Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 15 años el narco británico que alardeaba de sus éxitos en Wikipedia

Brian Charrington dirigió el traslado de 192 kilos de cocaína desde Sudamérica a Alicante

Brian Charrington en una cafetería próxima a la Audiencia de Alicante, este febrero.
Brian Charrington en una cafetería próxima a la Audiencia de Alicante, este febrero. EFE

La Audiencia de Alicante ha impuesto 15 años y 6 meses de cárcel a Brian Collin Charrington, considerado por las autoridades europeas como uno de los principales barones del narcotráfico internacional y que alardeaba de sus éxitos delictivos en Wikipedia. El tribunal que le juzgó esta primavera ha declarado probado que dirigió entre 2012 y 2013 el traslado de 192 kilos de cocaína procedentes de Sudamérica.

La mercancía llegó al puerto de Altea (Alicante) en un yate con matrícula falsa, según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso EL PAÍS este martes y que le impone, además, el pago de multas que superan los 31,2 millones de euros.

Los magistrados lo consideran el autor de un delito contra la salud pública y otro de blanqueo de capitales. Por esa última infracción penal también ha sido condenado a tres años y medio de prisión su hijo, Ray Charrington, que colaboró con él en el lavado de dinero negro.

La sala también ha impuesto penas de 10 y 12 años, respectivamente, a otros dos acusados, Ivo Du Chatenier y Aleksei Pustovarov, por narcotráfico y la pertenencia a una organización criminal, tras dictaminar que participaron activamente en el transporte, el almacenaje y la distribución de la droga.

Sin embargo, ha absuelto a cinco procesados, entre ellos a la compañera sentimental de Charrington, Isabelle Danielle Lydie Robert, que cumple actualmente otra condena de nueve años por tráfico de estupefacientes que le fue impuesta por la Audiencia Nacional. Durante el juicio, el narcotraficante británico, de 61 años y que acumula numerosos antecedentes policiales en Inglaterra, Francia, Alemania y España, negó las acusaciones y se presentó como un empresario del sector inmobiliario que cumple con sus obligaciones tributarias. “Compro y vendo chalés y pago mis impuestos”, dijo a preguntas de su abogado, tras negarse a contestar al fiscal.

Su banda fue desarticulada en julio de 2013, en el transcurso de una operación desarrollada por el Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado (Greco) de la Policía Nacional en colaboración con fuerzas de seguridad de Venezuela, Francia, Reino Unido, Colombia, Argentina y Brasil.

Además de la cocaína, intervenida en un piso alquilado por la organización en la localidad alicantina de Alfaz del Pi, los agentes se incautaron de multitud de bienes (una decena de viviendas de lujo, coches de alta gama y seis embarcaciones de recreo) y bloquearon cuentas bancarias por valor de unos cinco millones de euros.

Charrington ya había sido arrestado en España en 1997 por su supuesta participación en la compra de cuatro toneladas de hachís. En sus pisos de Calpe y otros municipios de la Costa Blanca llegó a dar cobijo a alguno de los fugitivos más buscados por el Reino Unido, según informó en su día la Dirección General de la Policía.

Las pesquisas por las ha sido condenado ahora se iniciaron en enero de 2010 y se centraron en un primer momento en su esposa. Isabelle Robert también era una vieja conocida de las fuerzas policiales europeas. No en vano, había mantenido una relación sentimental con otro narcotraficante, el francés Alain Coelier, que moriría asesinado a balazos seis meses más tarde, en julio de 2010, junto a su guardaespaldas en La Nucía (Alicante). Coelier llegó a participar en el secuestro de la niña Melodie Nakachian, hija del magnate Raymond Nakachian y de la cantante Kimera, perpetrado en Estepona (Málaga) en 1987, y fue sentenciado por esos hechos a 12 años de prisión.

La sentencia de la Audiencia alicantina por el alijo desembarcado en Altea avala la legalidad de las escuchas telefónicas realizadas por la policía bajo la dirección de un juez de Dénia, tras descartar que vulneraran los derechos constitucionales de los investigados. El tribunal también ha rechazado su falta de jurisdicción sobre la causa y la recusación de sus miembros, entre otras alegaciones de la defensa, que puede recurrir el fallo ante el Supremo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información