Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 70% de los yihadistas se radicaliza en el “cara a cara”

Un estudio del Real Instituto Elcano muestra las mutaciones del fenómeno desde el 11-M

La Policía detiene en Vitoria a un presunto yihadista.
La Policía detiene en Vitoria a un presunto yihadista.

Frente a la idea generalizada de que los yihadistas se radicalizan a través de las redes sociales y contenidos violentos obtenidos online, el último estudio del Real Instituto Elcano —de Fernando Reinares, Carola Calvo y Álvaro Vicente—, concluye lo contrario: “El 70% de los procesos de radicalización se produce por una exposición cara a cara con un agente radicalizador: activista, figura religiosa o un yihadista con quien existan vínculos afectivos de parentesco, vecindad o amistad”.

Es una de las principales conclusiones del libro Yihadismo y yihadistas en España: Quince años después del 11-M, elaborado tras el análisis de los datos obtenidos de 215 individuos (200 condenados en la Audiencia Nacional y 15 muertos, entre 2004 y 2018).

Se cumplen 15 años desde que la sociedad española descubrió el rostro de la barbarie del terrorismo islamista con los atentados del 11 de marzo de 2004: 193 muertos y 2.000 heridos. Y, desde entonces, el fenómeno yihadista ha ido evolucionando a la par que ha sido contrarrestado con medidas de seguridad: modificaciones del Código Penal en 2015 (incluyendo las figuras del “lobo solitario” y el “combatiente”, los delitos de adoctrinamiento y autoadoctrinamiento), puesta en marcha de programas para la detección y prevención de la radicalización violenta, o creación de bases de datos como el Registro de Nombres de Pasajeros (el PNR, Passenger Name Record). La consecuencia son 797 detenidos por yihadismo desde 2004, 29 de ellos en 2018, y 20 en lo que va de 2019.

El minucioso estudio del Real Instituto Elcano muestra las mutaciones que ha sufrido el fenómeno en estos 15 años, con un punto de inflexión fechado en 2012, cuando comienza el declive de Al Qaeda tras la muerte de Osama Bin laden (mayo de 2.011) y surge el autodeclarado Estado Islamico, con la creación del califato de Abu Bakr al-Bagdadí en junio de 2014.

“Frente a los primeros ataques de yihadistas en España perpetrados por inmigrantes marroquíes de primera generación, a partir de 2012 los yihadistas se van de España para unirse al Estado Islámico”, recuerdan Reinares y Calvo. Salieron de territorio español 239, según el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO). “Pero, a partir de 2016, cuando el califato comienza a perder fuerza y territorio, la consigna cambia y la orden es actuar en el entorno próximo: justo después se producen los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils con inmigrantes de segunda generación”. En estudios previos de estos investigadores, Cataluña aparecía ya, junto a Ceuta y Melilla, con el más alto nivel de actividad yihadista.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >