Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se extiende el miedo a un fraude generalizado en las primarias de Ciudadanos

Afiliados de Madrid, Murcia y Cantabria solicitan a la comisión de garantías información sobre las votaciones

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, este sábado en Madrid. En vídeo, Ciudadanos cierra la crisis en Castilla y León sin culpable.

Los intentos de la dirección de Ciudadanos de cerrar la mayor crisis interna del partido no dan resultado. Los 82 votos fraudulentos que obligaron a anular la victoria de la candidata oficialista del partido en Castilla y León, Silvia Clemente, en favor del candidato crítico, Francisco Igea, han mostrado las debilidades del sistema de votación del partido y han abierto una ventana de oportunidad para otros aspirantes derrotados por los candidatos apoyados por la dirección del partido.

Afiliados de Madrid y Murcia ya han pedido información sobre sus procesos de primarias a la comisión de garantías del partido y otro en Cantabria prevé hacerlo hoy. La política de Ciudadanos de presentar candidatos con el aval de la dirección en todos los procesos le había granjeado hasta ahora victorias arrolladoras en las comunidades. Con el apoyo del aparato, nadie ponía en duda que el aspirante oficialista arrasara en votos a cualquier contrincante independiente. Al menos era así hasta la contienda de Castilla y León, que ya ha abierto un antes y un después en el partido naranja.

El fraude detectado en la votación castellanoleonesa, con 82 votos nulos, hace dudar ahora a algunos afiliados. En Madrid, Juan Carlos Bermejo, un asiduo a presentarse contra los candidatos respaldados por el aparato, pone en duda su resultado. “Nosotros entenderíamos perder por 200 votos, pero no por tanta diferencia: 1.270 frente a 273. Creemos que el partido ha querido dar un mensaje de aplastamiento para evitar cualquier tipo de integración”, dice sobre la victoria de Ignacio Aguado. En Cantabria, José López prepara un documento que pretende presentar hoy. “Hay un cabreo colectivo porque al candidato oficialista, el humorista Félix Álvarez, Felisuco, no cuenta con mucho predicamento por aquí”. El resultado, sin embargo, fue arrollador: 269 frente a 81 votos de López. “Queremos claridad en el proceso. Si hay primarias el partido no debería tener predilección por uno, para eso no merece la pena”, añade. Desde Murcia, Leonardo Pérez también ha pedido información sobre su caso.

Ciudadanos, en un comunicado, ha asegurado que tras pasar “toda la información” pedida, la comisión ha resuelto que “no hay ninguna incidencia” y asegura que no existe “ningún tipo de denuncia ni queja”.

El partido mantiene su posición de que el sistema de votación telemático a través de la intranet de Ciudadanos no presenta ningún problema. En un comunicado interno a la militancia tras el fiasco leonés, la formación aseguró que "el sistema es muy robusto detectando las incidencias tal y como se ha puesto de manifiesto en Castilla y León”. Sin embargo, la organización no detectó ninguna anomalía el sábado y proclamó vencedora a Silvia Clemente. Fue la denuncia del equipo de Igea la que forzó la investigación interna que llevó a detectar esos 82 votos de origen incierto que dieron la efímera victoria a la exdirigente del PP.

Un sistema en duda

No es la primera vez que alguien pone en duda la fiabilidad del sistema de votación. El 1 de febrero, en una reunión del Consejo General de Ciudadanos, el concejal de Pozuelo (Madrid), Miguel Ángel Berza, presentó una enmienda al reglamento de primarias del partido para proponer un sistema de votación más seguro. “El actual funciona a través de un usuario y una contraseña, es un sistema frágil”, explicó Berzal a este diario. “El secretario de Organización, Fran Hervías, me dijo que se trataba del mejor del mercado y que era infalible, por eso retiré la enmienda, pero nos habríamos evitado la desconfianza que se ha extendido en el partido. Es una pena”, añadió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >