Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De ‘El Hormiguero’ a tu teléfono: los candidatos cambian de canal

¿Sigue sirviendo salir en la televisión en la época de las redes sociales?

El presentado de 'El Hormiguero', Pablo Motos, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el programa.
El presentado de 'El Hormiguero', Pablo Motos, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el programa.

La pequeña Erika, de 12 años, le preguntó el jueves a Albert Rivera en El Programa de Ana Rosa si alguna vez había ocultado algún secreto a sus padres: “Hombre, ¡claro!”, dijo el candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno. “Halaaaa”, contestaron con sorpresa los demás niños que estaban presentes. Pablo Iglesias y Pablo Casado también respondieron a los menores unos días antes. Pedro Sánchez y Santiago Abascal rechazaron la propuesta, según la cadena. Las entrevistas con los niños se realizaron sobre las 10.00 de la mañana, una hora en la que los niños están en el colegio, excepto estos, pero en la que hay muchas personas frente a la pequeña pantalla. Ciudadanos que votan, que dudan. El anzuelo que buscan los partidos. A pocos días del arranque de la campaña electoral, ¿sigue sirviendo salir en la televisión en la época de las redes sociales?

“Esta campaña va por redes, muy claramente, pero la fuerza que tiene el consumo televisivo es imposible de igualar. Además, la población española está muy envejecida”, dice Nuria Quintana Paz, profesora de Comunicación en Televisión de la Universidad Pontificia de Salamanca. El consumo televisivo en España es de 234 minutos por persona y día, pero, como indica Quintana, hay mucha diferencia por edades. Mientras que los jóvenes la ven menos de dos horas al día, el grupo de mayores de 65 años se sientan frente a ella más de seis, según el informe anual de 2018 sobre el consumo de televisión de la consultora Barlovento Comunicación.

“La tele es la manera que tienen los líderes políticos de entrar en los salones de las casas de nuestro país”, dice el consultor político César Calderón, que ha trabajado para el PSOE, Ciudadanos y el PP. En siete días Iglesias ha acudido a varias entrevistas en la hora del desayuno, Casado ha tocado el bajo en El Hormiguero y Pedro Sánchez ha visitado Informativos Telecinco. De postre, los tres candidatos de la derecha fueron el viernes a casa Osborne. "Este es un chuletón como Dios manda", espetó Pablo Casado al entrar por la puerta. Abascal optó por unos pimientos para su única aparición confirmada en televisión hasta el momento. Y Rivera se decantó por una empanada de atún. “El gran salto consiste en que hace pocos años, un partido político podía fiar su campaña casi enteramente a la televisión y ahora tiene que diversificar su menú de canales y segmentar correctamente los mensajes dependiendo del target de cada uno de ellos”, opina Calderón. 

De ‘El Hormiguero’ a tu teléfono: los candidatos cambian de canal

En las elecciones de 2018 en Brasil, Jair Bolsonaro solo tenía derecho a ocho segundos de aparición gratuita en televisión y radio porque se presentaba con un partido pequeño. Tampoco participó en ningún debate televisado. Y arrasó. Sus primeras declaraciones tras la victoria, de hecho, fueron a través de un Facebook Live desde su casa, en un directo que siguieron cientos de miles de personas. Los partidos han aprendido que una de las mejores armas de la comunicación a través de redes sociales es que así evitan el intermediario. Y las preguntas. La tele ha dejado de ser el centro de las campañas electorales a medida que los ciudadanos centran su atención en pantallas aún más pequeñas, las de los teléfonos.

Esta semana ha llamado la atención de los medios el nuevo canal de YouTube de Ada Colau. La alcaldesa de Barcelona subirá un vídeo cada siete días hasta las elecciones municipales. El lenguaje que utiliza la política emula al de los youtubers, que acumulan millones de suscriptores entre los jóvenes. Esta franja de edad es la que menos televisión consume y a la que es más complicado llegar. Para llegar a todo el abanico de electores, no queda otra que combinar las visitas a los programas de entretenimiento con las entrevistas en radio y los canales de YouTube. “Si yo tuviera que elegir preferiría que mi candidato saliese en El Hormiguero”, opina Calderón. “Han ido al programa de Pablo Motos porque saben que casi a diario tiene el minuto más visto de la televisión. Y, sobre todo, está muy bien aceptado por el público joven”, cuenta la profesora Quintana Paz.

De ‘El Hormiguero’ a tu teléfono: los candidatos cambian de canal

Elecciones sin televisión

Los mensajes del ultraderechista brasileño Bolsonaro aparecían en televisión mucho más que esos ocho segundos al día. Una de las patas de su estrategia —que también se dio en la campaña de Trump y que en España intenta imitar Vox— se basó en marcar la agenda mediática. Un ejemplo: cuando Santiago Abascal concedió una entrevista al portal armas.es y dijo que los españoles tendrían que tener un arma en casa para defenderse, su respuesta ocupó los titulares y obligó al resto de partidos a tomar una posición al respecto, pese a que ese debate no está instalado entre los españoles. El objetivo, en estos casos, es acaparar la atención. “Da igual que Abascal no salga. La clave es que aparezca el mensaje a todas horas”, coincide Quintana. El famoso que hablen de ti aunque sea mal.

Solo faltan cinco días para el inicio de la campaña electoral. “No podemos hablar de campañas de redes o de televisión, pero si un partido quiere ser eficiente tiene que estar presente en todos los canales”, opina el consultor Calderón. “Cambia el formato, cambia el lenguaje, pero el mensaje movilizador de fondo debe tener coherencia. Las redes sociales y WhatsApp llamarán más la atención en la distribución de mensajes negativos, pero eso ya es otra historia”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información