Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abascal culpa a los separatistas de su exclusión del debate electoral

El líder de Vox lleva a Granada el discurso épico de la Reconquista que lanzó en Covadonga

abascal elecciones generales
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante su intervención en un acto en Granada. EFE

Santiago Abascal, presidente de Vox, no ha perdido ni un día para presentarse como víctima de la decisión de la Junta Electoral Central de revisar el debate a cinco previsto en Atresmedia. Lo ha hecho pese a que la formación admitió en un mensaje interno, que se envió sin querer a un grupo de WhatsApp de periodistas, que esta medida les "venía bien" estratégicamente aunque en público mostrasen su "cabreo" por ello. "Cuando nos pregunten por el debate (aunque sea off the record) trasladamos nuestro gran cabreo porque íbamos a ganar ese debate. Nada de decir que nos venía bien", decía un asesor del partido. Y Abascal lo ha seguido este miércoles a pies juntillas.

El líder de Vox ha dicho en Granada que los separatistas han sido quienes han impedido "que participemos en un debate que iba a permitirnos mostrar quiénes somos". Esos separatistas, ha recordado, son los "que mandan en España empujados por los socialistas y la derechita cobarde. Esos que tienen alfombra roja y esos que nosotros vamos a combatir a partir del 28 de abril". Y ha rematado: "Vamos a ilegalizar a esos partidos". La sala García Lorca del Palacio de Congresos de Granada, con capacidad para 2.000 asistentes y completamente abarrotada para este mitin de Vox, se ha llenado de aplausos y vítores con esas palabras. Varios cientos de personas se han quedado en la calle sin poder entrar.

El espacio elegido por Vox en Granada es el que habitualmente usa el PSOE en sus principales actos y en el que incluso ha celebrado sus congresos regionales. Este miércoles estaba casi lleno una hora antes de su inicio. La espera, no obstante, no se ha hecho larga. Para eso estaban el Soy español de José Manuel Soto, Libre de Nino Bravo, El novio de la muerte de la Legión. O vídeos en los que aparecían Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que conseguían el abucheo instantáneo de los asistentes.

Esta cita granadina la ha presentado Abascal como una consecuencia del arranque de campaña la semana pasada en Covadonga: "Nosotros no tenemos miedo a las referencias históricas". "Y vosotros fuisteis los adelantados de la reconquista que ahora se inicia". Vox se ha comprometido a que, cuando gobierne Andalucía, la fiesta regional se trasladará del 28 de febrero, que conmemora el día de la celebración del referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico, al 2 de enero, por la toma de Gramada en 1942.

Apelando a la "gente sencilla, lo mejor de España", el presidente de Vox —frecuentemente interrumpido con gritos de "Viva España" o "presidente"— ha revisado todos los argumentos habituales de sus mitines. Ha hablado de la "derechita cobarde" y de la “veleta naranja", en referencia a PP y Cs, ambos "faltos de valentía y convicción", así como del partido socialista "ni obrero ni español" y de comunistas y separatistas. Ha mencionado a los "17 parlamentos que nos enfrentan y dividen". También, aunque sin mencionar expresamente el derecho a portar armas, Abascal ha insistido en su idea de que "tenemos que ser capaces de defender nuestra propiedad, mujeres e hijos".

Sobre la inmigración, ha subrayado el riesgo en el que están las fronteras de España ante la llegada de inmigrantes y ha explicado que "hay gente que viene de fuera, no a convivir, sino a vivir de vosotros". Un momento antes se había preguntado: "¿Tenemos que abrir las fronteras para que un yihadista venga a cometer un atentado en la Semana Santa de Sevilla?", en referencia al detenido en Marruecos como sospechoso de planear un atentado en la capital andaluza.

La intervención de Abascal ha durado algo menos de 30 minutos. Ha explicado que terminaba pronto porque sabía que la gente "quería irse a ver procesiones, que eso también es importante". Respecto a las tradiciones, ha asegurado que "la victoria de Vox es la de haber puesto sobre la mesa tradiciones como la caza o la Semana Santa", de las que nadie hablaba.

Abascal ha reconocido que Vox "sí tiene enemigos, no como otros que tienen adversarios". En ese epígrafe ha incluido a "los separatistas, porque son enemigos de España, y a los socialistas, porque han pactado con los separatistas y no han condenado algunos atentados". Del PP y de Ciudadanos ha dicho que "ni están ni se le esperan" y que frente a aquellos que no quieren que se les asocie con su partido, en alusión a Albert Rivera, tras las elecciones de abril "no habrá cordón sanitario suficiente para tantos españoles" como votarán a Vox.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información