Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho detenidos por un alijo de 350 kilos de cocaína capturado en Galicia que entró por Portugal

Gallegos y colombianos organizaron el envío a través de un contenedor que llegó a Oporto

Fardos con cocaína incautados en julio en Canarias.
Fardos con cocaína incautados en julio en Canarias.

Al menos ocho personas han sido detenidas en una operación policial desplegada este domingo desde Galicia tras la incautación de un alijo de 350 kilogramos de cocaína que entró por Portugal, según confirmaron fuentes policiales.

La colaboración de unidades antidroga de España, Colombia y Portugal ha logrado abortar la distribución de este alijo y desmantelar una red hispano colombiana. La venta de esta partida en el mercado negro habría superado los 12 millones de euros.

Los presuntos traficantes detenidos, gallegos y colombianos, integraban un grupo que se dedicaba a organizar envíos de cargamentos en contenedores, casi siempre a través de puertos portugueses, y con empresas legales como tapadera.

En este caso, la droga llegó al puerto de Leixoes, Oporto, y pasó todos los controles aduaneros y fiscales. Pero la policía controlaba hace semanas al grupo lo que permitió interceptar la droga en Galicia, en pleno traslado de los fardos por carretera.

La operación sigue abierta y está siendo coordinada desde un juzgado de Vilagarcía de Arousa por la Fiscalía Antidroga de Pontevedra. En ella han participado agentes de la Brigada Central de Estupefacientes y la unidad Greco de Galicia, en la que ha colaborado la Policía Judiciaria portuguesa y la Diran (Dirección Antinarcóticos de Colombia) y la Dijin (Dirección de Investigación Criminal e Interpol).

Esta es la primera incautación de cocaína este año después de que 2018 se cerrase como un año récord, con la mayor aprehensión de Europa en pasado mes de abril. Fueron casi 9 toneladas de esta droga que llegaron en un contenedor al puerto de Algeciras (Cádiz), valoradas en unos 315 millones de euros.

Portugal no ha dejado de ser un punto estratégico para la entrada de estupefacientes, sobre todo cocaína. En momentos de mayor actividad de las organizaciones gallegas, y para eludir la presión policial en España, las costas lusas fueron escenario de importantes desembarcos. Pero en los últimos meses se confirma un cambio de tendencia del narcotráfico internacional que está utilizando los puertos lusos de tránsito para grandes alijos con destino a Centroeuropa.

De hecho, en octubre pasado se capturó el segundo mayor envío de cocaína del pasado año, pero a su vez el de mayor volumen interceptado en tierra en Europa, con la aprehensión de 6.310 toneladas en la Costa del Sol que habían llegado en contenedores al puerto luso de Setúbal, a 50 kilómetros de Lisboa. El alijo cayó en manos de la Policía cuando era trasladado en un camión con destino a Málaga. La organización holandesa dueña de la mercancía utilizaba una compañía que importaba fruta, principalmente banano, desde el puerto de Limón, Costa Rica.

La investigación confirmó que este potente grupo de traficantes utilizaba una empresa legal radicada en Badajoz (Extremadura) que había llegado a fletar hasta 70 contenedores de producto fresco a través de Portugal en el último año. El valor en el mercado de este alijo hubiera superado los 220 millones de euros.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >