Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estrategia de Rivera tensiona al sector más centrista de Ciudadanos

Un sector del partido cuestiona los fichajes del PP y el 'no' al PSOE o la fotografía con Vox

Ciudadanos va a las elecciones generales con las costuras del partido en tensión. La estrategia de Albert Rivera de apostar todo a intentar sustituir al PP ha tensionado al sector más centrista del partido. Esta sensibilidad, con miembros de peso en la dirección, discrepa del veto al PSOE para pactar tras el 28-A, de la posición ante Vox y de los fichajes de miembros del PP. La táctica se asume, pero la discusión de fondo sobre el cambio de rumbo está latente y puede reactivarse tras las generales, sobre todo si Cs y el PSOE suman para gobernar.

Silvia Clemente, exdirigente del PP, en un acto de las primarias, acompañada de Miguel Gutiérrez (izquierda) y Juan Carlos Girauta (derecha).
Silvia Clemente, exdirigente del PP, en un acto de las primarias, acompañada de Miguel Gutiérrez (izquierda) y Juan Carlos Girauta (derecha). EL PAÍS

Que por primera vez alguien de peso se haya atrevido en Ciudadanos a disputar unas primarias al aparato no es anecdótico. En la batalla en Castilla y León —que se resuelve este sábado— entre Silvia Clemente, una exdirigente con 20 años de cargos en el PP, y Francisco Igea, un médico de profesión que ha sido cuatro años portavoz de sanidad de Cs en el Congreso, hay miembros del partido que ven una lucha entre las dos almas de Ciudadanos: la liberal y la nacional. El alma liberal —donde está la sensibilidad más centrista— asiste con incomodidad al predominio de la otra alma, la que pone por delante el discurso de identidad nacional, de forma que el rumbo del partido ha girado hacia la derecha. La disputa entre esas dos almas está presente en decisiones controvertidas internamente como los fichajes de miembros del PP y la política de pactos, con dos opciones radicalmente opuestas: aliarse con el PSOE o depender de Vox.

La incorporación de la ex política del PP ha soliviantado a un sector que cree que compromete la imagen de Ciudadanos como un partido modernizador que lucha contra la corrupción, porque la justicia investiga las subvenciones que Clemente dio a su marido. “No hay ninguna imputación”, tuvo que justificar ayer en Antena 3 Albert Rivera, obligado a defender el pasado de una dirigente que hace menos de dos semanas era aún la presidenta de las Cortes castellanoleonesas por el PP.

Prueba de que no se decide solo una candidatura regional es la implicación de la cúpula en la batalla interna. Junto al diputado se han alineado pesos pesados como el candidato a las europeas y responsable económico del partido, Luis Garicano, y otros miembros de la dirección, como la responsable de Educación, Marta Martín, o los diputados Fernando Maura y Fernando Navarro.

Millón y medio de moderados

La cúpula de Ciudadanos entiende que su electorado ha mutado y eso condiciona la estrategia. Tras la victoria de Inés Arrimadas en las elecciones catalanas de 2017, Ciudadanos recibió en aluvión un electorado potencial más derechizado y muy españolista. Pero los votantes ciertos son los de 2016, y la mayoría era de centro. De los 3,12 millones que votaron a Cs, 1,4 se encuadraba en el 5 en la escala ideológica. La otra mitad se repartían en el 4, el 6 y el 7. El 25% en el 6, según el CIS, informa Borja Andrino.

Todos ellos han discutido de esa forma —y, por primera vez, hacia el exterior— una decisión de la dirección de Rivera. Hay más casos. La posible incorporación a las listas del expresidente balear José Ramón Bauzá, del PP, tiene enfrente al candidato de Ciudadanos a presidir Baleares, Xavier Pericay. Miembro de la ejecutiva y uno de los padres intelectuales del partido, Pericay ha condicionado su continuidad en la formación si Bauzá se incorpora: “Si llega un momento en que yo no puedo ser coherente con lo que pienso, evidentemente, sobro”, ha avisado.

Las discrepancias con la estrategia afloran por primera vez en público, pero llevan tiempo discutiéndose en la intimidad de los órganos de dirección de Ciudadanos. “Es lógico, estabas en un sitio y ahora estás en otro”, ejemplifica una de las fuentes que han cuestionado internamente el escoramiento del partido a la derecha.

El no al PSOE fue una de esas discusiones internas. En la ejecutiva en la que se decidió cerrar la puerta a todo pacto con los socialistas, Luis Garicano fue una de las voces que defendió que el partido no podía negarse de forma tajante, pero hubo otros, como Toni Roldán, responsable de programas. No fueron, en todo caso, voces mayoritarias, y la mayoría siguió el criterio de Rivera con el veto al PSOE. Arrimadas tampoco cuestionó la decisión.

Las alianzas con el PSOE y Vox serán el principal desafío interno al que se enfrentará Ciudadanos tras el 28-A, y el momento crítico en el que las costuras del partido en tensión podrían estallar. Garicano también cuestionó, antes de la concentración, la manifestación de Colón que Ciudadanos compartió con el PP y Vox, y confesó en una entrevista en EL PAÍS su “incomodidad” por tener que compartir fotografía con una formación a la que encuadra en el “nacional populismo”. Junto a Garicano, otra figura de prestigio en Ciudadanos, Manuel Valls —aunque concurre como independiente a la alcaldía de Barcelona— ha defendido que donde debe poner el cordón sanitario Cs es en la extrema derecha.

La estrategia de Rivera a corto plazo es asumida por el partido —quedan menos de dos meses para las generales—, pero la discusión de fondo sobre la mutación de Cs sigue latente y es probable que se reactive después del 28 de abril, sobre todo si Cs y el PSOE suman para gobernar. Si así ocurriera, habría voces de la dirección que pedirían reconsiderar el veto a los socialistas. “Por el bien de nuestro proyecto, es necesario que consideremos cualquier alternativa constitucional”, dice una de estas fuentes, que también advierte de que lo contrario es caer en manos de la extrema derecha: “Es imposible pretender el apoyo externo y evangélico de Vox”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >