Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez exige al Reino Unido que se aclare ya con el Brexit

El Gobierno español aún no tiene claro qué posición llevará la primera ministra británica Theresa May a la cumbre

La precampaña electoral se abre paso más centrada en asuntos locales que nunca, con Cataluña y la batalla de los lazos amarillos en primer plano, pero esta semana Pedro Sánchez hace un parón para volcarse en temas europeos, algo que de momento ha pasado casi desapercibido. A pocas horas de una cumbre europea clave para el Brexit, Sánchez ofreció una conferencia sobre el futuro de Europa en al Ateneo y pidió al Reino Unido que deje de “dar círculos” y aclare si quiere un retraso y para qué. “Sabemos lo que no quieren pero no lo que quieren”, resumió.

Pedro Sánchez, este martes en el Ateneo de Madrid. En vídeo, declaraciones de Sánchez.

Desde que se convocaron las elecciones, Sánchez ha invertido los papeles. El Gobierno ha pasado a un segundo plano y el que prima es su papel de secretario general del PSOE. Casi cada día tiene mítines, y la semana pasada estuvo concentrado en la elaboración de las listas electorales, que siguió muy de cerca tomando en persona las decisiones clave.

El presidente ha suspendido buena parte de su agenda internacional porque un gobernante en periodo preelectoral no puede organizar viajes como los que marcaron sus nueve meses en La Moncloa, hasta convertirse en el jefe de Gobierno más viajero y con más interés por los asuntos internacionales.

Pero esta semana es diferente. Sánchez sí acudirá a los viajes en los que tiene que representar a España en cumbres, y este jueves y viernes en Bruselas hay una muy importante con la sombra del Brexit de nuevo sobrevolando. A estas horas, el Gobierno español aún no tiene claro qué posición llevará la primera ministra británica Theresa May a la reunión. Y lo peor es que creen que ella misma tampoco lo sabe de momento.

Ya está encima de la mesa la posibilidad de pedir un aplazamiento, pero Sánchez y otros jefes de Gobierno europeos están muy inquietos porque no hay claridad. Por eso el presidente, en una conferencia en un lugar especial como el Ateneo, un templo de la cultura política madrileña que fue clave en los tiempos de la II República, lanzó un discurso contra el Brexit, contra los populismos y en general contra los políticos que juegan con los sentimientos. Habló de las elecciones europeas del 26 de mayo, pero indirectamente también se refería al debate sobre las generales del 28 de abril, ahora en pleno apogeo.

Sánchez defiende que la única opción para frenar a “los enemigos de Europa, que quieren destruirla”, y que “viven del odio y la defensa de fronteras cerradas 74 años después del final de la II Guerra Mundial”, es volver a las raíces del proyecto europeo, que para él son claramente socialdemócratas. “La Europa social es la fuerza que permitirá relegitimar el proyecto europeo desde la base. La Europa que protege es la que une a la sociedad, con hechos y no solo de palabra. Con más solidaridad y no menos. Con más convergencia real, no solo nominal, que permita sostener el crecimiento con bases más sólidas que las que hemos tenido hasta el momento. Solo así la Unión será sentida por los europeos de a pie como un proyecto suyo, de su propiedad, y no patrimonio de una clase ilustrada cosmopolita”, aseguró.

Los golpes al Brexit le servían también indirectamente para rechazar el referéndum como solución, un discurso que también vale para Cataluña. El Brexit, para él, es “la concreción de un tiempo en el que la mentira se abre paso” y usa “mecanismos de resolución completamente equivocados, como el referéndum, para afrontar dilemas complejos”. “Se pedía un sí emocional. Un sentimiento, más que un voto. Y ya sabemos cómo funcionan los sentimientos sin contrapesos: ciegan. Ahora los británicos están descubriendo que, al votar por la salida, votaron por menor riqueza, mayor reclusión, menor influencia y mayor pérdida de beneficios reales, tangibles”, clamó.

Sánchez defendió ocho puntos que marcan su agenda ya para la campaña de las europeas, que aún está muy lejos, y que se resumen en una apuesta para profundizar la unión política y económica como manera de responder precisamente a los que quieren destruir la Unión Europea, “un proyecto político único en la historia que hay que defender con orgullo”, sentenció.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >