Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adelante Andalucía rechaza formar parte del pacto entre PP y Ciudadanos

La coalición declina ocupar un puesto en la Mesa del Parlamento con voz y voto cedido por los de Albert Rivera

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo. En vídeo, declaraciones de Teresa Rodríguez.

Adelante Andalucía se ha desvinculado este jueves de la propuesta para la conformación de la Mesa del Parlamento que propuso Ciudadanos y en la que esta formación cedía a la coalición de izquierdas uno de sus puestos en este órgano de control. Con su oferta, el partido de Albert Rivera pretendía soslayar el hecho de que para presidir la cámara andaluza, como ha acordado con el PP, necesita los votos de Vox. Con la inclusión de Adelante Andalucía, los naranjas garantizaban una pluralidad en la Mesa, en la que Vox tiene voz y voto gracias a la cortesía de los populares, y ofrecían la sensación de que “no hay sectarismo por parte de los grupos que integran el cambio, llegando a un reparto justo”, según coinciden fuentes de PP y Ciudadanos.

La coalición integrada por Podemos e IU no ha querido formar parte de esa estrategia y ha sido muy contundente en su posicionamiento. “Adelante Andalucía estará frente a la derecha y la extrema derecha en las votaciones a la Mesa del Parlamento andaluz”, subrayan en su texto. “Nuestra coherencia está por encima de cualquier otra consideración”, advierten para exigir a Ciudadanos que “no pretenda limpiarse su vergüenza de pacto con la extrema derecha a costa de Adelante Andalucía”.

Con la decisión de la formación de presentar sus propias candidaturas y una vez que Ciudadanos ha confirmado que no le cederá su puesto en la Mesa tras conocer el comunicado, Adelante Andalucía no podrá contar, por la aritmética parlamentaria, con una presencia activa en este órgano de control, clave para el devenir parlamentario. Deberá conformarse, salvo que el PSOE en el último momento les dejara uno de sus dos puestos, con una vocalía simbólica, con voz pero sin voto. Esta opción es una prerrogativa exclusiva de la Mesa. Entre las filas del PP y Ciudadanos estaban convencidos a lo largo del miércoles de que la coalición acabaría aceptando su propuesta porque de lo contrario se exponían a que Vox, con sillón en el organismo, e incluso los propios socialistas decidieran vetar cualquier tipo de representación en la Mesa.

Adelante Andalucía siempre ha defendido su derecho a estar presente en la Mesa con voz y voto. “Solo nos separan 70.000 votos de Ciudadanos”, advierten, pero la coalición era muy reacia a que el puesto que iba a obtener se lo debiese “a un favor” de Ciudadanos. Aceptar la oferta del partido de Rivera hubiese significado que consentía una operación política fraguada “por las derechas” que colocará a Vox con un peso relevante en la Mesa, donde su voto será decisivo para decantar la mayoría.

A lo largo de la mañana, el dirigente de la coalición y líder regional de IU, Antonio Maíllo, estuvo reunido con el jefe del equipo negociador del PSOE, Mario Jiménez, para tratar de pactar con ellos la cesión de un asiento por parte de los socialistas. El PSOE ha dejado claro que su voluntad política a la hora de plantearse dejar alguno de sus puestos en la Mesa a Adelante Andalucía depende inexorablemente de que Vox no tenga presencia activa en la Mesa. Con esa premisa, desde la coalición de izquierdas ven complicado llegar a un acuerdo con los socialistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información