Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Esto es una obra de ingeniería humanitaria”

Un equipo de 13 técnicos trabaja sobre el terreno día y noche para salvar los obstáculos que han encontrado

Los equipos de rescate trabajan este miércoles en Totalán (Málaga) para encontrar a Julen. En vídeo, las últimas pruebas del encamisado del pozo antes del rescate de Julen.

El lunes 14 de enero, tras comprobar que sería imposible absorber la tierra que obstaculizaba el pozo por el que había caído Julen el día anterior, un miembro de la Guardia Civil se puso en contacto con el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Emergió entonces la figura de Ángel García Vidal, responsable del colegio en Málaga, que tras inspeccionar el agujero de la finca de Totalán, el acceso imposible a esa finca por parte de maquinaria pesada y la complejidad de un terreno sin estudio geológico previo, hizo la declaración que ha marcado el rescate contra reloj de Julen: “Esto no es una operación de rescate sino una obra de ingeniería civil humanitaria”.

Una obra, le faltó decir, con apenas precedentes en España. En la que se han involucrado cientos de personas y decenas de empresas, capital público y privado para ejecutar unos trabajos que en condiciones normales llevarían meses. Bocetos, dibujos, gráficos, llamadas a todo tipo de empresas y expertos y varias reuniones al día están detrás de cada movimiento de operarios y maquinaria sobre el terreno.

García Vidal se ha rodeado de un equipo de ingenieros de confianza: Francisco Javier Cañada Ruiz, Mauricio Delgado Duarte, José Vicente Fossi Armijo, Jorge Gil Muñoz, José Luis Gómez Vargas, Antonio Moreno Sánchez y Mario Muñoz-Atanet Sánchez. Junto a ellos trabajan un director técnico de la Junta de Andalucía, Antonio Nieto, y cuatro ingenieros más de su confianza.

El miércoles los visitó el decano del Colegio en Andalucía, Luis Moral Ordóñez, que luego les dedicó unas palabras en la propia web del colegio profesional: “Están volcados sin descanso en la búsqueda de soluciones técnicas para acceder al pozo en el que se presupone que cayó el niño (…) Queremos reconocer su encomiable labor, su trabajo desinteresado, su dedicación incansable en esta intervención de urgencia”.

Todos ellos han delegado las funciones de portavoz en García Vidal. “Es uno de esos momentos donde a nadie le gusta asumir la responsabilidad del liderazgo, pero es donde se mide la grandeza del ser humano”, escribió a través de Facebook un amigo suyo, Félix Martín; García Vidal compartió el halago y lo extendió a las 300 personas que forman parte del dispositivo de búsqueda de Julen: “Están dejándose la piel”.

Además de delegado del Colegio de Caminos, Canales y Puertos, el ingeniero es director gerente desde 2007 de una consultora, Avanza Ingeniería. Sus compañeros ingenieros están incómodos con la expectación: la entienden, pero rehúyen micrófonos y llamadas, y prefieren mantenerse aislados. Él, sin embargo, en ocasiones ha tenido que bajar dos veces al día a dar cuenta de la obra más retransmitida y angustiosa de España, a menudo, a horas intempestivas.

Los ingenieros reciben a través de las redes, como los mineros de la Brigada de Salvamento, decenas de mensajes de ánimo, especialmente de España y América, pero también se valora, se juzga y se critica su desempeño profesional en un país en el que, si como se dice popularmente, todos tienen un seleccionador de fútbol dentro, cómo no van a tener un ingeniero de Caminos experto en perforaciones del complejo maláguide, la zona geológica que conforma los Montes de Málaga, en la que se sitúa el pozo de Totalán.

“Julen ya es hijo de todos”, dijo García Vidal en su declaración más sentida, sorprendente en un técnico. Pero al igual que Julián Moreno, responsable de los Bomberos de Málaga, la fe en que el niño siga todavía vivo les obliga a no desanimarse pese a las continuas adversidades, la última de ellas recibida este martes al tener que seguir perforando por no poder encajar el último de los tubos con los que se encamisará la obra para garantizar la seguridad de los mineros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información