. Sin embargo, la agencia federal no se lo comunicó a España hasta pasados unos días. Aún no ha sido detenido.

El asalto se produjo solo cinco días antes de la cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo norcoreano en Vietnam, que concluyó en un fiasco. El ataque tuvo como objetivo forzar la deserción del encargado de negocios en Madrid, que había sido íntimo colaborador del anterior embajador y ahora principal negociador del programa nuclear norcoerano. Un portavoz del Departamento de Estado aseguró en Washington que "el Gobierno de Estados Unidos no tiene nada que ver" con el asalto.

Doce días después de que EL PAIS publicara que la policía y el CNI habían identificado al menos a dos de los asaltantes y los vinculaban con la CIA, el misterioso grupo disidente norcoreano difundió un comunicado en el que aseguraba que "ningún Gobierno estaba implicado o conocía con antelación su acción". Free Josean confirmaba que había compartido información con el FBI, a petición suya, y aseguraba que no se trató de un asalto sino que el grupo fue invitado a la Embajada "en respuesta a una situación urgente". En contra de lo sostenido por De la Mata, añadía que "nadie fue amordazado ni golpeado" y pedía discupas a las autoridades españolas "por los inconvenientes causados".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >