Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa al dueño de la finca donde estaba el pozo al que cayó Julen

El pocero y los padres del niño fallecido acudirán como testigos

David Serrano, dueño de la finca de Totalán donde murió Julen, en Málaga.

La juez que lleva el caso Julen ha imputado a David Serrano, dueño de la finca de Totalán (Málaga) donde está el pozo donde cayó y murió el niño de dos años, Julen, el pasado 13 de enero, según ha confirmado el abogado del propio Serrano. La Fiscalía de Málaga había pedido que se le citase como investigado por un delito de homicidio imprudente. Con este movimiento, el ministerio público ha descartado que, de momento, haya otras personas que puedan tener responsabilidad penal en los hechos, ya que el resto declarará como testigo.

El procedimiento contará con la declaración de 12 testigos, entre ellos el empresario que hizo el pozo, Antonio Sánchez; y Mario H., el hombre que se encargó de hacer la zanja junto al sondeo. También prestarán su testimonio los padres de Julen, José Roselló y Victoria García, así como cuatro guardias civiles, entre ellos el instructor y el secretario de las diligencias, además de los tres senderistas que acudieron a auxiliar a los padres del niño tras escuchar varios gritos en la zona.

Tras estudiar toda la documentación, atestados e informes, el ministerio público estima que ya se pueden establecer "varias hipótesis de los momentos previos" de la caída del niño y, por tanto, "depurar", si es que las hay, "responsabilidades penales" de las personas que intervinieron. El abogado de Serrano, Antonio Flores, asegura que “esperaba” la citación de su cliente, aunque ha mostrado su indignación por el hecho de que el pocero finalmente "solo vaya en calidad de testigo". "Se imputa a quien encarga el trabajo, pero no a quien lo realiza, no lo entendemos", ha subrayado el letrado.

David Serrano ofreció públicamente su versión de los hechos la semana pasada. En ella, relataba que la persona que ejecutó el pozo nunca lo cubrió y que fue él quien puso unos bloques de hormigón para evitar accidentes y avisó del peligro que podía crear, pero que el pequeño "se escurrió" entre ellos y cayó por el agujero. Su defensa descargó toda la culpa sobre el pocero. "La única responsabilidad penal, si la hubiese, sería de ese profesional", explicó entonces el abogado Antonio Flores, que subrayó la ausencia de permisos y autorizaciones para la realización de la prospección, con la que, según Serrano, se pretendía buscar agua para una plantación de aguacates.

El propietario del terreno contradecía las palabras de Antonio Sánchez, máximo responsable de Perforaciones Triben, que aseguró haber dejado el pozo sellado. "Lo hago siempre", indicó antes de comparecer ante la Guardia Civil, para especificar más tarde que había dejado una piedra de grandes dimensiones sobre el orificio para evitar cualquier incidente, pero que había sido retirada en posteriores movimientos de tierra en la parcela.

Tras la petición, cursada a la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, la Fiscalía subraya ya puede admitir la personación de David Serrano en la causa como investigado. El juzgado lo había denegado anteriormente. En el procedimiento también se han personado los padres de Julen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información